Páginas

domingo, 24 de junio de 2012

Louisa May Alcott

Hoy vengo a hablaros de un libro archiconocido por todo el mundo, o eso pensaba. Estaba planteando como presentarlo, cuando se acercó mi chico y me preguntó que hacía. Le contesté que intentando reseñar a uno de los clásicos más leídos, Mujercitas, ¿Qué contar de ella si todos conocían la historia, si no por el libro, por las películas? La sorpresa vino cuando me confesó que él no había leído el libro, no había visto ninguna de las versiones cinematográficas, ni siquiera los dibujitos anime que echaron cuando éramos pequeños. Mi sorpresa fue mayúscula.

No recuerdo cómo llegó a mi el primer libro. Era de tapa dura, enorme y con unas 350 páginas. Digo enorme porque no era para nada un libro de bolsillo. Si os digo la verdad, se asemejaba a los comics de antaño, de Asterix y Obelix, o de la Pantera rosa.... Era una versión juvenil, o eso pensaba, porque años posteriores, es decir, hace 3 años, me compre el último editado de Mujercitas, y el antiguo está la mar de completo.

Yo adopté Mujercitas como el libro de mesilla de noche, ese que tienes a mano antes de dormir, y que lees una y otra vez. Cuando adolescente me lo pude leer unas 8 veces, y no descarto volver a leer el completo, otra vez mas. Me encanta. Lo tachan de ñoño, insulso o con demasiada moralina, y esto último puede llegar a ser verdad, pero personalmente me encanta.
Tras bebermelo en muchas ocasiones, descubrí por azar, que era el primero de una serie de libros. En España se habían reunido esas historias en 4: Mujercitas, Aquellas mujercitas, Hombrecitos y Los muchachos de Jo. No paré hasta no haber conseguido hasta el último de ellos. Pero mas curioso me resultó saber, hace poco, que la historia de Mujercitas, era una biografía de la autora. Así que he decidido, que como la novela/película es tan conocida, hoy os hablaré de Louisa May Alcott.

Louisa nació en 1832, en el seno de una familia humilde, siendo la segunda de cuatro hermanas. Ya con este comienzo, os resultará coincidente con la novela...Pues poco a poco, llegó a plasmar casi toda su vida en ella.
Fueron educadas por su padre Amos, profesor y filosofo, en casa. Todas, menos la pequeña May Alcott Nieriker (Amy), a la que consiguieron llevar a la escuela. Otro de los pilares de la vida de Louisa, fue su madre, Abigail, a la que adoraba.

Escribir se convirtió en su pasión desde pequeña. Tenia una imaginación muy rica y escribía obras de teatros para poder actuar junto con sus hermanas. Era la alocada de la familia, aunque una de las mas inteligentes. Cuando la familia empezó con los primeros problemas económicos, Anna Alcott Pratt (Meg) y Louisa, empezaron a trabajar como institutrices para niños pequeños. Pero la mente traviesa de Louisa, que si a estos momentos de la historia, no sabéis que es la prota de la novela, Josephine, significa que debéis leeros la novela de nuevo; siguió maquinando para sacar a su familia de la pobreza, y no encontró otra manera que escribiendo historias que vendía a revistas.
Aun así, a Louisa nunca se le cayó los anillos en cuestiones laborales. Luchó para poder trabajar y llevar dinero a su familia. Así que trabajo como institutriz, profesora, costurera, sirviente.... Pero sus pequeñas aportaciones literarias dio un respiro económico a la familia en más de una ocasión. Aunque llego a la fama con Mujercitas, escribió otros muchos libros, cuentos, relatos, novelas cortas, incluso bajo pseudónimo. Ella decía que no le importaba escribir obras malas, como los melodramas (así se les llamaba por aquel entonces a las novelas románticas) o los thrillers, si eso hacía que llegara dinero a casa.

Mientras, en casa se quedaba la madre, con Elizabeth Sewall Alcott (Beth) y May (Amy). Pero muy pronto, la madre tuvo que salir a trabajar. Sí, el desenlace que tuvo Beth en la novela, lo tuvo en la vida real, y no comentaré nada para no destriparle a nadie esa parte.

En 1861 comenzó la Guerra de la Independencia, y Louisa, empezó a trabajar para la causa, cosiendo las banderas y los uniformes. Cuando cumplio los 30, se alistó en el ejercito como enfermera, contrayendo las fiebres tifoideas y neumonía. Fue tratada con Colomel, derivado del mercurio, que le envenenó el sistema nervioso, que fue lo que la mató años más tarde. Al volver a casa, le encomendaron la labor de escribir una novela para chicas, y recurrió a su propia vida para hacerlo. Tardó dos meses y medio en escribir Mujercitas, apenas comía, apenas dormía..
Le llegó por fin el éxito con 35 años. Mujercitas fue editada en 1868, Hombrecitos en 1871 y Los muchachos de Jo en 1886.

Llegó a decir que ella no conoció el amor, pero si tenéis curiosidad por saber en quien se inspiró para el personaje de Laurie, fue en un hombre que conoció en Europa, cuando servía a una señora impedida como señorita de compañía. Este hombre se llamaba Ladislas Wisniewski, pero ella lo llamaba Laddie.

Siempre tuvo un gran corazón, pero lo siguió demostrando a lo largo de su vida. Cuando tuvo el dinero necesario, fundó un orfanato.
En un viaje a Europa, murió el marido de Anna (Meg), y le pasó los derechos de la obra a sus sobrinos. May (Amy) murió dejando a una niña de poca edad a la que llamaron como su tía, que fue adoptada y criada por Louisa.

Louisa murió aquejada de dolores por culpa del envenenamiento de mercurio. Tenia 55 años. Fue una mujer que luchó por su familia, por sus derechos como mujer, no en vano fue activista en la lucha por el voto, y por lo que creía. Una mujer que llegó a los corazones de muchos lectores y que consiguió ver su sueño cumplido, ser escritora de fama y darle el dinero a su familia.
No hay que dudarlo, Mujercitas en un clásico que no puede faltar en las vidas de los lectores.
Estas Navidades, a leer a Louisa.

9 comentarios:

mientrasleo dijo...

Bueno, has traído una autora de esas que nos recuerdan los primeros libros. Lo que lloré con sus mujercitas siendo apenas una adolescente y los buenos recuerdos queme has traído.
Desconocía muchos de los datos que nos has enseñado, ha sido más que un placer descubrirlos.
Besos y gracias

Violeta dijo...

Gracias a ti por leerme, guapa. Un beso mu grande, y me alegro que esta reseña te haya acercado un poco más a Louisa.

Alba dijo...

He leído Mujercitas, lo hice estando aún en el colegio, así que no podía tener más de 12 años ^^

Los demás no los he leído, en el momento actual de mi vida creo que no van bien jejeje.

Muy buena entrada sobre la autora :)

Besos.

Tatty dijo...

He leído el libro que me gustó mucho y la película creo que he visto alguna versión también, pero los dibujos no los conocía
besos

Violeta dijo...

Jajajajaja, pues los dibujitos creo que los echaban en Antena3 hace unos cuantos años. Me encantaban!!!
Gracias por pasaros por aqui.
Besos

Lidia dijo...

La primera vez que leí Mujercitas, fue un libro que heredé de mi madre,junto con el de Aquellas Mujercitas, pertenecían a esa colección que tenía también dibujitos tipo cómic en blanco y negro, lo habré leído unas cinco o seis veces, y la película, primero la de Wynona Ryder, me la regaló mi madre junto con el libro en mi 15 cumpleaños. Más tarde, cuando descubrí a Katharine Hepburn, conseguí sus dos versiones más antiguas, la de la propia Kabo y la de Liz Tylor. Pero no conocía la interesente biografía de Louisa May Alcott, gracias por compartirla.

Violeta dijo...

Muchisimas gracias por pasaros y tener la paciencia de leerme. Me encanta haberos descubierto una parte desconocida de Louisa.
Besotes!

angie dijo...

a mi me encanta este libro y sus secuelas, desde que conoci el libro me obsecione por saber en quienes se habia inspirado y como eran fisicamente esas personas,buske fotos de su familia y de lauire nunca encontre nada, hasta ahorita que lo mencionas, gracias por la info ahora si podre morir en paz ya decifre uno de los misterios que no queria dejar al aire :D

nydia dijo...

hola, alguien sabra donde ver fotos personales de louisa may alcott, de ella o de su familia? interesante post me encanto

Publicar un comentario