Páginas

domingo, 4 de marzo de 2012

Llamaradas, Nora Roberts


Nora Roberts es una de las autoras más prolíficas dentro del género romántico. Tiene una capacidad bárbara para centrarse en una historia, y desarrollarla en muy poco tiempo. Ella dice que se dedica a la escritura 8 horas al día, como un trabajo normal, y el resto lo divide entre su casa, su familia y sus fans. Tiene dos hijos y vive en la misma casa desde que se casó a los 19 años. Y eso que al ser tan prolífica, dinero no le falta, precisamente.
El año pasado sacó 5 novelas al mercado, entre las novelas escritas bajo el pseudónimos de R.D. Robb y bajo Nora Roberts.
Siempre advierto que hay que diferenciar su forma de escribir ya sean novelas sin series, trilogías o sucedáneos ó novelas cortas. Donde da lo mejor de sí misma es en la novela. Y hoy os traigo la última que ha sido traducida en España, Llamaradas.

Llamaradas es una novela encuadrada dentro del suspense romántico, que se centra en la vida de los bomberos paracaidistas o “smokejumpers” como se les conoce en Estados Unidos. Es más policíaca que romántica, yo aviso.
Su título verdadero es Chasing Fire, es decir, que si lo tradujéramos, sería algo así como Persiguiendo al fuego, y le iría como anillo al dedo. Manía de inventarse los títulos, leñe. Que sí, que tiene mucho que ver las llamaradas, no os voy a decir que no, pero en realidad es una persecución en toda regla.


Es una novela de 506 páginas, con una letra de tamaño aceptable, así que los 20,90 euros que cuesta, no duelen tanto. ;)
Se divide en tres partes, en todas ellas hay una frase relacionada con el fuego dicha por personajes célebres:
La primera parte consta de 10 capítulos, y está abanderada por Shakespeare. La cita en cuestión es la siguiente: Pronto encendidos y pronto apagados. En esta primera parte tiene lugar la presentación de los personajes, del entorno, de la manera de trabajar que tienen, cuáles son sus deseos, sus objetivos, sus sueños… Las pesadillas a las que se enfrentan…
La segunda parte consta también de 10 capítulos y es donde tiene lugar el desarrollo de la acción. Los vandalismos se intensifican y aparece la muerte. Está abanderada también, esta parte, por Shakespeare: Un fuego pequeño se apaga con los pies; si se deja crecer, ni con ríos podrá extinguirse.
La tercera y última parte consta de 7 capítulos y es donde tiene lugar el desenlace, el final. Esta vez, el que abandera esta parte es Walter Pater: Arder siempre con esta llama firme y diamantina, mantener este éxtasis, es triunfar en la vida.

Cada capítulo consta de unas 8 u 9 páginas, más o menos, con lo que es una novela muy estructurada, muy trabajada para conservar la homogeneidad.
Está  narrada en tercera persona omnisciente, conociendo a la perfección lo que sienten, piensan cada personaje. En ningún momento nos desvela quien es el culpable, pero se ve venir, aunque eso no le quita emoción a la novela.
Hay una buena relación entre la narración y el diálogo, y la descripción es exquisita, te sientes en el entorno donde transcurre la acción, vuelas como ellos, sufres como ellos… No solo eres testigo, sino que te hace vivir ese mundillo, de tal manera, que tienes ganas de coger una azada y ponerte a ayudar a los personajes. Estos están muy conseguidos, eso es típico de esta autora, los logra hacer reales, tanto que esperas encontrártelos a la vuelta de la esquina.

Lo primero que resaltaría de la novela, es la documentación que ha llevado a cabo la autora. Ella suele  comentar que para documentarse no sale de casa. Antiguamente, se iba a bibliotecas, hacía entrevistas, digamos que hacía kilometrajes. Ahora, todo lo hace gracias a Internet.
No sé cómo se habrá documentado, pero realmente se ha salido del molde. Una pasada como nos introduce en el mundo de los bomberos paracaidistas.
Los personajes de esta novela pertenecen al Servicio forestal de los Estados Unidos, y se encuentran en la base de Missoula. Somos testigos desde los duros entrenamientos a los que son sometidos, las pruebas que tienen que pasar, la preparación que tienen que tener tanto física como psicológica, los conocimientos que desarrollan para conseguir combatir el fuego, y los que necesitan para poder ayudar a sus compañeros en accidentes.
Además de esa preparación, también nos ha enseñado lo duro que es combatir y luchar contra el fuego. La concentración que se necesita, la habilidad, la confianza, el trabajo en equipo. Como ya he comentado anteriormente, una pasada la documentación y cómo ha sido trasladado a la novela.


El suspense viene por dos vías, no solo por el caso policial en sí, sino también en la lucha contra el fuego. Estás metido en un incendio y no solo tienes que luchar contra él, intentando por todos los medios, apagarlo antes que queme más hectáreas y sin perder tu vida, sino que también debes luchar contra un asesino que anda suelto.
Por primera vez, he visto una novela donde la policía local y el FBI tenían buena consonancia, no se quitan el caso, no trabajan por separado, sino que aúnan fuerzas contra el enemigo.

La relación sentimental existente en la novela, corre a cargo de dos generaciones, es decir, que hay dos relaciones sentimentales, la de la hija, y el del padre. Un amor nuevo, pasional, arrebatador, contra un amor pausado, dulce y tierno. Muy bueno ambos con sus distintas maneras de vivirlo.

Como no podía ser de otra manera, Nora Roberts vuelve a poner el concepto de familia sobre la palestra. Como siempre, ella toca los problemas familiares desde multitud de puntos de vista. Son muchos tipos de familia los que aparecen en este libro: niños huérfanos que son acogido por otros familiares y cuidados con amor; madres que se largan y dejan a la niña con el padre; familia completa pero con problemas de convivencia; madres solteras; separaciones y divorcios; viudas; y la familia que forman los compañeros de equipo… Un amplio abanico que vamos conociendo conforme avanza la historia. Ella no juzga ninguna de esas familias, solo nos las presenta.

Y por último resaltar los sentimientos que nos trasmite la autora gracias a sus personajes. Nos encontramos el valor por encima de todo; la seguridad de uno mismo; el miedo; la pasión; el afán de superación; los complejos; la desconfianza y su opuesto;  la amistad; la familia; el amor…
Una novela muy recomendable, dinámica, amena y muy entretenida. Aquellos que os guste Nora Roberts, no os defraudará.

6 comentarios:

  1. he leído algún libro de esta autora y me gusta bastante, este no lo conocía pero por lo que cuentas tiene buena pinta así que tomo nota
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Un beso guapa, espero que te guste.

    ResponderEliminar
  3. Yo con esta autora tengo un problema. No diré que me guste, se pasa el rato... pero no diferencio sus libros entre ellos. Me parecen todos iguales y acabo sin recordar cuales leí.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Si, con algunos puedes llegar a liarte, sin embargo otros impactan y se te quedan en la retina. Este es uno deellos. Besotes!

    ResponderEliminar
  5. He leído pocos libros de Nora Roberts pero me gusta su estilo, obre todo en las novelas independientes.

    Ésta tiene muy buena pinta, con la reseña que has hecho le pones los dientes largos a cualquiera! jajaja. Me la apunto junto con otras de la autora que tengo pendientes :P

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Hala, hala, apunta, apunta.. Que la Roberts es sagrá, jajajajajjajaja

    ResponderEliminar