Páginas

sábado, 8 de diciembre de 2012

Exhibición del Titanic y otras historias


El 11 de noviembre tuve la oportunidad de visitar la Exhibición itinerante del Titanic, situada en el Pabellón de la Navegación en Sevilla, del 19 de octubre al 7 de Abril.
No sé a vosotros, pero a mí, el tema Titanic, siempre me ha llamado poderosamente la atención. Y no, no tiene nada que ver con la película, puesto que soy la única a la que no le gustó nada de nada. Sí, lloré, mucho, pero no por Jack ni Rose, sino por los niños, ancianos, adultos que murieron en la realidad. Así que no desaproveché la ocasión, y me zambullí en la aventura de la mayor tragedia naval, jamás contada. Y digo contada, porque como comentaré más adelante, no fue la mayor tragedia en el mar, sino una de ellas.

Nuestro “viaje” por el Titanic comienza subiendo a bordo como uno más de sus pasajeros: por una pasarela, maletas a la espalda, como si fuéramos de verdad a partir en él, siempre inmortalizado por una fotógrafa oficial (luego a la salida, puedes comprar esa foto).

Momentos más tardes, recibes un iPod que será el encargado de ir acompañándote por las distintas salas de la exhibición, 8 en total, e ir explicándote las distintas fotos y urnas. Son más de 200 objetos originales del Titanic, muchas fotos, y reproducciones a tamaño real de camarotes, salones y pasillos de este inmenso barco.
Debo decir que es un poco lioso, puesto que estás viendo una foto, y de golpe tienes que irte al inicio del pasillo buscando el siguiente número correlativo, que no tiene nada que ver con la siguiente foto correlativa. Vamos, que vas cruzando la sala en diagonal, de lado a lado, de arriba abajo…  Lo que se llama estar una hora y media pateando las salas sin parar. Eso sí, merece la pena.

¿Qué contaros del Titanic que no sepáis ya a esta altura? Bueno, para aquellos que no conocen mucho de él, decir que fue uno de los tres barcos pertenecientes a la clase Olympic.  Sí, hubo tres barcos como el Titanic… ¿No lo sabíais? Comienzo desde el principio…

La leyenda comenzó a fraguarse en una mansión de Londres, en 1907; Lord James Pirri y J. Bruce Ismay, planearon crear 3 de los buques más grandes y majestuosos del mundo: El Olympic, el Titanic y el Gigantic (cambiándose por Britanic tras el hundimiento del segundo).
El Olympic y el Titanic eran barcos gemelos, aunque este último era más lujoso, puesto que estaba dirigido a personas más distinguidas. Así que podemos decir que el Titanic no era el mayor buque de la historia, puesto que el Olympic ya estaba surcando los mares cuando fue botado en 1912.
El caso es que debían estar algo gafados… El Olympic fue golpeado por un buque de guerra, en 1911 y tuvieron que reconstruirlo, aunque por suerte, no hubo ningún muerto. Es el único de los tres que tuvo una larga vida. Porque del Titanic sabemos que no pasó de su viaje inaugural. Y el Britanic, botado en 1914, nunca fue usado para pasajeros, sino que funcionó como transporte de tropas y como buque Hospital hasta su hundimiento en 1916 por una mina.  

Una de las historias que más me ha llamado la atención, fue la vida de Violeta Jessop. Sí, me llamó la atención al principio por el nombre, no lo voy a negar, pero es que luego me impactó su historia. Es la UNICA SUPERVIVIENTE del Olympic, del Titanic y del Britanic. Como lo leéis!!! Y yo pensando… ¿Cómo tuvo narices para estar en los tres? ¿Cómo no se dio por vencida con el primer susto? Pues porque trabajaba en la White Star Line.
Era la mayor de 9 hermanos, y después de ser diagnosticada con tuberculosis y dada por muerta por los médicos, tuvo que hacerse cargo de todos ellos tras la muerte de sus padres, así que unió a la White Star Line como camarera.
Sobrevivió al golpe del Olympic, trasladándose al Titanic. Sobrevivió a este y se alistó como enfermera en el Britanic, sobreviviendo de nuevo. Una auténtica superviviente que murió a los 84 años con muchas historias que contar.

El Titanic zarpó de Southamton el 10 de abril de 1012 a las 12.15 pm. Su destino era Nueva York, aunque hicieron escala en Francia y en Irlanda, donde fue la última vez que avistaron el Titanic “con vida”.
El 13 de abril empezaron a recibir mensajes de alertas por avistamientos de bloques de hielo, y el 14 de abril, a las 23.40h, tuvo lugar el impacto. Tardaron una media hora en empezar a pedir socorro, y 2h y 40 min en hundirse del todo.
No había botes salvavidas para todos, puesto que quitaron la doble fila que existía, para hacer más grande la cubierta de paseo. Además, muchos de los botes fueron lanzados con pocos ocupantes. Se salvaron unos 708 pasajeros, pudiendo haberse salvado unos 1200 si se hubiera hecho una buena evacuación. Evidentemente la mayoría era de primera clase, pocos de segunda, y muy, muy pocos de tercera. También se salvaron algunos tripulantes.

Fue una auténtica tragedia, pero no la mayor tragedia por pérdidas en el mar. El trasatlántico alemán Wilhelm Gustloff, se hundió a finales de la segunda guerra mundial, con 10000 refugiados a bordo, sobreviviendo tan solo 960.
Supongo que se le llama la mayor tragedia de la historia por la “clase” de personas que iban a bordo: millonarios, multimillonarios, actores, actrices, diligentes de gobiernos….

Fueron 10 los españoles contados como pasajeros en el Titanic. La historia más conocida es la de Victor Peñasco y Maria Josefa Perez. Ambos ricos, muy, muy ricos; no en vano Victor era nieto del primer ministro de Alfonso XIII.
Se casaron el 8 de diciembre del 1910, con 24 y 20 años respectivamente. Pasaron un año viajando por Europa como viaje de novios, y cuando estaban en Paris, decidieron embarcarse en el Titanic para terminar su viaje conociendo Nueva York.
La madre de Victor, les había rogado antes de comenzar el viaje, que no subieran a un barco, así que decidieron dejar al mayordomo en Paris cargado de postales ficticias, que eran mandadas cada cierto tiempo a casa, para tranquilizar a la madre.
Victor pereció en el hundimiento, salvándose Pepita y su sirvienta. Semanas después, seguían llegando postales de Paris, puesto que el mayordomo no se había enterado de la tragedia.
Los familiares de Pepita, tuvieron que comprar un certificado de defunción para que esta pudiera seguir con su vida, y casarse de nuevo. Puesto que el cuerpo de Victor nunca fue encontrado, y no podía darse por viuda.
De los 10, además de Pepita y su sirvienta, se salvaron 5 españoles más.


Muchas de estas historias son contadas en la exhibición; incluso existió verdaderamente Jack y Rose, aunque no tal como fue contada en el cine. Y por supuesto la insumergible Molly Brown. Muchas historias son leyendas, otras son realidad, y esta exhibición nos acerca un poco más a la tragedia; nos sobrecoge el dolor y el miedo que tuvieron que sufrir; las diferencias de clases sociales, y por supuesto, los lujos y maravillas que tenían sobre el Titanic. ¿Quién se queda fuera? ¿Os atrevéis a embarcar?


5 comentarios:

  1. jo qué maravilla, me encantaría visitar esta exposición, el tema del Titanic siempre me ha interesado y seguro que disfrutaba mucho con la exhibición
    besos

    ResponderEliminar
  2. A ver hacia donde zarpa después de estar por aquí.. A lo mejor hay suerte!
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. A ver si tengo la suerte de que recale en algun sitio que me pille más cerca. El Titanic siempre ha sido una historia que me ha interesado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Si recala por tu zona, no lo dudes! Una gozada, aunque algo cansada.. Una hora y media en pie se me hizo un poco cansado. Sobre todo por los riñones.. no estás andando, sino de pie delante de las fotos y urnas... Pero sí, merece la pena...

    ResponderEliminar
  5. Hola!! Muy buen informe, comlpetísimo!!. ¡Felitaciones!

    Yo tmb subo mis escritos a mi blog, junto con otras notas de literatura, humor y cultura general.

    Te invito a que mires el último que escribí, justamente una historia de suspenso que homenajea al TITANIC:


    http://viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/04/almas-que-se-pierden-cuento.html


    También, podés seguirme en:

    https://www.facebook.com/sivoriluciano


    Saludos!!

    Luciano

    ResponderEliminar