Páginas

martes, 4 de abril de 2017

¿Qué tipo de lectores sois?

Foto tomada de Internet

Esto de las reseñas es todo un arte. Llevo varias semanas pasándome por vuestros blogs y disfrutando de cada una de las reseñas que ponéis y he visto que existen varios tipos de lectores.

A todos nos enseñan a leer de pequeños, y todos hemos aprendido igual: la m con la a, ma. Si repites la sílaba, forma la palabra mamá. En aquella época era difícil, ahora nos resulta fácil y nos da ternura ver a un niño pequeño empezar a leer sus primeras palabras.

El caso es que cuando ya sabes leer, si te vuelves adicto a los libros, la experiencia hace que la forma de leer varíe según el individuo. Voy a ponerme yo como ejemplo: 

Recuerdo que mis primeros libros eran comics, esos que sacaban junto a los periódico dominicales que se llamaba Don Mickey. A la gran mayoría os sonará a chino, pero prometo en los kioscos de prensa, junto a los periódicos, se vendían unos cuadernillos con historias de Mickey, Minnie, el pato Donalds. Esos fueron mis primeros libros. De esos salté a los Cinco de Enid Blyton y de ahí a Sandokan y Julio Verne.

Nunca he sido una lectora que se deleitara con las palabras, soy más de acción. Me explico: Cuando leo me embebe la trama; me meto en la historia; soy un personaje más. Soy pirata, policía, vampiro o lo que sea que esté leyendo en ese momento. Vivo el libro como si fuera una película. Me meto tanto en la historia que me cuesta salir.
Si me hablan mientras estoy leyendo, no escucho. Tienen que pronunciar mi nombre varias veces para que salga de la historia, y tengo que confesar que no lo hago de buen talante. 
Además leo rápido, muy rápido. De pequeña mis padres no se lo creían, y me hacían preguntas del libro para saber si me había saltado algo o no. Ahora tengo que confesar que hay determinados libros donde me salto algún que otro párrafo. Pero en aquel entonces no me saltaba nada de nada.
Esa forma de leer es muy pasional: Lloro, sufro… el libro me hace vivir. Curiosamente pocos son los libros que me hacen reír, pero llorar… uffs.. más de uno, de tres, y de mil.

El problema viene al reseñar. Hace poco me comentaba un bloguero que había leído una reseña sobre el mismo libro que yo había reseñado, y comentaban que tenía alguna que otra falta gramatical leve y que si yo lo había notado.
No, no suelo notar las faltas leves, sí las garrafales porque hacen daño a la vista. No me fijo porque estoy viviendo el libro, porque estoy totalmente embebida en la historia. Por eso me cuesta reseñar y valoro tanto vuestras reseñas.  Me han dejado libros para corregir, o para dar mi opinión como lectora cero, y he leído el libro 2 veces. La primera para disfrutarlo, la segunda para encontrar errores o discordancias.

Y vosotros ¿Qué tipo de lectores sois? ¿De los locuelos como yo o de los lentos y tranquilos, leyendo cada palabra y disfrutando de los párrafos?

6 comentarios:

  1. Yo tampoco me fijo en muchas de esas cosas que a los demás no se les pasan quizás también porque me meto en la historia de lleno, si el libro me atrapa, y lo demás se queda como en un segundo plano para mí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente, rápida y come-libros. Una cosa que me decian de pequeña era "Pero como tienes faltas de ortografia si lees tanto!" Y es (y era) basicamente porque no leia palabras, yo estaba en la historia. Asi que te entiendo al 200% :)
    Por cierto, hablando de faltas, normalmente escribo desde el trabajo, y es un teclado ingles, sin tildes ni ñ ... para las ñ uso el copia-pega, pero las tildes no las suelo poner, sorry! (ni tampoco los signos de exclamacion, pregunta... en fin!)
    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. @Ali Momentos de Evasion
    @Inés

    Ya me siento mejor, debe ser eso de mal de muchos.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada, muy buena.
    Yo soy del tipo de lectora que eras tú, de las que quedan abducidas por la lectura y te crees el personaje, y lo vives. Así soy.
    Ahora bien, sí me fijo en las faltas porque noto que la frase me ha chirriado y entonces la releo, para eso debo de tener un radar. Y me molesta sobremanera comprar un libro y que tenga faltas ortográficas, es como comprar una casa nueva y que tenga desalineados los tabiques, es algo que no se puede permitir.
    Aún así, valoro el libro por su historia, por la del escritor, y después puntualizo si hay faltas, que es fallo editorial no revisar.
    Besos.
    Me quedo en tu blog.

    ResponderEliminar
  5. @Buscando mi equilibrio

    Pues eres mi ídolo! Yo salvo que sea un párrafo mal estructurado, que me atore al leerlo, o que me ahogue, o que repita el mismo error varias veces... nanai. Metidísima en la historia.
    Claro que si me quita una hache, o me cambia la v por la b... lo más seguro es que me quede ciega por el susto.
    Jajajjajja.

    Muchas gracias por pasarte por este rinconcito.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Violeta! Me ha encantado esta entrada. Yo soy más bien de las de leer reposada, me suelen llamar la atención las frases mal escritas y demás fallos. Aunque al mismo tiempo también me meto de lleno en los personajes, río, lloro...
    Jaja, yo también leí toda la colección de Los cinco, Los siete secretos, Los tres investigadores, Sandokan y todas las de Julio Verne
    Un beso

    ResponderEliminar