Páginas

viernes, 24 de marzo de 2017

Método Montessori

Normalmente en el blog, hablo nada más que de literatura, de series y películas, y algún que otro post descarriado sobre algo relacionado con lo anterior. Hoy hablo de este tema porque va a salir en más de un post a partir de ahora.

Como ya comenté anteriormente, he sido madre hace 15 meses. Tengo la niña más bonita del mundo, pero… ¿qué queréis que diga la madre si no? Ser madre es algo maravilloso, pero a la vez tienes multitud de sentimientos encontrados. De los que más abundan además del amor y el cariño que te sale por cada poro de la piel, es la preocupación. La pregunta de ¿Lo estaremos haciendo bien? Es la que más me hago a lo largo del día. Esto te lleva a querer saber más, a investigar nuevos métodos de educación, nuevos libros… y los antiguos también para que negarlo. Después de leerlo todo, absorberlo todo, escojo lo que me hace sentir más tranquila, lo que me dicta mi sentido común.
Así que estoy de acuerdo con la educación respetuosa, con la crianza con apego y con buscar la autonomía del niño. No soy extremista, no llevo a raja tabla todo, pero sí me siento más afín a esta manera de pensar.



Seguro que habrás escuchado hablar del método Montessori. Últimamente está muy en boga, aunque precisamente nuevo no es; estamos hablando de un método centenario. Fue creado por María Montessori nacida allá por 1870. Fue la primera mujer italiana que estudió medicina. Pero no se quedó ahí, siguió estudiando psiquiatría, pedagogía… llegó a convertirse en una eminencia en lo que a la educación de los niños se refiere. Empezó estudiando a niños psicópatas y niños con demencia; y terminó teniendo su propia teoría con dos “casas para niños” en Roma y difundiendo esa teoría por Italia y el resto del mundo.
En España ya tenemos guarderías y escuelas que siguen este método y van proliferando.


El método se centra fundamentalmente en niños en etapas preescolar, pero se lleva a todas las edades o periodos evolutivos, que según María, había cuatro.
Consiste en desarrollar la autonomía del niño, fomentar la iniciativa y la capacidad de respuesta del niño. Para ello se basa en tres pilares: en un adulto preparado, en un ambiente preparado, y en un material especialmente diseñado para ello.

El adulto es un guía que ayuda y estimula al niño, acompañándolo. Es decir, observando al niño, va viendo cuáles son sus necesidades y van dándole lo que él necesita. No es cuestión de obligar, de ir por delante del niño, sino de seguirle a él. 


El ambiente tiene que estar preparado para que el niño tenga todo a su nivel, ordenado, simple, para que sepa dónde está todo en cada momento, y pueda encontrarlo sin necesidad de un adulto.
Los materiales están diseñados especialmente para que el niño pueda reconocer el error por sí mismo. Están hechos de materiales nobles, normalmente de madera. Además de eso, suelen aconsejar que tengan un tamaño real, que refleje el trabajo que se hace en casa o en la sociedad día a día (cocinita, kit de limpieza…) para que el niño vaya cogiendo autonomía.



Lo he explicado todo muy burdamente y lo siento, es un tema muy extenso e interesante. Yo aconsejo que si estáis interesados, os paséis por Internet y por los miles de blog que nos acercan a esta forma de vida, porque sí, el método Montessori termina siendo una forma de vida. Tengo mucha bibliografía que iré comentando por aquí, pero mientras, os dejo el enlace de un blog que me ha encantado desde que fui madre: Tigriteando.


¿Conocíais este método? ¿Lo seguís o habéis seguido? ¿Sois partidario de otros métodos existente? Soy toda oídos, bueno, mejor dicho ojos. 

6 comentarios:

  1. Buena entrada.

    Yo no soy padre pero no soy partidario de seguir guías ni nada de eso. Que el niño vaya trasteando con las cosas y aprenda por prueba y error y que cuando no sepa algo intente descubrirlo por si solo.

    Aunque si que es verdad que por las fotos que pones el método este enseña al niño a ser ordenado jaja

    ResponderEliminar
  2. @Timbertrantor

    Pues más o menos ese es el sentido del método Montessori. Digamos que lo de guía es por que haya un adulto que le respalde. Pero vamos. Montessori es trastear con todo, jajajajja

    ResponderEliminar
  3. No conocía el método, fuiste tu la que me lo explicaste, y supongo que hay mucha mas miga pero lo básico esta ahí. Desde que escuché sobre Montessori, he escuchado un par de veces más hablar del tema, y hace poco conocí a una chica que quiere estudiar un master para ser profesora de Montessori. Gracias a ti no me quedé a cuadros, jeje. Y sobre si funciona o no, tu lo vas viendo y adaptando, como tu dices, lo importante es ser flexible.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  4. @Ali Momentos de Evasion

    Me alegro que te acordarás de mi cuando escuchaste hablar de este método. Ya te contaré que tal va con Nuria. Por ahora positivo.
    Un besado enorme.

    ResponderEliminar
  5. Es complicado, creo que es el método habitual en los hogares pero requiere de medios que no se disponen para trasladarlo a los colegios, para empezar de espacio. O que nos falta orden.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. @Mientras Leo

    Tienes razón, a nivel escolar aquí en España, sería inviable, sobre todo en la pública. En la privada es diferente.
    Sí, en casa es más fácil porque puedes hacer cambios. En mi casa, sin apenas gastarnos nada, hemos conseguido un dormitorio Montessori para la niña, y tenemos un pequeño baño para ella. Gracias a San IKEA por supuesto.
    Pero sí, es más difícil en las escuelas.

    Gracias por pasar por aquí.

    Besos

    ResponderEliminar