Páginas

lunes, 31 de diciembre de 2012

Feliz año 2013 a todos


Parecía imposible, pero ya está aquí. Hoy despedimos 2012 y damos la bienvenida a 2013. Le pedimos a 2013 que se porte bien, mientras miramos con deleite cómo se va 2012.
Yo tengo que confesar que 2012 se ha portado genial conmigo. No puedo pedirle nada más al 2013, salvo que se mantenga como este. Bueno, quizás que pueda leer una pizquita más... Con eso me conformo.

Que tengáis una maravillosa entrada de año, que todos vuestros deseos se os cumplan, y que 2013 sea el gran año de vuestra vida. Recordad las cosas buenas del 2012, y olvidar los malos momentos. Que con las campanadas se ilumine vuestro camino a seguir, y que la felicidad, la salud y el amor os acompañen en ese caminar. El dinero llegará, ya veréis.

Un beso a todos, y gracias por haber pasado por este rinconcillo.

Balance literario 2012


Hay algo que no puede faltar por estas fechas: los nuevos propósitos del año que comienza, y los objetivos conseguidos en el año que termina. Yo los propósitos los pensaré más adelante, aunque ya tengo dos retos literarios que cumplir, así que me pongo con los objetivos conseguidos.


2012 ha sido un año pobre, literariamente hablando. El resto de mi vida ha dado la vuelta, como un calcetín, y no puedo quejarme en absoluto, pero en cuestión de tiempo libre para leer… poco, muy, muy, poco. Así que los objetivos marcados, los retos, no han sido cumplidos. Y de la cantidad leída otros años, ni hablamos… Además, ha sido un caos… Suelo apuntar los libros que voy leyendo, pero este año ha sido un desastre, y apenas he apuntado nada.  Así que voy a hacer balance, pero dejándome muchos en el tintero.
Frente a los 116 libros del 2010, y los 65 del 2011, este año solo he leído 55 libros. De los cuales, 34 han sido en ebook y 21 en libros de toda la vida. Es el primer año donde los ebooks superan a los de “pasta y hojas”, y la verdad es que ha sido una sorpresa.

Agrupándolos por géneros:

Romántico: 34
Misterio, aventuras y negra: 10
Infantil y juvenil: 2
Narrativa contemporánea: 5
Terror: 2
Histórica:0
Clásicos:0
Fantasía: 0
Inéditos: 2
No ficción: 0
Teatro: 0
CIFI: 0

Sigo leyendo más romántica que otra cosa, aunque siempre con distintos subgéneros. No, no lo he separado por subgéneros porque estoy vaga, pero así, a bote pronto, podría decir que gana el suspense romántico.
Comparándolo con el año anterior, he leído más libros románticos, y menos de misterio, aventuras y negra.
Sigo sin atacar a la CIFI y al histórico, y esta año no he leído ningún clásico… Pero me mantengo, más o menos, en narrativa contemporánea… No está mal.

En fin, solo 55 libros leídos, pero bien disfrutados. Vuelvo a repetir muchos autores estrellas, de esos de los que soy fan incondicional, y le he dado oportunidades a los desconocidos.
A ver si en el 2013 logro hacer crecer la cifra de libros leídos, que no quiero seguir bajando.
¿Y vosotros?¿Qué tal vuestro balance literario?

domingo, 30 de diciembre de 2012

Grita para mi, Karen Rose



Me he dado cuenta, repasando todos los post, que solo tengo reseñada la última novela de la trilogía, así que hoy os traigo la segunda.

Grita para mí es la segunda novela de la trilogía Vartanian, escrita por Karen Rose. Esta trilogía está formada, como ya comenté, por Muere para mí, Grita para mí y Mata para mí.

Es la historia de la familia Vartanian, que de puertas para fuera era una de las familias más reconocidas y ricas del lugar, y de puertas para dentro, guardan multitud de oscuros secretos. Poco a poco, se irán desvelando a lo largo de las tres novelas.

Karen Rose está clasificada dentro del género romántico y personalmente lo considero un error. Sí, encontramos momentos de pasión, sexo y ternura, pero poco en comparación con el resto de la trama. Es una novela de suspense, y por los temas que toca podría ser considerado hasta thriller, porque juega mucho con la tensión psicológica del lector.

La trama está salpicada de escenas espeluznantes, imágenes escabrosas, temas tabú y reacciones dolorosas. Desde el prólogo nos vemos inmersos en un ambiente opresivo, lleno de dolor y rodeados de maldad del ser humano.

Los protagonistas son Alexandra Fallon y Daniel Vartanian, que se ven obligados a regresar a su pueblo natal, en contra de su voluntad. El destino y el peligro los unirá más allá de la relación víctima-policía.
Alex es una joven fuerte y valiente que guarda un pasado doloroso cerrado a cal y canto. No recuerda nada de aquella noche, y por el bien de su hermanastra, y para parar la ola de asesinatos, deberá recordar y liberar fantasmas.
Karen sitúa este libro a dos semanas de la primera parte. Tras todo lo acontecido anteriormente, Daniel no se encuentra preparado para enfrentarse a un asesino despiadado, un periodista demasiado informado, y a recuerdos de ese pasado que quiso dejar atrás. Pero no hay nada como el trabajo para mantener la mente ocupada.

Los capítulos son más o menos simétricos, todos rondan por las 10-22 páginas, y la autora nos va situando en los distintos lugares y horarios, dentro de cada uno de ellos, como si de un diario se tratase.
A diferencia de otras novelas policíacas  no tenemos que descubrir el asesino, ya que conocemos su nombre desde el primer capítulo; Karen Rose le dota de un protagonismo propio. Somos testigos de sus acciones, pensamientos y decisiones, y sabemos antes que nadie cual va a ser su siguiente paso. Vamos por delante del investigador creando así, nerviosismo y expectación al lector.

Nuestro objetivo y deseo, es conocer el por qué asesina, contra quién va, y si lograrán descubrirlo antes de que lleve a cabo su amenaza.

Eso sí, no hay solo un “malo”. Aquí nos encontramos más malos que buenos, y tenemos que desenmascararlos; una especie de Twin Peaks, donde no solo han asesinado a Laura Palmer, sino que el número de víctimas va aumentando conforme pasan las horas. Todos son sospechosos, todos ocultan algo y no solo hay un asesino. ¿Cómo terminará todo?

Suspense, tensión, miedo, compasión, intrigas, preocupaciones… son los sentimientos que acompañan al lector, desde la primera página, y que no deja que soltemos el libro para nada.

Atrapa, arrastra y te envuelve. Es una novela con vida propia que no deja que respires y te mantiene con el corazón encogido hasta el final.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Mata para mí, Karen Rose

Dice la voz popular que donde mejor se vive es en un pueblo, y claro, puede que sí, pero… depende del pueblo. A mí no me importaría vivir en Forks si puedo encontrarme a Jacob por la calle (lo siento, yo sigo siendo más de hombres lobo, debe ser por eso del defecto profesional), pero estoy terriblemente convencida, que Dutton sería el último pueblo en el que viviría.
¿Por qué? Pues tendréis que leer Mata para mí, de Karen Rose, para saberlo. Es la tercera novela de la trilogía Vartanian, y…  qué novela!!

No sé, a santos de qué, han metido a Karen Rose en novela romántica, puesto que salvo por dos besos y  medio, y una mini-escena de cama, lo demás, son 500 páginas y pico de intriga, suspense y novela policíaca. Así que… de romántica nada. Hagamos una campaña a favor de cambiar a esta autora de género, para que la coloquen donde debe estar: en novelas policíacas, de misterio, o donde buenamente crean necesario, pero en romántica no. Porque si algún lector va en busca de amoríos, escenas de cama, romanticismo y demás, se va a llevar una linda sorpresa, y es más, es probable que tengamos que llevarlo ingresado a un manicomio de la impresión. Porque si algo tiene este libro, es una trama dura, muy, muy dura.

Karen Rose juega con los sentimientos del lector, pero esos sentimientos íntimos que todos guardamos bien dentro, esos que todos consideramos tabú, y de los que no hablamos para no meternos en camisa de once varas. Porque a nadie le gusta oír que existe la pornografía infantil, la trata de humanos, y esas cosas. Duelen. Duele saber que hay personas que raptan niñas y adolescentes para venderlas a redes de prostitución. Son cosas tan dolorosas, que intentamos sacarlas de nuestro día a día.

Karen Rose se mete en esa camisa de once varas, y lo hace tirándose de cabeza a la piscina y sin red de seguridad. Con unos personajes muy creíbles, con los que llegas a conectar de tal manera, que vives la situación a través de ellos. Se te agarrota el alma, lloras, te sientes impotente en determinados momentos, y sufres con ellos. Pero a la vez, te sientes fuerte, sientes sus ganas de salir adelante, sientes su optimismo, sus ganas de vivir….

Recuerdo que el primer libro de la trilogía: Muere para mi, me resultó fuerte pero me encantó, el segundo: Grita para mí, aumentó en dureza, poniéndose por delante del primero en cuestión de gustos. Pero el tercero, este del que hablamos… uffs!! Sublime. Es un libro redondito, donde todas las dudas que había ido sembrando a lo largo de los dos libros anteriores, se ven respondidas. No deja nada en el aire, y cuando terminas el libro, estás vibrando, con los ojos como platos, y los pelos como escarpias.

Debéis darle una oportunidad a esta autora. Tiene muchos libros escritos (pero pocos de ellos están traducidos), es una gran serie donde todos ellos están interconectados (se pueden leer independientes, eh??), aunque dentro de la serie, los tres últimos, crean una trilogía.

Alguien te observa
No te escondas
Cuenta hasta diez
Muere para mi
Grita para mi
Mata para mi

Es un libro policíaco muy, muy recomendable. 

martes, 25 de diciembre de 2012

¡Ole ese Papa Noel!

Aquí está mis regalitos de Papa Noel. Ando pegando saltos de alegría. Ya os contaré que tal están estos dos libros.

¿Os ha caído algún libro por Navidad? ¿Han acertado?
Saludos a todos

lunes, 24 de diciembre de 2012

sábado, 22 de diciembre de 2012

Doce meses, doce libros

¡¡Si es que no podéis dejarme sola!! Al final he sucumbido a otro reto, Doce meses, Doce libros. Lo he leído en varios blogs, aunque fue Carmina, De tinta en vena, la que tuvo la original idea.


Normalmente, los lectores somos unos compradores compulsivos, por lo menos, a mí me pasa. No puedo pasar por una librería sin pecar. Los libros me llaman de las estanterías y tengo que comprarlos como sea. Así que siempre tengo una laaarga lista de libros pendientes por leer.
Además, siempre llegan títulos nuevos que te llaman más la atención, y los voy dejando apartados esperando su oportunidad de ser leídos.

Carmina ha ideado una forma para buscarle un hueco a estos libros que tenemos pendientes, y es leer uno al mes. Para entenderlo mejor, os dejo el enlace; ¡quién mejor que ella para explicarlo!!

http://detintaenvena.blogspot.com.es/2012/12/reto-doce-meses-doce-libros.html

Aquí dejo mi listita de libros leídos:

1. Las ovejas de Glennkill, Leonie Swann.
2. Cinco cuartos de naranjas, Joanne Harris
3. Volver a soñar, Susan E. Philips
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.

A ver si logro llevarlo a cabo, que me encanta la idea.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Al final caí: Mes de la novela negra, policíaca y de misterio.


Bloguear es perjudicial para la salud, por lo menos para la mía lo es. :p  He vuelto a encontrar tiempo para pasarme por muchos rinconcitos blogueros, aunque no tanto para leer con tranquilidad. Es lo que tienen las obras y esas cosas. Pero al menos estoy al día de vuestras reseñas y de la existencia de nuevos, o no tan nuevos, libros.

Estamos ya a final de año, y proliferan los Retos… Ya el año pasado lo expliqué, y como casi todos sois blogueros de pro, no necesito repetir qué es un reto.
El caso es que he fallado en este año. No he podido cumplir mis retos, así que para 2013 no pensaba apuntarme a ninguno. He sido fuerte hasta hoy. Me he llevado diciendo: “no, este no”.. “no, Violeta, que no puedes”… Pero  hoy han tocado mi fibra sensible: LA NOVELA NEGRA, POLICÍACA Y LA DE MISTERIO.
http://kayenalibros.blogspot.com.es/2012/12/mes-de-la-novela-negra-policiaca-y-de.html

Kayena, en su blog: NEGRO SOBRE BLANCO, nos propone un Reto magnifico que no he podido rechazar:  MES DE LA NOVELA NEGRA, POLICÍACA Y DE MISTERIO. El mes escogido sería FEBRERO del 2013, y entras en el sorteo de varios libros de esta temática. Ella lo explica muuuucho mejor que yo, así que os dejo el enlace para todos aquellos que esteis interesados.


¿Nos vemos en febrero?

Yo por lo pronto dejo aquí un huequito para poner los enlaces de la reseñas futuras:

1. Blancanieves debe morir
2. Un mar oscuro, Anne Perry

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Lo imposible



Vamos de tragedia en tragedia: el otro día el Titanic y hoy el Tsunami de Tailandia, pero no quería dejar pasar la ocasión para comentaros algunas cosillas de esta película.
La película, como ya habéis podido suponer y leer en el título de la entrada, es Lo imposible. Está dirigida por J.A. Bayona, producida por Belén Atienza, y protagonizada por Naomi Watts y Ewan Macgregor. Es decir, que es española aunque esté protagonizada por conocidos actores ingleses. Supongo que de esta forma, llega a más países y espectadores. Según comentaba el propio director, allí en Tailandia hablaban todos en inglés… ¿Qué más daba la nacionalidad de los personajes?


Supongo que un poco sí que da, y conste que me metí tanto en la historia que me daba igual qué idioma hablaran, pero está basada en hechos reales, y la familia a los que representan, son españoles, pero bueno, obviando ese tema, es un peliculón.

Vi el tráiler en el cine, mientras veíamos otra película, y le dije a mi pareja: “esta, tenemos que verla”. Siempre me ha llamado la atención este tipo de películas. No por las catástrofes en sí, sino por la supervivencia. Ver como las personas se crecen ante el peligro, y descubren que la vida es un segundo, que es muy corta… Este tipo de películas te recuerdan todo aquello que tienes, que posees, que disfrutas, y que puedes perder, en un solo chasquido, en un solo segundo. Hay que disfrutar con todo aquello que se tiene, ser feliz como se es. Vivir que son dos días.
Luego me enteré que era una historia real, y cómo terminó la cosa, con lo que más ganas me entraron de ir a verla.
Los que aun no han visto la película, dicen que no quieren verla para no sufrir, para no remover lo que nuestra retina captó aquel 26 de diciembre del 2004. Sí, es una película tremenda, con imágenes impactantes, y que sí, es un drama. Pero lo que más se saca de esta película, es el esfuerzo por sobrevivir, por seguir adelante, el no perder las ganas de luchar… Es maravillosa.

La historia real la vivió la familia Álvarez-Belón. Tres años después del tsunami, en la cadena ser, entrevistaban a una pareja cuya familia sobrevivió a esa gran catástrofe. Eran unos magníficos comunicadores, y nos hicieron vivir aquello, solo escuchando sus testimonios. La productora Belén Atienza iba conduciendo mientras oía la entrevista, y tuvo la visión de que sería una gran película. Lo habló con J.A. Beyona, y Lo imposible es el resultado.

La familia Alvarez-Belon estaba de vacaciones el 26 de diciembre de 2004, en un hotel recién inaugurado en Tailandia, en la costa de Phuket. Estaban bañándose en la piscina a pie de playa, cuando a las 9.45h de la mañana se desató la pesadilla. No voy a contar más nada de esto, porque prefiero que la escuchéis. En serio, es… uffs… Os dejo el enlace:

Si no se ha visto la película, no escuchar. SPOILER


Bayona ha conseguido plasmar todo lo que vivió la familia, y lo hizo entre decorados de Alicante y 20 poblaciones de Tailandia.
Los efectos especiales de agua, fueron realizados en un tanque de La ciudad de la luz, Alicante. Se utilizó 27 millones de litros de agua salada, a la que tuvieron que ensuciar y lo hicieron de manera natural, con barro, hojas, pajas y ramas sueltas. Fueron 3 meses de rodaje muy duros, usaron pocas escenas con especialistas, eran los actores los que tuvieron que hacer la mayoría de ellas. Naomi Watt contrajo bronquitis y gastroenteritis varias por culpa de tragar esa agua.

Yo resalto el papel del niño mayor, Lucas, que está protagonizado por Tom Holland, que hace un papelón impresionante.
Mucha tensión, miedo, compasión, dolor, y lágrimas para una gran película que fue estrenada el 11 de octubre, y que ha llegado a ser la película más taquillera de la historia en España. El 21 de diciembre la estrenarán en Estados Unidos. Ojalá les vaya bien y tengan éxito, porque se lo merecen.

Es menos lacrimógena de lo que yo pensaba. Iba cargada de kleenex porque sabía a lo que atenerme, pero no, no lloré tanto. Sí, confieso que un par de lágrimas se me escaparon en más de una ocasión, pero ganó la tensión. Es un ejemplo de supervivencia.
Muy recomendable. No dejéis de verla.

lunes, 10 de diciembre de 2012

El legado, Katherine Webb


Hoy traigo un libro que descubrí gracias a una bloguera, Tatty. Fue leer su reseña, y enamorarme perdidamente del libro, así que tardé muy poco en hacerme con él. El libro del que hablo es El legado, escrito por Katherine Webb, y editado por la editorial Lumen en marzo 2011, y por Debolsillo en mayo del 2012.

Katherine, es una joven escritora, de 35 años, inglesa de nacimiento, que estuvo fascinada durante su infancia con castillos, ruinas y secretos del pasado. Todo eso lo ha ido plasmando en la ficción, en la actualidad. Se supo buscar la vida desde joven con trabajos como sirvienta, ama de llaves, viajando de un lado a otro… hasta que gracias a la literatura, se ha apartado de una vida nómada, asentándose en un pequeño pueblecito donde además de escribir, puede correr, montar a caballo y cocinar, sus otros hobbies.


Lo primero que me encandiló, fue la portada. Bueno, hay dos portadas, una de pasta dura y la de bolsillo. La que más me llama la atención es la de bolsillo, porque nos dice mucho de la obra. Se ven dos niñas corriendo por el campo, con árboles a los lados, y a lo lejos, una gran mansión. Todo eso en un color apagado, que le da pinta de añejo, antiguo… Y eso nos acerca un poco a la historia.

La novela está dividida en dos historias, una nos sitúa en 1902, y es la vida de Caroline que se nos cuenta con una narración omnisciente, siendo testigos en todo momento de cómo se sienten los personajes, que es lo que va ocurriendo, y como va influyendo en los demás personajes de la historia; y en el momento actual, en Storton Manor, Wiltshire, Inglaterra, donde, con una narración en primera persona, vamos siendo testigos de la vida de Erica y Beth.

Wiltshire, Inglaterra
Es una novela femenina, es decir, los personajes protagonistas son femeninos, los que tienen fuerza, aquellos que llevan la acción, tanto en una época como en otra. Son personajes atormentados por un pasado, por unas acciones cometidas, y que tienen que vivir con las consecuencias de esas acciones. Erica es la que tiene que descubrir esos secretos, aunque somos nosotros, los lectores, los que terminamos sabiéndolo todo, y ellas se quedan a medias.

El libro empieza con un prólogo impactante, un flashback en la vida de Caroline, que te deja enganchada a la novela sin remedio. Una forma de comenzar que ya tiene hecho casi todo el trabajo, emocionar al lector.

Como ya he comentado, tiene dos partes: 1902 y la actual, aunque en la actual, también tenemos saltos al pasado, cuando Beth y Erica eran pequeñas. Los capítulos son largos, bastantes, pero están divididos por épocas, y como las historias son tan interesantes, hace que sea una novela dinámica y muy amena. Se lee con mucha rapidez.
Son historias independientes, es decir, somos nosotros los que sabemos de la vida de Caroline; Erica, que es la que investiga en la línea familiar, no sabe tanto como nosotros.

Con estos saltos al pasado (dobles), vamos descubriendo como este va repercutiendo en todas las generaciones Calcott. Como una acción, puede influir en toda una familia. Es verdaderamente impactante.
Ambas historias enganchan por distintos motivos. Los secundarios son maravillosos, aunque las que lleven la voz cantante, sean las mujeres. 

Me gusta la manera que tiene la autora de diferenciarnos cómo se vivía en la Inglaterra victoriana, y cómo en Nueva York, y los problemas que tenían las mujeres con el cambio de vida.
Volvemos a encontrarnos con esa época victoriana de diferencias de clases sociales, con sus comidas y bailes lujosos, frente a la pobreza de otros. De la importancia del qué dirán, de parecer honrados  más que serlo; de aparentar riqueza y una vida plena más que vivirla.
A eso se enfrenta Erica y Beth cuando van a pasar los veranos a la gran mansión, puesto que su abuela fue criada con esa forma de vida, aunque en la actualidad esté pasado de moda. Aunque parece que esa diferencia de clase va más allá, que hay algo que aumenta ese desprecio… Y es Erica quien tiene que descubrirlo.

Además de estas historias familiares, también nos encontramos con un secreto diferente, un secreto que guardan unos niños que lo han llevado a su vida de adultos como han podido.
Y ahí somos nosotros los testigos de cómo van cambiando esos personajes con el paso del tiempo. Como Beth se ha ido apagando, mientras una Erica ninguneada cuando pequeña, va cogiendo las riendas, y va haciéndose más y más fuerte.
Son personajes muy conseguidos, casi reales, que evolucionan con el tiempo, y tu vas viéndoles evolucionar. Disfrutas con ellos, sufres con ellos y lloras con ellos. Magnífico.

Es una novela que engancha, que te hace pasar de la sorpresa a la inquietud; te intriga, sientes miedo de que los personajes hayan cometido una locura; pasas a la desconfianza, a la compasión, al rechazo de personajes que luego pasan a significar algo para el lector… Es una novela con un final impactante y que hace que te quedes con ganas de más. Deseando estoy de hacerme con Una canción olvidada, el próximo de la misma autora, aunque no tiene relación con este…

sábado, 8 de diciembre de 2012

Exhibición del Titanic y otras historias


El 11 de noviembre tuve la oportunidad de visitar la Exhibición itinerante del Titanic, situada en el Pabellón de la Navegación en Sevilla, del 19 de octubre al 7 de Abril.
No sé a vosotros, pero a mí, el tema Titanic, siempre me ha llamado poderosamente la atención. Y no, no tiene nada que ver con la película, puesto que soy la única a la que no le gustó nada de nada. Sí, lloré, mucho, pero no por Jack ni Rose, sino por los niños, ancianos, adultos que murieron en la realidad. Así que no desaproveché la ocasión, y me zambullí en la aventura de la mayor tragedia naval, jamás contada. Y digo contada, porque como comentaré más adelante, no fue la mayor tragedia en el mar, sino una de ellas.

Nuestro “viaje” por el Titanic comienza subiendo a bordo como uno más de sus pasajeros: por una pasarela, maletas a la espalda, como si fuéramos de verdad a partir en él, siempre inmortalizado por una fotógrafa oficial (luego a la salida, puedes comprar esa foto).

Momentos más tardes, recibes un iPod que será el encargado de ir acompañándote por las distintas salas de la exhibición, 8 en total, e ir explicándote las distintas fotos y urnas. Son más de 200 objetos originales del Titanic, muchas fotos, y reproducciones a tamaño real de camarotes, salones y pasillos de este inmenso barco.
Debo decir que es un poco lioso, puesto que estás viendo una foto, y de golpe tienes que irte al inicio del pasillo buscando el siguiente número correlativo, que no tiene nada que ver con la siguiente foto correlativa. Vamos, que vas cruzando la sala en diagonal, de lado a lado, de arriba abajo…  Lo que se llama estar una hora y media pateando las salas sin parar. Eso sí, merece la pena.

¿Qué contaros del Titanic que no sepáis ya a esta altura? Bueno, para aquellos que no conocen mucho de él, decir que fue uno de los tres barcos pertenecientes a la clase Olympic.  Sí, hubo tres barcos como el Titanic… ¿No lo sabíais? Comienzo desde el principio…

La leyenda comenzó a fraguarse en una mansión de Londres, en 1907; Lord James Pirri y J. Bruce Ismay, planearon crear 3 de los buques más grandes y majestuosos del mundo: El Olympic, el Titanic y el Gigantic (cambiándose por Britanic tras el hundimiento del segundo).
El Olympic y el Titanic eran barcos gemelos, aunque este último era más lujoso, puesto que estaba dirigido a personas más distinguidas. Así que podemos decir que el Titanic no era el mayor buque de la historia, puesto que el Olympic ya estaba surcando los mares cuando fue botado en 1912.
El caso es que debían estar algo gafados… El Olympic fue golpeado por un buque de guerra, en 1911 y tuvieron que reconstruirlo, aunque por suerte, no hubo ningún muerto. Es el único de los tres que tuvo una larga vida. Porque del Titanic sabemos que no pasó de su viaje inaugural. Y el Britanic, botado en 1914, nunca fue usado para pasajeros, sino que funcionó como transporte de tropas y como buque Hospital hasta su hundimiento en 1916 por una mina.  

Una de las historias que más me ha llamado la atención, fue la vida de Violeta Jessop. Sí, me llamó la atención al principio por el nombre, no lo voy a negar, pero es que luego me impactó su historia. Es la UNICA SUPERVIVIENTE del Olympic, del Titanic y del Britanic. Como lo leéis!!! Y yo pensando… ¿Cómo tuvo narices para estar en los tres? ¿Cómo no se dio por vencida con el primer susto? Pues porque trabajaba en la White Star Line.
Era la mayor de 9 hermanos, y después de ser diagnosticada con tuberculosis y dada por muerta por los médicos, tuvo que hacerse cargo de todos ellos tras la muerte de sus padres, así que unió a la White Star Line como camarera.
Sobrevivió al golpe del Olympic, trasladándose al Titanic. Sobrevivió a este y se alistó como enfermera en el Britanic, sobreviviendo de nuevo. Una auténtica superviviente que murió a los 84 años con muchas historias que contar.

El Titanic zarpó de Southamton el 10 de abril de 1012 a las 12.15 pm. Su destino era Nueva York, aunque hicieron escala en Francia y en Irlanda, donde fue la última vez que avistaron el Titanic “con vida”.
El 13 de abril empezaron a recibir mensajes de alertas por avistamientos de bloques de hielo, y el 14 de abril, a las 23.40h, tuvo lugar el impacto. Tardaron una media hora en empezar a pedir socorro, y 2h y 40 min en hundirse del todo.
No había botes salvavidas para todos, puesto que quitaron la doble fila que existía, para hacer más grande la cubierta de paseo. Además, muchos de los botes fueron lanzados con pocos ocupantes. Se salvaron unos 708 pasajeros, pudiendo haberse salvado unos 1200 si se hubiera hecho una buena evacuación. Evidentemente la mayoría era de primera clase, pocos de segunda, y muy, muy pocos de tercera. También se salvaron algunos tripulantes.

Fue una auténtica tragedia, pero no la mayor tragedia por pérdidas en el mar. El trasatlántico alemán Wilhelm Gustloff, se hundió a finales de la segunda guerra mundial, con 10000 refugiados a bordo, sobreviviendo tan solo 960.
Supongo que se le llama la mayor tragedia de la historia por la “clase” de personas que iban a bordo: millonarios, multimillonarios, actores, actrices, diligentes de gobiernos….

Fueron 10 los españoles contados como pasajeros en el Titanic. La historia más conocida es la de Victor Peñasco y Maria Josefa Perez. Ambos ricos, muy, muy ricos; no en vano Victor era nieto del primer ministro de Alfonso XIII.
Se casaron el 8 de diciembre del 1910, con 24 y 20 años respectivamente. Pasaron un año viajando por Europa como viaje de novios, y cuando estaban en Paris, decidieron embarcarse en el Titanic para terminar su viaje conociendo Nueva York.
La madre de Victor, les había rogado antes de comenzar el viaje, que no subieran a un barco, así que decidieron dejar al mayordomo en Paris cargado de postales ficticias, que eran mandadas cada cierto tiempo a casa, para tranquilizar a la madre.
Victor pereció en el hundimiento, salvándose Pepita y su sirvienta. Semanas después, seguían llegando postales de Paris, puesto que el mayordomo no se había enterado de la tragedia.
Los familiares de Pepita, tuvieron que comprar un certificado de defunción para que esta pudiera seguir con su vida, y casarse de nuevo. Puesto que el cuerpo de Victor nunca fue encontrado, y no podía darse por viuda.
De los 10, además de Pepita y su sirvienta, se salvaron 5 españoles más.


Muchas de estas historias son contadas en la exhibición; incluso existió verdaderamente Jack y Rose, aunque no tal como fue contada en el cine. Y por supuesto la insumergible Molly Brown. Muchas historias son leyendas, otras son realidad, y esta exhibición nos acerca un poco más a la tragedia; nos sobrecoge el dolor y el miedo que tuvieron que sufrir; las diferencias de clases sociales, y por supuesto, los lujos y maravillas que tenían sobre el Titanic. ¿Quién se queda fuera? ¿Os atrevéis a embarcar?