Páginas

domingo, 18 de marzo de 2012

La mujer de negro, Susan Hill


Personalmente, pienso que el género literario más difícil, es el de terror. Cuando vas a ver una película de miedo, son muchos los elementos que ayudan a crear ese ambiente, esa tensión. La película se basa en la historia, pero juega con las imágenes, la iluminación, el sonido, los “sustos” típicos… Mientras que sentir miedo con un libro, recae en la historia y en el escritor. Debe saber cómo crear ese ambiente de tensión, como hacernos “ver” el peligro, sentir ese miedo, ese terror, solo con leer lo que está haciendo el protagonista, y sin que el lector se esté dando cuenta.
Las buenas novelas de terror son aquellas en las que estás tan metida en la trama, que si alguien se acerca a ti y te pone la mano en el hombro, saltas como si tuvieras un resorte, con el corazón en la garganta, a punto de morir de un infarto. Es muy difícil encontrar una novela así.  

Me gustan las novelas de terror pero lo paso realmente mal. Me impresiono con facilidad, así que recurro mejor al libro antes que ver una película. Hay escenas de pelis de terror que aun tengo impresas en la retina, mientras que con la novela de terror, soy yo la que tiene el control. No me hace falta un cojín para taparme la cara, solo con cerrar las páginas del libro me siento segura. Aun así, el subidón de adrenalina merece la pena.

Hoy tenía ganas de sentir ese miedo y he recurrido a una novela que está ahora de moda, gracias a la película que ha llevado al cine, el actor de Harry Potter, Daniel Radcliffe: La mujer de negro.
Esta película está basada en una novela de igual nombre, escrita por Susan Hill, y fue editada la primera vez en 1983. Ha tenido enorme éxito, llevándose incluso a la televisión como serie, antes de ser llevada a la gran pantalla.

Susan Hills es una escritora inglesa, de 70 años que ha sentido el amor por las letras desde bien pequeña. Su primera novela la publicó siendo aun estudiante, y desde entonces no ha parado de escribir. Es una autora enigmática y tiene una vena oscura y siniestra, que le hace escribir novelas de terror como nadie; aunque también ha escrito novelas juveniles, policíacas y de no ficción. Esa cara oscura de esta autora, está basada en sus propias vivencias, puesto que no ha tenido una vida fácil. Perdió a su primera pareja, a su segundo hijo, y ella misma tuvo una experiencia muy cercana a la muerte.

La mujer de negro es una novela de terror gótico, y no es extraño puesto que Susan Hill es una fan incondicional de aquella época y de aquellos autores, disfrutando mucho con Wilkie Collins y Dickens, cogiendo incluso el título de una obra de Collins, La dama de blanco, como inspiración para la suya propia.
Es una novela cortita, consta de 192 páginas, y ha sido reeditada por la editorial Edhasa después del éxito de la película.

Encontramos casi todas las características de la novela gótica en este libro. Lo primero que descubrimos es el ambiente romántico que tanto les gustaba a los autores de la época, es decir, paisajes sombríos en este caso con  niebla densa que dificulta la visión. Además, está centrada en una mansión antigua, con algunas partes derruidas, con cementerios en el exterior, páramos con tierras movedizas…
Tenemos presencia paranormal, en este caso hablamos de fantasmas, con sus ruidos nocturnos y sus apariciones que quitan el aliento. Hay personajes extraños y fascinantes que ayudan a acrecentar esa incertidumbre, ese miedo.
La climatología no ayuda tampoco: tormentas, niebla, viento, lluvia….  Y como no podría ser de otra manera, con su profecía ancestral. Pero esta os dejo descubrirla vosotros.

Es una novela narrada en primera persona, por el propio protagonista, que con un vocabulario exquisito, nos lleva a recordar una parte de su vida que hubiera querido borrar de su memoria. En el primer capítulo, Arthur, nos presenta su vida actual, cómo vive, de qué vive, con quién vive, pero siempre dejando caer la existencia de un terrible suceso que le marcó para el resto de su vida. Tras un encontronazo con su familia, decide contarnos aquello de lo que fue testigo cuando joven.

Susan juega con la incertidumbre, y es esta la que provoca el miedo del lector. No sabemos qué ocurre hasta el final, pero vamos sintiendo miedo desde las primeras páginas, intensificándose con la llegada a la mansión, y llegando el momento culmen al final.
Juega con esos elementos góticos que ya hemos explicado, y lo hace de manera magistral.
Siempre me ha ocurrido con este tipo de novelas, que me he desencantado con el final, pero no así con La mujer de negro. La tensión, el miedo, el pavor, la angustia, el pánico, el terror… lo sentimos desde el principio hasta el final. Es una novela corta pero impactante, y por supuesto espeluznante. 
Ya sabéis, si veis una mujer de negro, huid en dirección contraria y… nunca le miréis a los ojos.
Recomendable 100%

7 comentarios:

  1. Dan ganas de leerlo, eso sin duda... Lo que tira para atrás es el miedo que puede causar. Me atrae mucho ^^

    ResponderEliminar
  2. Pues nada, son muy poquitas páginas, aunque muy intensas. Hay que ser valienteeeeeee!!! :D
    Animo, ya me contarás!

    ResponderEliminar
  3. Leerlo sí, de cabeza. La película no la veré, creo que no soy capaz de sacarme a Potter de la cabeza.
    Gran entrada la de hoy
    Besos

    ResponderEliminar
  4. me lo apunto, este año me he aficionado a las novelas de ambiente gótico y ésta tiene muy buena pinta
    un beso!

    ResponderEliminar
  5. No hago más que leer reseñas super positivas o super negativas, nada intermedio...
    Por mi parte, le tengo ganas =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Pues si terminais leyendola, ya os leere las reseñas!!!
    Espero que os guste.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. magnifico blog , te esperamos con comentarios tuyos
    gracias y saludos, ahora seguiremos en contacto.

    ResponderEliminar