Páginas

domingo, 15 de julio de 2012

La ciudad de los ojos grises, Félix G. Modroño


¿Cómo explicaríais a un no lector, la pasión por la lectura? Muchas veces me he encontrado con amigos o conocidos, que me han mirado con cara de asombro al decirles que apenas veo televisión. Prefiero vivir las aventuras a través de los libros. Me dejo transportar a su interior, sintiendo todo lo que sienten los personajes. La película se desarrolla en mi cabeza sin necesidad de sufrir interrupciones por anuncios ni demás. Claro que hay libros, y libros; autores y autores. No ocurre con todos igual.

Hoy os traigo una novela que me ha transportado  a otra época, a otro lugar, y lo ha hecho de manera magistral. Os hablo de La ciudad de los ojos grises, de Félix G. Modroño.
Conocí a Félix en una feria del libro de Málaga hace algunos años. Me hice con La sangre de los crucificados, y desde entonces no he podido desengancharme ni de este autor, ni de su protagonista estrella, Fernando de Zúñiga. Me bebí aquella historia, y corrí en busca de Muerte dulce para seguir disfrutando de la época y los personajes.
Volví a encontrarme a Félix en otra feria del libro, en este caso fue la de Sevilla de este año, y se me iluminó la mirada cuando me comentó que había sacado nueva novela. En realidad, tengo que confesar, que me entristeció que no fuera protagonizada por Fernando, pero me alegré mucho al enterarme de esas buenas nuevas.

Pero vuelvo a caer rendida a los pies de este autor; La ciudad de los ojos grises ha vuelto a atraparme desde el principio y me ha hecho disfrutar tanto o más, que las dos novelas anteriores. Aunque me estoy adelantando, así que empiezo por el principio, que es como deben empezar todas las historias. ;)

La ciudad de los ojos grises es una novela difícil de clasificar. ¿Por qué? Porque tiene de TODO en su interior y ninguna característica sobresale por encima de las demás.
Es una novela histórica, puesto que está ambientada en el 1914; estamos a caballo entre Bilbao y Paris. Nos encontramos en la primera Nochebuena de la Primera Guerra mundial, en Paris. Europa central estaba siendo invadida por los alemanes, y Paris estaba defendiéndose con uñas y dientes. Alfredo, nuestro protagonista, se entera por los periódicos de una mala noticia, y ahí empieza su viaje. Un viaje no solo físico, la vuelta a Bilbao tras muchos años fuera, sino un viaje también en el tiempo. Vamos saltando, a través de los recuerdos de Alfredo, siendo testigos de los cambios acontecidos en Bilbao, en el plano tanto monumental, como cultural y político, encontrándonos con personajes reales de aquella época, y sucesos de aquel entonces. Un gran trabajo de documentación por parte del autor.

Además, podría también clasificarse como novela de suspense. Nos vemos inmersos en un caso policial sin igual. Debemos seguir a Alfredo y a Fernando en sus investigaciones para aclarar aquello que tanto les preocupa. ¿Fue un accidente? No, no os voy a contar nada más, tendréis que leer la novela para saber algo de lo que hablo. A través de las pesquisas, vamos siendo testigos de todos esos cambios que os he comentado anteriormente.
Además, también tiene mucho de novela romántica: primer amor, amor de juventud, y de no tan jóvenes. Es puro sentimiento. Sentimos la emoción de los primeros pasos, la amargura de un final, el dolor del rechazo, el cariño, la impotencia… Las relaciones entre los distintos personajes y cómo evolucionan cada uno de ellos. Debo confesar que se me han saltado las lágrimas en muchos momentos, Félix transmite de tal manera que va directo al corazón.

Como ya he comentado antes, una de las primeras cosas que alabo es el trabajo de documentación del autor. Inserta en la historia sucesos reales, personajes reales, llegando incluso a describirnos bares, restaurantes y hoteles, como si  el propio autor hubiera estado allí. Teniendo en cuenta que se ambienta en 1914, lo veo algo complicado. :p

Siempre me ha gustado cotillear en la mente de los autores. Es cierto que es imposible hacerlo si el autor no se encuentra entre nosotros, como por ejemplo los clásicos, pero en este caso es muy fácil.  Félix es una persona muy cercana, y es un bloguero de pro, llevando para adelante muchos blogs diferentes. No sé si conocéis el blog de la novela:


Allí el autor nos cuenta casi todo los secretos, desde como escogió el nombre del protagonista, que por cierto es una persona real; la música escogida; fotografías de la época; presentaciones; entrevistas y mil cosas más. No hay que perdérselo.

Los personajes están muy conseguidos, son reales, cada uno posee sus ideales,  unas virtudes, también con sus defectos, con su pasado a las espaldas, se nota que están muy trabajados. Hasta el pescadero, que tan solo sale un segundo, eres capaz de dibujarlo en tu mente. No solo están descritos físicamente, sino que va dando pinceladas de su personalidad, llegando por completo al lector. Además, lo hace de manera suave, sencilla, sin hastiar ni cansar. No son de grandes descripciones seguidas, sino que va dejando pistas a lo largo de toda la novela.
Alfredo va recordando su infancia, su juventud, y vamos viendo evolucionar a los distintos personajes. A través de él, vemos como van creciendo, las decisiones que van tomando, las dificultades con las que se van encontrando… Lo dicho, personajes muy conseguidos.

Incluso, esta novela podría tratarse como costumbrista. Bilbao es un personaje más, vamos viendo también su evolución a lo largo del tiempo, sus costumbres, la cultura, la política, y Félix nos lo hace llegar de manera amena, sin apenas darnos cuenta. Eso es otra de las cosas que más admiro de él: su forma de narrar.
Casi todos los que me leéis sabéis de mi ligera animadversión hacia lo histórico, costumbrista. Se me hace pesado las largas descripciones, cuando el autor vuelca sus conocimientos en la novela sin miramientos, como si fuera una enciclopedia, haciendo que la acción decaiga, parando la trama y entrecortando al lector.
No te sientes así en ningún momento con este autor. Félix lo va añadiendo a pequeñas dosis, a pequeñas pinceladas, haciendo de Bilbao, como ya he dicho, otro personaje más. Esto es extrapolable a sus libros anteriores.

Es una novela totalmente redonda. Aunque la trama principal es el caso policial, Alfredo tiene otros problemas en mente, otros recuerdos a los que buscarles solución, y algunas cosas se le irán complicando a lo largo de la historia. Vamos a ser testigos de un gran descubrimiento, y no sé por qué, es una de las cosas que descubrí antes de que el autor nos lo desvelara.

El final es de infarto, lágrimas y desasosiego, eso me produjo leer las últimas palabras, pero le dio esa redondez de la que os he hablando anteriormente. El epílogo es especial, es uno de los que he leído con más deleite. Aporta cosas que desconoces, añade el último empuje a la evolución de los personajes, y te da otra visión más acongojante de la trama. Imprescindible.
Es una novela maravillosa, endulza y amarga al mismo tiempo, puesto que va alternando recuerdos buenos y otros no tanto; atrapa desde el primer párrafo; tiene suspense, amor, muerte, huídas, guerras, vivencias familiares, monumentos, historia… Completa, muy completa y muy, muy recomendable.



10 comentarios:

  1. No coincidimos en día por poco. El viernes la saco yo.
    Coincido en tu valoración, una obra que me ha sorprendido mucho y gratamente por el tono, las formas y la ambientación.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu reseña, cómo para resistirse a leer la novela... yo ya la tengo esperando en la estantería, quise leerla desde la primera vez que me crucé con su portada aún sin leer ninguna opinión y veo que la intuición fue buena
    besos

    ResponderEliminar
  3. Qué buena reseña!!!
    Así cualquiera se resiste a hacerse con el libro =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Me parece que va de cabeza a mi lista de pendientes. Tienes una manera de recomendar y explicar los libros, que te dan ganas de tenerlos todos ^^

    ResponderEliminar
  5. LA apunto a mi lista de pendientes

    ResponderEliminar
  6. Jo, que casualidad, Mientrasleo!! Me alegro que compartamos opinion. Es dificil no coincidir cuando son buenas las novelas, como es este el caso. Un beso mu grande.

    Ya veras, Tatty, es una gozada. Que de lagrimitas lancé! Estare pendiente de tu reseña. Besos.

    De resistirse nada, Shorby!! A por el!!!

    Jajajaja, gracias, Alba, ya me diras si te gusta.

    Ana, si quieres, cuando mi madre la lea, te la paso.

    Besos a todas y gracias por pasaros por aqui!!!

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué quieres que diga, Violeta? Que supongo que para cualquier autor que se ha pasado años inmerso en una novela es muy gratificante comprobar que lo que nace con una ilusión culmina con lectores que comparten tus emociones.
    Así que solo puedo darte las gracias por transmitir lo que has sentido a leer esta novela tan especial para mí.
    Y espero volver a coincidir pronto contigo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tengo muchas ganas de leerla. Y después de leerte tu reseña aún mas. Te sigo

    ResponderEliminar
  9. Un beso muy grande, Felix. Gracias a ti por haber creado esas historias y haberlas compartido con nosotros, y gracias por pasarte por este rinconcito. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  10. Seguro que no te defrauda, Albanta, ya verás. Gracias por pasarte por este rinconcito!!!
    Saludos!

    ResponderEliminar