Páginas

domingo, 20 de mayo de 2012

Donde siempre es Otoño, Ángeles Ibirika


Hay libros que tras su lectura, te piden una pausa, un tiempo para poder recapacitar, para poder paladearlo, disfrutarlo en soledad. El cuerpo no te pide seguir leyendo, y tu mente no es capaz de buscar la objetividad necesaria para poder reseñarlo. Solo puedes abrazar ese libro, suspirar y rememorarlo una y otra vez.

La última novela que me ha provocado ese sentimiento, es Donde siempre es Otoño de Ángeles Ibirika. Ya sabéis, porque no es la primera vez que lo comento, que Ángeles es una de mis escritoras favoritas de novela romántica, y como no podía ser de otra manera, no me ha defraudado con esta nueva novela. Una auténtica maravilla.

Donde siempre es Otoño, es una novela romántica encuadrada dentro del subgénero sentimental. Se basa fundamentalmente en los sentimientos; y en eso, Ángeles es la reina. Sabe como conmover al lector, como hacerle sentir, cómo tocar la fibra sensible necesaria para que salte como resorte ante determinados momentos. Puro sentimiento, así resumiría yo a la novela. Y sí, me estoy adelantando a todo, pero es que las palabras se me agolpan en la mente y me cuesta ponerlas en orden para poder haceros llegar lo que me ha hecho sentir.

Lo primero que llama la atención es la portada tan llamativa que tiene. De colores típicamente otoñales, nos encontramos una portada muy cuidada. No solo los colores rojo, amarillo y marrón, hacen que nuestra vista recaiga sobre ella, sino que además, una ventana nos deja ver uno de los protagonistas secundarios típico de Ángeles: la Naturaleza.
Ángeles describe como nadie el entorno natural donde se desarrolla la historia. Ya ocurrió así con Entre sueños, donde caí enamorada de aquello que describía, y que tiempo más tarde tuve la oportunidad de visitar. Pues aquí volvemos a ser testigos de un lugar mágico, en este caso Crystal Lake, en Nueva Jersey. Es un lugar tan idílico que más de una desearíamos perdernos por allí de vez en cuando. No he tenido tiempo de constatar de si existe o no en la realidad, pero si es así, me lo apunto para visitarlo en un futuro. :)


No solo nos encontramos con una portada cuidada, el interior es otro ejemplo de cómo han llegado a mimar a esta novela. Cuidan la tipografía, los márgenes, y además, como separación dentro de un mismo capítulo, cuando habla de lugares o momentos diferentes, usan el dibujo de una hoja solitaria y otoñal.
Otra cosa sorprendente, puesto que la autora no nos tiene acostumbrados a eso, es donde se desarrolla la historia. Donde siempre es Otoño, es la primera novela que no trascurre en España, aunque la protagonista sí es española. Como ya habéis podido observar por mi comentario anterior, nos sitúa en Estados Unidos, y vamos viajando de ciudad en ciudad, acompañando a los personajes a lo largo y ancho del país.

Está narrado en tercera persona omnisciente, aunque en realidad solo tenemos a un protagonista claro, Ian. Aunque sean dos los que llevan la voz cantante en la historia, Ian y Elizabeth, en realidad, a quien acompañamos a cada paso que da, a cada suspiro que emite; a quien realmente vamos conociendo, es a Ian. Elizabeth es un personajes secundario con mucha importancia, pero nunca nos llegamos a poner en su piel, en su lugar, siempre hay un halo de misterio que sigue a este personaje. Así que aunque es tercera persona omnisciente, estamos incrustados bajo la piel de Ian: sentimos, padecemos, y conocemos la historia gracias a él.

Hace un año, os hablaba de Antes y después de odiarte (que por cierto acaba de salir en bolsillo), y os comentaba la pasión que transmitía Ángeles en esta novela, ese odio que traspasaba las páginas y llegaba al lector.
Pues Donde siempre es Otoño tampoco deja frío al lector. Nos vemos embargados por un sentimiento de angustia ya desde la primera página, en ese párrafo que le sirve de prólogo a la novela. Un prólogo inquietante, impactante que se adelanta en la historia, para volver al pasado en el primer capítulo.
Conforme avanzamos, nos sentimos asqueados con la personalidad del protagonista, con esa infidelidad enfermiza que tiene, y de la que nos hace partícipe. Pero el tiempo pone a todo el mundo en su lugar, e Ian va a recibir su merecido. Entonces cambian nuestros sentimientos hacia el protagonista, vamos sintiendo su angustia, su miedo, su tristeza, la decepción, el desconsuelo, el dolor…. Y también la ternura, la alegría…. Es como si dentro de sus páginas nos encontráramos también el otoño: lluvias que atenazan nuestro corazón y nos hacen echar más de una lagrimita; rayos de sol que hacen al lector esbozar sonrisas y tener hálitos de esperanza… Tal como hace el otoño, esta historia está llena de sentimientos que nos dan una de cal y otra de arena. Pero no debéis iniciar la lectura, sin tener una buena caja de kleenex cerca.

Todos los personajes están conseguidos. Hasta Audrey, que es un personaje de por si lineal, sin mucha profundidad porque es pija y estirada, a priori; se convierte en real, tangible. Como siempre Ángeles nos deja con ganas de saber más de cada uno de ellos. Protagonistas o no protagonistas.

El desenlace es de infarto, nos mantiene en tensión hasta las últimas dos páginas, y el corazón nos amenaza con estallar de angustia. Uffs!! Tengo que confesar que he me he emocionado en muchos momentos, pero el final, buffs, el final es… una pasada. Lloraba cual magdalena.
Una historia muy recomendable, de esas que te enternecen, te emocionan, te hacen reaccionar. Ángeles se supera con cada novela, aunque mi corazón aun pertenece a Jon, y su primera novela, Entre sueños.

6 comentarios:

  1. No he leído ningún libro de esta autora pero esta es la tercera reseña que leo de este libro y cada vez tengo más ganas de hacerme con él, empezando por la portada que es preciosa todo lo demás también me atrae
    besos

    ResponderEliminar
  2. Cuando leas a esta autora, no dejarás nada de ella sin leer. Narra, describe y transmite, como nadie.
    Mil besos, guapa.

    ResponderEliminar
  3. Pendiente lo tengo en la estantería, me cuesta la vida resistirme, pero hay otros que van primero porque llevan esperando mucho.

    Que envidia Violeta ^^

    ResponderEliminar
  4. Pues este precisamente lo tengo ojeado =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. He leído otra reseña hace apenas unos días y me ha parecido una opción más que interesante de lectura que ahora vienes tu a confirmar.
    Me parece muy importante la parte que marcas de personajes sólidos.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Alba, yo la colé en mi lista de pendientes por leer, jajajajaja. Era irremediable. Besos.

    Shorby, Mientrasleo, ya me contaréis.
    Besos

    ResponderEliminar