Páginas

sábado, 19 de enero de 2013

Regalo literario por correo postal

De pequeña tenía un afición un poco extraña, por lo menos eso me decían por aquel entonces,  y era escribir cartas a mis amigos. Sí, eso que ahora es casi impensable gracias a las nuevas tecnologías. Daba lo mismo en el lugar del mapa donde estuvieran, como si estaban a dos calles, pero yo escribía la carta y se las mandaba. Les contaba tonterías y chorradas, pero me encantaba recibir las contestaciones. Era una fiesta cuando venía el cartero. Tenía correspondencia de Inglaterra, Francia, Alemania, y muchísima de España y de mi ciudad. Además, escribía alrededor de 20 felicitaciones por Navidad, y todas ellas se esparcían por el mundo.

Con la llegada de Internet, mails, whatsapp, facebook, twitter y demás, lo fui dejando. Ahora mi buzón está triste y desvalido, y sobre todo porque es una dirección nueva y no llega ni una carta. Bueno sí, miento, del banco.. Esas nunca faltan.

Pues esta semana he tenido una sorpresa, y encima de esas redondas. El buzón no recibió ninguna visita, puesto que no cabía en él, pero si llamaron al timbre. UN REGALITO!! Me ha llegado un regalito vía correo postal. Dios!! Que ilusión!!

Un amigo me ha mandado un regalo, y como me conoce bien, ha mandado un libro: Blancanieves debe morir. Un título sugerente, si señor... Así que estoy deseando que terminen las obras, los ruidos, la mierda que hay por todos lados, para poder de nuevo colocar los muebles (estoy como empecé, sin muebles y sin nada en la casa) y tirarme en el sofá con el nuevo libro entre manos.


Ya os contaré más adelante. Por ahora, dar las gracias a mi buen amigo, Josephb Macgregor, que no solo es un buen amigo, sino un inmejorable reseñista.

5 comentarios:

  1. Me encanta como eres por eso eres de mis mejores amigas.

    Besotes :*

    ResponderEliminar
  2. qué bien! siempre es agradable recibir regalos y má si son inesperados, ya nos contarás
    besos

    ResponderEliminar
  3. Hace muchísima ilusión recibir este tipo de sorpresas, verdad?
    Venga, silencio que hay que leer!
    Besos

    ResponderEliminar