Páginas

martes, 13 de noviembre de 2012

Trilogía "The prey", Allison Brennan


Cada uno de nosotros, tiene un género con el que disfruta más. En mi caso son dos, el suspense o policíaco, y el romántico. Así que cuando encuentro novelas en las que se unen esos dos géneros, creando el suspense romántico, disfruto como una enana, siempre y cuando estén bien escritas, claro está. Hoy os traigo una trilogía de este subgénero que os comento; escrita por una autora poco conocida, Allison Brennan.
No sé cómo llegaron a mí: si leí la reseña en algún foro o blog; si me la recomendó alguien; si simplemente descubrí que eran de suspense romántico y les “metí mano”… En fin, el hecho es que llegaron a mí y me las bebí en poco tiempo.

Allison Brennan es una escritora americana, que lleva hacia adelante la friolera de un marido, cinco hijos y tres novelas por año.
Cuando llega el fin del día y  hago recuento, siempre me quedan cosas por hacer, y eso que solo tengo pareja y una casa nueva. No quiero pensar lo agotador que tiene que ser, llevar la casa, los hijos, la comida, etc… y después ponerse a escribir y sacar 3 novelas por año. Claro que también puede que tenga ayuda y por eso llegue a todo…
Editó su primer libro en el 2005, y fue justamente con esta trilogía: La presa, La caza y La trampa. A pesar de tener unas 18 novelas escritas y muchos otros relatos cortos, solo han llegado a nosotros estas tres novelas, las demás no han sido traducidas. Y las tradujeron un año después de editarlas, en el 2006.

 
















Es un suspense romántico poco azucarado, es decir, que prima la tensión, la intriga, el propio suspense. Y la verdad es que atrapa muchísimo, y la tensión se palpa en las tres novelas. Hay momentos verdaderamente intensos, y otros muy duros. Es verdad que no llega al nivel de Karen Rose y su trilogía Vartanian, que eso sí es dureza, pero esta autora deja el almibar para meterse de lleno en la acción.

La trilogía habla de tres amigas ex-agentes del FBI. A diferencia de otras  trilogías con protagonistas femeninas, estas no salen en todos los libros. Es decir, se centra en cada una de ellas en su propia novela. Sale de pasada el nombre de las otras, o algún cameito pequeño, pero hasta el final no convergen las tres historias.
La presa tiene como protagonista a Rowan, una escritora de libros policíacos, ex – agente del FBI, que ve como sus asesinatos ficticios se van haciendo realidad, a manos de un asesino en serie, que tiene algo personal contra ella.
En La caza, Miranda es la que tiene que enfrentarse con su peor enemigo, el culpable de que su vida haya sido un infierno, y no pudiera entrar en la academia del FBI. Fue la única superviviente de un asesino en serie, que no ha dejado de sembrar el pánico, y de matar por su zona.
Olivia, es la protagonista de La trampa, una científica forense que lo deja todo por ayudar a solucionar un caso muy parecido al de su propia hermana.


Son tres protagonistas atormentadas con su pasado, que para salir adelante deciden meterse en el FBI, aunque ninguna termina trabajando para ellos. Cada una de ellas, busca una salida a su propio terror, a su propia pesadilla, sin darse cuenta que el pasado nunca puede borrarse, y que puede volver a ti, en el momento más inesperado.

Allison es una autora que no respeta a sus personajes, no hay que encariñarse mucho con ellos porque no sabes cómo van a acabar.  Sabe plasmar bien el terror y el pánico, la tensión, el miedo. Eres capaz de ponerte en la piel de la protagonista, respirar ese miedo, hasta llegar a mirar por encima del hombro en determinadas ocasiones.
Es una novela que habla de superación, de cómo sobrellevar un drama, de cómo reconstruirse después de vivir una pesadilla.
Nos acerca a asesinos en serie, a violadores, a psicópatas… una especie de Mentes criminales, aderezado con un poco de azúcar para no asustar al personal.: besos, escenas de cama, amor, tira y afloja, pérdidas… Todo ello le pone un poco de pimienta a estos libros, ya de por sí, bastante sabrosos en cuanto a suspense.

De fácil lectura, son novelas que atrapan, embeben y te hacen sufrir y disfrutar al mismo tiempo. Ideales para una sobremesa de domingo lluviosa, con tu manta, bien resguardada las espaldas para no tener que mirar por encima del hombro muy a menudo.  

3 comentarios:

  1. No conocía esta trilogía pero no tiene mala pinta, cuando busque lecturas de este tipo las tendré en cuenta
    besos

    ResponderEliminar
  2. Hay muchísimas de este tipo. Estoy leyendo otra, a ver si me da tiempo y pongo la reseña.
    Besos y muchísimas gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Pues no conocía la trilogía que nos traes. Es cierto que hay muchos en esta línea pero... coger uno y dejar el tercero en un fin de semana, si son entretenidos... tiene que ser una delicia. A veces solo busco la evasión.
    Besos

    ResponderEliminar