Páginas

domingo, 24 de marzo de 2013

Cinco cuartos de naranja, Joanne Harris


Tengo varias reseñas atrasadas, pero por falta de tiempo, no hay quien se ponga al día. Empiezo con una novela que tenía almacenada en la estantería, y que aguantaba estoicamente el paso del tiempo, mirando como cogía a sus compañeras de suplicio, y a ella la iba dejando de lado. El mes pasado, con esto del reto 12 meses, 12 libros, llegó su turno. Voy a presentaros la novela  Cinco cuartos de naranja, de Joanne Harris.

La autora:

Todo el mundo conocemos a esta autora, por haber creado Chocolat, la novela que fue llevada al cine y protagonizada por Juliette Binoche

Joanne Harris nació en 1964 en Yorkshire, Inglaterra, aunque su lengua materna fue el francés. Eso sí, fue bilingüe, puesto que una parte de la familia hablaba francés, y la otra parte inglés, y ninguna de ellas sabía el idioma contrario.

Empezó a escribir desde pequeña, influenciada por los cuentos de Perrault y de los Hermanos Grimm. Estudió lenguas modernas y medievales, y fue profesora de colegio y de universidad. Tras editar los tres primeros libros, dejó su profesión, y se dedicó a tiempo completo a la escritura.
Parece ser que sufre de sinestesia, es decir, que es capaz de sentir los colores, saborear los olores, vamos… que tiene una sensibilidad especial en hacernos partícipe de los olores y colores de todo lo que describe. Sobre todo de la comida.

No en vano, tiene una trilogía de la comida. No tienen nada en común, salvo su tema principal, la comida. Estas novelas son: Chocolat, 1999; Blackberry wine o Vino mágico como se tradujo aquí en España, del 2000; Y la que os traigo hoy, Cinco cuartos de naranja, 2003.

La novela:

La novela transcurre en un pequeño pueblecito francés, Les Laveusses, cercano a Angers, situado al oeste de Francia, en el valle del Loira.

Está narrado en primera persona por la protagonista, Framboise Dartigen, viuda de 65 años, madre de dos hijas.
Ella nos va contando, desde el presente, dos pasados: cuando era niña y vivía en ese pueblo durante la ocupación alemana por los nazis. Francia firmó un armisticio con Alemania, ocupando esta a Francia durante 4 años, desde 1940 hasta el 1944.; y cuando volvió después de enviudar. Vamos saltando de uno a otro hasta llegar al presente desvelándose todos los secretos.  Esos secretos salen a la luz gracias a un libro de recetas que heredó de su madre, donde iba intercalando, a modo de diario, lo que ocurría de extraño ese día.

Porque sí, es una novela oscura, de secretos inconfesables que va desvelando con cuenta gotas, y que a veces logra sacarnos de quicio. Porque Framboise adelanta y retrocede en la Historia, dejándonos con la miel en los labios hasta el final.

Como ocurre con otras novelas de esta autora, uno de los temas principales es la relación entre madres e hijas. No solo de Framboise con su madre, sino de esta con sus propias hijas. Curiosamente, la figura paterna apenas sale, y la madre es una figura severa, abusiva, casi rozando el maltrato infantil. Cuando niña, Framboise le tenía miedo, y cuando adolescente, era un enfrentamiento diario. El único lugar neutral, era la cocina.

Porque esa es otra de las características principales de esta autora: la comida, que en esta novela es evidente; en otras, su presencia es más sutil. Lo que más me llama la atención, es las comparaciones que hace. Siempre compara con un sabor, un olor… Os pongo un ejemplo: “Su voz era agria como una grosella verde”.

Son personajes que están dañados emocionalmente por una infancia marcada por la enfermedad de la madre. Esa enfermedad que comienza siempre con un leve olor a naranjas. Por eso, esa fruta está prohibida en casa de Framboise. Y es una de las protagonistas ocultas e inmateriales de esta novela.
Todo lo malo está unido a la presencia de las naranjas. Hay un momento en que la propia protagonista presenta esa aversión: “Mi madre sentía pasión por todas las frutas salvo por las naranjas, de las que se negaba a dar entrada en la casa”.

Es más, el título de la novela, está sacado del momento álgido de la novela. Cuando comienza a contarnos qué ocurrió realmente, cual es el secreto que con tanto pesar guarda. Y todo comienza con una naranja. Como tiene que partirla en 5 cuartos para repartirla y usar una  de sus partes en su beneficio.

Es una novela oscura, que te atrapa gracias a esa facilidad de la autora por hacernos sentir. Nos enganchamos gracias a los personajes, gracias al entorno, y por querer saber qué es eso que con tanta pasión guardan.
Una novela de fácil lectura, de exquisita descripción, sin hacerse lenta ni pesada. Merece la pena tener un ratito para compartir con esta peculiar familia, y descubrir hasta donde llega el ser humano, sus vicios y sus virtudes. Recomendable. 

14 comentarios:

  1. No se si sería el mejor momento para leerla ahora, pero creo que me la voy a apuntar.

    ResponderEliminar
  2. No es una novela trepidante, de esas que se leen en un suspiro, sino de esas que se disfrutan y paladean lentamente. Eso sí, no es lenta e insidiosa.
    Besotes y gracias por pasarte por este rinconcito.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado lo de la grosella verde, a lo mejor me apunto a leerla. Me da que tiene un colorido descriptivo de los que hacen que tengas la novela en la punta la lengua.

    ResponderEliminar
  4. Y además da hambre!!!! Tiene unas recetas con muy buena pinta!!!

    ResponderEliminar
  5. Es lo que me hace falta ahora: comer más, que estoy en el chasis.

    ResponderEliminar
  6. No se, no me atraen este tipo de historias, terminan hacíendoseme pesadas y no las disfruto... hoy creo que no me la apunto
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Tengo pendiente Chocolat y su continuación en casa. Cuando los lea, si me gustan, busco este =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada de esta autora y este libro no lo conocía pero si hay secretos y una familia a mí me interesa, me la anoto
    besos

    ResponderEliminar
  9. Me la anoto, Violeta. No he leído nada de esta autora pero no pinta nada mal la historia...
    Besos,

    ResponderEliminar
  10. @mientrasleo

    ya coincidiremos en otra, guapa!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. @Shorby

    He visto la peli pero no llegué a leer Chocolat, así que quedo pendiente de tus comentarios.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  12. Carmen, Tatty, espero que os guste si le dais una oportunidad.

    Besotes a todos!!

    ResponderEliminar
  13. Vi la película de "Chocolat" pero no he leído aún nada de esta autora. No sabía que el tema de la comida estuviese presente en tantos de sus libros!

    Historias y secretos familiares, me gusta! Y me ha parecido muy intrigante lo de las naranjas, apunto el libro para una tarde tranquila.

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  14. Ideal para eso. Espero que te guste!!
    Creo que todos hemos visto la peli; el libro es nuestra asignatura pendiente.

    Besotes!

    ResponderEliminar