Páginas

domingo, 29 de julio de 2012

Pálida como la luna, Mary Higgins Clark

Hoy os traigo otro libro para el recuerdo, o mejor dicho, uno que se quedó en mi memoria tras leerlo y de una manera clara, como si lo hubieran impreso en ella.
Cuando era adolescente, los libros llegaban a mí de dos maneras: o bien los cogía de la biblioteca, o me acercaba a las ferias del libro antiguo y compraba al por mayor. En una de estas compras, acabé con el primer libro que leí de Mary Higgins Clark, Pálida como la luna. Siendo éste quién abriría la veda de busca y captura de todos los libros de esta autora.
Años más tarde, una conocida forera, me mandó varios libros de regalo, y coincidió en mandarme este libro de nuevo. Así que volví a releerlo.
Hoy, para hacer la reseña, empecé a releer por encima para poner en claras las ideas que tenía de ella, y cual ha sido mi asombro, que me ha embebido la trama y hasta que no lo he terminado, no he parado. Hay libros que no importa las veces que lo hayas leído, siempre atrapan. Y este es uno de ellos.

Esta es la edición que yo tengo, pero aún sigue en el mercado con otra editorial.

Se dice que Mary Higgins Clark es la autora que ha cogido el testigo directamente de la mano de Agatha Christie, siendo la nueva maestra del suspense. Y bueno, en algunas novelas les doy la razón, pero tengo que confesar, que otras son infumables. Eso es lo bueno de los verdaderos seguidores literarios, aunque nos encanté un autor, sabemos aceptar que tiene malas obras.
Mary nació en 1927 y aun sigue con nosotros, o por lo menos, no he encontrado nada que diga lo contrario. Desde pequeña llevó las letras en la sangre, incluso a los siete años, escribía con pasión en su diario. En muchos momentos duros en su vida, la escritura le sirvió para coger algo de dinero para su familia, pero tuvo que esperar hasta 1974, para que le reconocieran lanzándola a la fama. Muchos de sus libros han sido traducidos a casi todos los idiomas. La novela que le llevó a la cima ha sido reeditada hace poco, ¿Donde están los niños?.

Pálida como la luna es una novela de suspense policial, aunque personalmente diría que roza el terror. No en vano, habla de uno de los miedos o pesadillas más reconocidos de la humanidad: que nos entierren vivos por accidente. Y ese es el inicio de esta novela: Maggie, nuestra protagonista, se despierta enterrada viva, aunque claro, por lo poco que recuerda, no es un accidente por lo que ha llegado ahí.

Ese miedo, el ser enterrados vivos, nos persigue desde los inicios de la humanidad. Ya en la época victoriana, se enterraban a los fallecidos poniéndoles una cuerda alrededor de la muñeca. El otro extremo de la cuerda, estaba en la superficie unida a una campana. Si el muerto se despertaba en el interior del ataúd, no tenía más que mover la mano para que la campana avisara al guarda de que se había cometido una aterradora equivocación.
Pero.. ¿Qué ocurriría si al despertar te encontraras con un cordel atado a tu muñeca, la movieras con fuerza pero no escucharas nada? Sí, alguien ha quitado el badajo de la campana, no sirve para nada el movimiento, nadie va a escucharte.... Lo dicho aterrador.

Esa es la primera página de la novela, como para no intrigarnos y atraparnos. Una novela que no deja ningún defecto humano por enseñar. La avaricia, los celos y envidias, el poder, la arrogancia.... Todos ellos son protagonistas de nuestro libro.
Una trama que no solo engancha sino que atenaza a cada página que vas leyendo. Una historia que nos lleva del presente al pasado, y nos va contando cómo llegó allí Maggie. Asesinatos, campanillas, ataúdes, ancianas y pretendientes. Porque Maggie tiene que ir eligiendo sus compañías y no todas van a ser bienvenidas.

¿Os atrevéis a conocer a Maggie y su entorno? ¿Sobrevivirá?¿Se cogerá al asesino? No lo penséis, tenéis que leerlo, sobre todo si os gustan los libros de suspense policíaco. Toda una maestra de la intriga.


7 comentarios:

  1. A mí también me encantaba esta autora hace unos años, me lei todos sus libros de la biblioteca, pero creo que este no lo tenían. Ahora hace un tiempo que no leo nada de ella, tengo que retomarla porque disfrutaba muchísimo con sus novelas
    besos

    ResponderEliminar
  2. Pues esta novela, merece la pena, Tatty. Mil besos.

    ResponderEliminar
  3. A mi solo me ha salido este, Mientrasleo. Se ha comido un comentario?

    ResponderEliminar
  4. Me llaman mucho los libros atemporales, esos que sin ser novedad permanecen en la mente de alguien y este que nos traes, Violeta, bien podría ser uno de ellos, besos

    ResponderEliminar
  5. Hace años que no leo nada de esta autora y tengo que reconocer que me gustaba mucho. Esta novela no la recuerdo, pero si me la encuentra en una tienda de viejo o en alguna feria de libros antiguos, no dudes que la volveré a leer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Violeta
    Qué bueno que te refieres a esta autora. En realidad - quizá no sea el tiempo - pero desde hace seis años tengo comprado un libro suyo (lo observo mientras escribo esta entrada para ti), pero no me atrevo a leerlo.
    Quizá el suspense como tal no me llame la atención en las novelas románticas, no lo sé verdaderamente. Quizá sea la autora misma... o quizá la portada del libro que no me atrae. Ya veré cómo me saco esta espinilla y me leo su libro.
    Por otra parte, lo que dices que un lector que tiene escritores preferidos, es un buen seguidor también en la medida en que reconoce que quizá uno de los tantos manuscritos no ha sido lo suficientemente bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar