Páginas

domingo, 18 de marzo de 2012

La mujer de negro, Susan Hill


Personalmente, pienso que el género literario más difícil, es el de terror. Cuando vas a ver una película de miedo, son muchos los elementos que ayudan a crear ese ambiente, esa tensión. La película se basa en la historia, pero juega con las imágenes, la iluminación, el sonido, los “sustos” típicos… Mientras que sentir miedo con un libro, recae en la historia y en el escritor. Debe saber cómo crear ese ambiente de tensión, como hacernos “ver” el peligro, sentir ese miedo, ese terror, solo con leer lo que está haciendo el protagonista, y sin que el lector se esté dando cuenta.
Las buenas novelas de terror son aquellas en las que estás tan metida en la trama, que si alguien se acerca a ti y te pone la mano en el hombro, saltas como si tuvieras un resorte, con el corazón en la garganta, a punto de morir de un infarto. Es muy difícil encontrar una novela así.  

Me gustan las novelas de terror pero lo paso realmente mal. Me impresiono con facilidad, así que recurro mejor al libro antes que ver una película. Hay escenas de pelis de terror que aun tengo impresas en la retina, mientras que con la novela de terror, soy yo la que tiene el control. No me hace falta un cojín para taparme la cara, solo con cerrar las páginas del libro me siento segura. Aun así, el subidón de adrenalina merece la pena.

Hoy tenía ganas de sentir ese miedo y he recurrido a una novela que está ahora de moda, gracias a la película que ha llevado al cine, el actor de Harry Potter, Daniel Radcliffe: La mujer de negro.
Esta película está basada en una novela de igual nombre, escrita por Susan Hill, y fue editada la primera vez en 1983. Ha tenido enorme éxito, llevándose incluso a la televisión como serie, antes de ser llevada a la gran pantalla.

Susan Hills es una escritora inglesa, de 70 años que ha sentido el amor por las letras desde bien pequeña. Su primera novela la publicó siendo aun estudiante, y desde entonces no ha parado de escribir. Es una autora enigmática y tiene una vena oscura y siniestra, que le hace escribir novelas de terror como nadie; aunque también ha escrito novelas juveniles, policíacas y de no ficción. Esa cara oscura de esta autora, está basada en sus propias vivencias, puesto que no ha tenido una vida fácil. Perdió a su primera pareja, a su segundo hijo, y ella misma tuvo una experiencia muy cercana a la muerte.

La mujer de negro es una novela de terror gótico, y no es extraño puesto que Susan Hill es una fan incondicional de aquella época y de aquellos autores, disfrutando mucho con Wilkie Collins y Dickens, cogiendo incluso el título de una obra de Collins, La dama de blanco, como inspiración para la suya propia.
Es una novela cortita, consta de 192 páginas, y ha sido reeditada por la editorial Edhasa después del éxito de la película.

Encontramos casi todas las características de la novela gótica en este libro. Lo primero que descubrimos es el ambiente romántico que tanto les gustaba a los autores de la época, es decir, paisajes sombríos en este caso con  niebla densa que dificulta la visión. Además, está centrada en una mansión antigua, con algunas partes derruidas, con cementerios en el exterior, páramos con tierras movedizas…
Tenemos presencia paranormal, en este caso hablamos de fantasmas, con sus ruidos nocturnos y sus apariciones que quitan el aliento. Hay personajes extraños y fascinantes que ayudan a acrecentar esa incertidumbre, ese miedo.
La climatología no ayuda tampoco: tormentas, niebla, viento, lluvia….  Y como no podría ser de otra manera, con su profecía ancestral. Pero esta os dejo descubrirla vosotros.

Es una novela narrada en primera persona, por el propio protagonista, que con un vocabulario exquisito, nos lleva a recordar una parte de su vida que hubiera querido borrar de su memoria. En el primer capítulo, Arthur, nos presenta su vida actual, cómo vive, de qué vive, con quién vive, pero siempre dejando caer la existencia de un terrible suceso que le marcó para el resto de su vida. Tras un encontronazo con su familia, decide contarnos aquello de lo que fue testigo cuando joven.

Susan juega con la incertidumbre, y es esta la que provoca el miedo del lector. No sabemos qué ocurre hasta el final, pero vamos sintiendo miedo desde las primeras páginas, intensificándose con la llegada a la mansión, y llegando el momento culmen al final.
Juega con esos elementos góticos que ya hemos explicado, y lo hace de manera magistral.
Siempre me ha ocurrido con este tipo de novelas, que me he desencantado con el final, pero no así con La mujer de negro. La tensión, el miedo, el pavor, la angustia, el pánico, el terror… lo sentimos desde el principio hasta el final. Es una novela corta pero impactante, y por supuesto espeluznante. 
Ya sabéis, si veis una mujer de negro, huid en dirección contraria y… nunca le miréis a los ojos.
Recomendable 100%

martes, 13 de marzo de 2012

La Torre del Gallo, Francisco Javier Oliva


No hay nada más difícil, como ya os he dicho más de una vez, que reseñar novelas pertenecientes a un género que sueles tocar poco. Y si encima, el autor es conocido, apaga y vámonos. No sé si le tienes más miedo al género o al autor. Mira que si le da por matarme… Ah, no, espera, que eso ya lo ha hecho. (No, no me he vuelto loca, para saber la solución de este enigma, debéis leer la novela). Y tranquilos, no es un spoiler.

La novela a reseñar se titula La Torre del Gallo, y el autor es Francisco Javier Oliva. Sí, ya os hablé de ellos dos (la novela y el autor) en la presentación que tuvo lugar en Sevilla.
Antes que nada vamos a intentar clasificarla, y digo intentar porque tiene un poco de todo. Fundamentalmente, podemos decir que es narrativa aunque no es contemporánea puesto que está ambientada en 2044, en Sigüenza, ciudad perteneciente a la provincia de Guadalajara. Además de narrativa, y un poco de ciencia ficción, también encontramos una gran carga de novela policíaca o mejor dicho de suspense. Vamos, la mar de completita. Es decir, es una novela costumbrista con una trama de misterio en su interior. Y para intentar explicarme, debo seguir reseñando.

La novela consta de 707 páginas. ¡Sip!… pero no empecéis a hiperventilar que la letra es grandecita, así que no son tantas, de verdad.
Está narrado en tercera persona y los capítulos constan de una media de 7 u 8 páginas cada uno. Y digo media, eh? Que algunos no llegan y otros la sobrepasan.  Son 47 capítulos numerados en romano.
 Podemos decir que es una novela coral. Es verdad que sobresalen dos personajes, Diego y Samuel, pero todos y cada uno de ellos, tienen una gran importancia en la trama. No podríamos llamarlos secundarios, porque todos tienen su momento de gloria.

Empezamos la novela conociendo a Samuel y a Diego. Samuel  es el encargado de cuidar a Diego, un anciano que vuelve tras estar 40 años en Afganistán, en una cárcel, y lo hace aquejado del Síndrome de Korsakoff. Supongo que habréis fruncido el ceño al escuchar esto último, así que os intento explicar qué síntomas tiene esta enfermedad. La enfermedad se debe a la ausencia de la tiamina o vitamina B1. Se da normalmente en personas alcohólicas, aunque también puede deberse a una malnutrición severa. El caso es, que sin esta vitamina, el cerebro se ve dañado, afectando a la memoria. La persona es incapaz de formar nuevos recuerdos; tiene pérdida de memoria grave; inventa aquello que no recuerda, es decir, confabula; y sufren alucinaciones.
Esta es la enfermedad que sufre Diego. Para él, aun están en 2009, no es consciente que han pasado 40 años, y debe enfrentarse a su vuelta, al cambio sufrido por el tiempo tanto de su ciudad como de sus amigos, la pérdida de seres queridos, la evolución tecnológica….  Para poder enfrentarse a todo eso, tiene a Samuel y a Mencía. Y a través de ellos y de los demás personajes, vamos conociendo a Diego y las vivencias pasadas. Ahí, en el pasado, es donde tiene lugar el “asuntillo” de suspense de la novela. Pero no es un salto en el tiempo, es decir, nosotros, los lectores, no nos movemos del 2044, todas las circunstancias que tuvieron lugar en el pasado, son contadas por los personajes en las conversaciones que tienen entre ellos.

La novela en sí es como un viaje, o mejor dicho, dos. Uno de los viajes es a través de la memoria de Diego y de sus amigos; y el otro es el viaje a través de Sigüenza y su historia. Vamos acompañando a los personajes por calles, esquinas, bares, monumentos, puentes, torres; además conocemos la Semana santa de Sigüenza, el verano y los veraneantes… Vamos, lo que viene siendo una novela costumbrista.
Y aquí llega la única pega que le he encontrado a la novela, y es personal. Es decir, que me consta que soy yo la que tiene el problema, puesto que se que esta parte, la de las costumbres, modos  y usos, está bien integrada en la novela. Pero a mí, las narraciones describiendo lugares, monumentos y demás, me cuestan mucho. Me atasco en ellas. De ahí mi despego a las novelas históricas y narrativas. Y sí, me he atascado un poco en esta parte.

Sin embargo, he disfrutado con lo demás, puesto que los personajes están muy conseguidos, totalmente reales; y la parte de suspense atrapa desde el principio. Y el final, ¡¡Buff!!! Que contar del final… Ojiplática te deja.
Es una novela llena de secretos, cotilleos, miedos, rencores, venganzas, racismo, diferencia entre clases sociales…  y por supuesto Sigüenza, la principal protagonista. Aquel que la conozca disfrutará con sus páginas, aquellos que como yo, no la conozcan, sentirán deseos de hacerlo. Próximas vacaciones, destino Sigüenza.

sábado, 10 de marzo de 2012

BiblioFórum: El lado más desconocido de Tolkien


Hay un dicho popular con el que estoy muy, muy de acuerdo: Nunca te acostarás sin saber algo nuevo. Y ayer fue un día de descubrimientos.
Foto cedida por los componentes de BiblioForum

Como todos los segundos viernes de cada mes, nos reunimos en CICUS para acudir, una vez más (y que no falte), a las charlas de BiblioFórum.
Normalmente, suelen escoger un género literario y hablar de él, pero ayer nos sorprendieron,  escogiendo a un autor muy conocidos por los lectores de Fantasía, John Ronald Reuel Tolkien. Habrá algunos de vosotros, que se hayan quedado mirando ese nombre, y se hayan encogido de hombros diciendo: pues no lo conozco. ¿Y si os digo que Tolkien fue el escritor de: El señor de los anillos? Si no habéis leído alguno de sus libros, puede que hayáis visto las películas, ¿no?

Para esta charla, contaron con la presencia de la delegación sevillana de la Sociedad Tolkien, representada por Rocío Cañero Puerto, Alberto Castro y Delia Martin Garwood; moderando estuvo Concha Perea. Esta sociedad, suele organizar actividades culturales, premios, etc.. para acercar la vida y obra de Tolkien a aquellos que la desconocen.
El 25 de marzo tiene lugar el día de Tolkien, y no, no coincide con su nacimiento, puesto que este tuvo lugar el 3 de enero, pero han elegido este día, como guiño a una de sus obras, puesto que el 25 de marzo de 3019 de la Tercera Edad, fue cuando se destruyó el Anillo Único.
Pero aquí en Andalucía, han puesto las elecciones justo ese día, así que decidieron, con esta charla en BiblioFórum, hacerle un homenaje a este conocido autor.

Conforme iban hablando de sus distintas obras, no solo escribió El señor de los anillos, nos iban dando pinceladas de su vida y su personalidad. Tolkien nació en 1892, y era filólogo, poeta y escritor. Trabajó en la Universidad de Oxford y pasó más tarde a Merton College, perteneciente a esa misma Universidad. Como profesor era duro y estricto, pero demostró también tener su corazoncito y lo demostraba con los cuentos que les escribía a sus hijos:
El señor Bliss, Cartas de Papa Noel, Roverandom, El herrero de Wootton Mayor

Tengo que confesar, que Tolkien no es santo de mi devoción. En mi defensa alegaré que la narrativa densa y lenta, me saca de la historia, no soy de descripciones largas, ni detallistas. Y Tolkien se caracteriza por este tipo de narraciones, así que nunca he llegado a leer ninguna de sus novelas.
Sin embargo, tras la charla de ayer, y tras haber tenido en las manos algunos de estos libros, me han entrado muchísimas ganas de leer los cuentos infantiles. Sobre todo las cartas de Papa Noel. Me parece tan tierno, tan enternecedor, que le fuera escribiendo, año a año, a sus niños, cartas como si fuera Papa Noel…. Así que tengo que hacerme con él.

Además de los cuentos y del señor de los anillos, Tolkien escribió otra novela, que se llevó muchas alabanzas en el día de ayer: Hoja de Niggle, con moraleja incluida. La verdad que me encantó también. Ah y Egidio, el granjero de Ham, que según contaron podía haber sido escrito por Tolkien, como parodia del Señor de los anillos.
Evidentemente no faltó El señor de los anillos, El hobbit, El Silmallirion…. También se habló de las películas y sus diferencias con las novelas...

Pero lo que más me llamó la atención fue Tolkien como escritor, es decir, cuando empezaron a hablar de Tolkien y la relación con su editor; de cómo escribía; cómo se organizaba o mejor dicho su falta de organización… Digamos que así conocimos a un Tolkien más humano, más cercano. Por cierto, desconocía el hecho de que tardara 11 años en terminar El señor de los anillos. ¡¡¡¡11 años!!!! Si yo hubiera sido el editor, hubiera muerto de un infarto, vamos….  Y también me impactó el juego posterior a dos bandas que tuvo el señor Tolkien con los editores. ¡¡Pobre editor, supongo que terminaría calvo de la angustia!!

En fin, fue una charla divertida, sorprendente y dinámica. Si no pudisteis venir y os apetece ver qué tal fue, podéis pasar por este enlace:
En la carpeta de BiblioForum, el video del 9 de marzo.
Foto cedida por los componentes de BiblioFórum

La siguiente reunión será el 30 de marzo sobre la novela negra, en La Casa del libro, a las 19.30h. ¡¡¡¡No faltéis!!!!

lunes, 5 de marzo de 2012

La dalia roja, Lynda La Plante



Mi lista de libros por leer está cogiendo ya una longitud considerable, y es que anoto recomendaciones de todos lados: blogs, foros, del boca a boca, de los periódicos… E intento, normalmente, seguir un orden de lectura estipulado según el orden de llegada a la lista. Claro que si quien te recomienda el libro es tu primo, al que no le gusta nada de nada leer, y te dice que se ha leído 416 páginas en un soplido y en el móvil, eso no es una recomendación, ¡¡¡eso es una imposición en toda regla!!!

Así que La dalia roja de Lynda La Plante, subió todos los peldaños de la lista de golpe, quedando en primerísimo lugar. ¡Y qué libro!

Lynda La Plante nació en 1946, Liverpool. Hizo arte dramático en La real academia, y cuando salió de allí, trabajó con el Teatro Real y con la Real compañía de Shakespeare (allí todo es real… O.O la leche!!). Años más tarde, daría el paso a la televisión, consagrándose como una actriz dramática, entre otras cadenas, en la Fox. Tras unos años de actriz, se dio cuenta que con lo que más disfrutaba era escribiendo guiones, así que pasó de actriz a guionista, ganando el premio Edgar Award por la serie Prime Suspect en la época de los 90. Además de actriz, escritora y guionista, es productora de La Plante Productions… casi nada.

La dalia roja es la segunda novela de una serie de 7 libros que tienen a Anne Travis como protagonista. De los siete, solo dos están traducidos al español: Más allá de la sospecha, y La dalia roja, ambas de la editorial Viceversa. La serie pertenece al género policial sin lugar a dudas y así lo deja claro la portada. Es lo primero que llama la atención.

Antes de seguir desglosando la novela, decir que los tres primeros libros de la serie, ya han dado el salto a la pequeña pantalla, con la propia productora de la autora, y con mucho éxito por lo visto.


El libro tiene, como ya he comentado anteriormente 416 páginas, divididas en 21 capítulos, y compuestos estos a su vez, por días. Es decir, que en un capítulo puede transcurrir varios días, o no llegar a ser 24 horas, dependiendo la acción que tenga lugar en ese día en concreto. Son 21 capítulos y la solución del caso (si es que llega a solucionarse, eso tendréis que comprobarlo vosotros) tiene lugar en 35 días.
Prevalece el diálogo frente a la narración, y cuando esta tiene lugar, está en tercera persona, aunque solo lo usa para contarnos el entorno de los personajes y lo que sienten, el resto, es decir, la investigación, lo que van descubriendo, todo eso, lo hacen con diálogos, te lo cuentan los propios personajes.

Gracias al éxito del caso anterior (creo que en ningún momento hablan de él, aunque sí de la relación de los dos protagonistas), Anne Travis asciende a detective de la Comisaría de Richmond, pueblo al sudoeste de Londres, y debe enfrentarse al caso más impactante, desagradable y difícil que ha ocurrido en la zona. Tras los primeros datos recogidos y las primeras investigaciones, descubren que es un imitador, del caso más mediático de Estados Unidos, en los años cincuenta, el caso de la Dalia negra.

A muchos de vosotros os sonará este caso, puesto que el caso de La Dalia negra está basado en hechos reales, y fue recogido en una novela por James Ellroy, y llevado incluso a la gran pantalla bajo el mismo título.
Para aquellos que no supieran nada de él, os resumo un poco, sin entrar en detalles, puesto que en esta novela se habla largo y tendido de él.
El 15 de enero de 1947, se encontró en Leimert Park, a Elizabeth Short, torturada, asesinada y mutilada. Debido a los pocos medios de aquel entonces, a lo desmedido del caso, y a la participación de la prensa liándolo todo, ese caso nunca llegó a resolverse. Pero sí que se dispone de mucha información en la red, por la amplia cobertura periodística que tuvo.

La dalia roja tiene el mismo comienzo que La Dalia negra, es más, este asesino imita de forma detallada todo lo que hacía el anterior.  Así que los investigadores se empiezan a encontrar con los mismos obstáculos que se encontraron entonces, incluso la prensa hace acto de presencia en la novela. Pero ahora tenemos más medios… ¿serán capaces de resolverlo sin que haya una muerte más?

Mientras lo iba leyendo, iba acordándome de la trilogía Vartanian (Muere para mí, Grita para mí, Mata para mí). Se parecen mucho en el sentido de que son muy duras, aunque descriptivamente hablando, Karen Rose es peor que Lynda. Se asemeja en tener a una familia como pseudo-protagonista con muchos secretos, que han sufrido abusos y a la que le cuesta salir adelante.

Además del caso policial, Lynda nos deja ver parte de la vida de la protagonista, y salpimenta su historia con la presencia de un periodista y de su jefe. Un poco de devaneos sentimentales no viene mal para calmar un tenso ambiente.

Es una novela que atrapa desde el primer capítulo; llena de tensión, suspense, terror psicológico en muchos momentos, que te deja pegada a las páginas sin remedio, y que cuando terminas quieres seguir sabiendo qué ocurre con los personajes. ¿Sacarán en español los siguientes títulos? Recomendable 100%... Es más, como he dicho antes, no es una recomendación, es una imposición.  ;)

domingo, 4 de marzo de 2012

Llamaradas, Nora Roberts


Nora Roberts es una de las autoras más prolíficas dentro del género romántico. Tiene una capacidad bárbara para centrarse en una historia, y desarrollarla en muy poco tiempo. Ella dice que se dedica a la escritura 8 horas al día, como un trabajo normal, y el resto lo divide entre su casa, su familia y sus fans. Tiene dos hijos y vive en la misma casa desde que se casó a los 19 años. Y eso que al ser tan prolífica, dinero no le falta, precisamente.
El año pasado sacó 5 novelas al mercado, entre las novelas escritas bajo el pseudónimos de R.D. Robb y bajo Nora Roberts.
Siempre advierto que hay que diferenciar su forma de escribir ya sean novelas sin series, trilogías o sucedáneos ó novelas cortas. Donde da lo mejor de sí misma es en la novela. Y hoy os traigo la última que ha sido traducida en España, Llamaradas.

Llamaradas es una novela encuadrada dentro del suspense romántico, que se centra en la vida de los bomberos paracaidistas o “smokejumpers” como se les conoce en Estados Unidos. Es más policíaca que romántica, yo aviso.
Su título verdadero es Chasing Fire, es decir, que si lo tradujéramos, sería algo así como Persiguiendo al fuego, y le iría como anillo al dedo. Manía de inventarse los títulos, leñe. Que sí, que tiene mucho que ver las llamaradas, no os voy a decir que no, pero en realidad es una persecución en toda regla.


Es una novela de 506 páginas, con una letra de tamaño aceptable, así que los 20,90 euros que cuesta, no duelen tanto. ;)
Se divide en tres partes, en todas ellas hay una frase relacionada con el fuego dicha por personajes célebres:
La primera parte consta de 10 capítulos, y está abanderada por Shakespeare. La cita en cuestión es la siguiente: Pronto encendidos y pronto apagados. En esta primera parte tiene lugar la presentación de los personajes, del entorno, de la manera de trabajar que tienen, cuáles son sus deseos, sus objetivos, sus sueños… Las pesadillas a las que se enfrentan…
La segunda parte consta también de 10 capítulos y es donde tiene lugar el desarrollo de la acción. Los vandalismos se intensifican y aparece la muerte. Está abanderada también, esta parte, por Shakespeare: Un fuego pequeño se apaga con los pies; si se deja crecer, ni con ríos podrá extinguirse.
La tercera y última parte consta de 7 capítulos y es donde tiene lugar el desenlace, el final. Esta vez, el que abandera esta parte es Walter Pater: Arder siempre con esta llama firme y diamantina, mantener este éxtasis, es triunfar en la vida.

Cada capítulo consta de unas 8 u 9 páginas, más o menos, con lo que es una novela muy estructurada, muy trabajada para conservar la homogeneidad.
Está  narrada en tercera persona omnisciente, conociendo a la perfección lo que sienten, piensan cada personaje. En ningún momento nos desvela quien es el culpable, pero se ve venir, aunque eso no le quita emoción a la novela.
Hay una buena relación entre la narración y el diálogo, y la descripción es exquisita, te sientes en el entorno donde transcurre la acción, vuelas como ellos, sufres como ellos… No solo eres testigo, sino que te hace vivir ese mundillo, de tal manera, que tienes ganas de coger una azada y ponerte a ayudar a los personajes. Estos están muy conseguidos, eso es típico de esta autora, los logra hacer reales, tanto que esperas encontrártelos a la vuelta de la esquina.

Lo primero que resaltaría de la novela, es la documentación que ha llevado a cabo la autora. Ella suele  comentar que para documentarse no sale de casa. Antiguamente, se iba a bibliotecas, hacía entrevistas, digamos que hacía kilometrajes. Ahora, todo lo hace gracias a Internet.
No sé cómo se habrá documentado, pero realmente se ha salido del molde. Una pasada como nos introduce en el mundo de los bomberos paracaidistas.
Los personajes de esta novela pertenecen al Servicio forestal de los Estados Unidos, y se encuentran en la base de Missoula. Somos testigos desde los duros entrenamientos a los que son sometidos, las pruebas que tienen que pasar, la preparación que tienen que tener tanto física como psicológica, los conocimientos que desarrollan para conseguir combatir el fuego, y los que necesitan para poder ayudar a sus compañeros en accidentes.
Además de esa preparación, también nos ha enseñado lo duro que es combatir y luchar contra el fuego. La concentración que se necesita, la habilidad, la confianza, el trabajo en equipo. Como ya he comentado anteriormente, una pasada la documentación y cómo ha sido trasladado a la novela.


El suspense viene por dos vías, no solo por el caso policial en sí, sino también en la lucha contra el fuego. Estás metido en un incendio y no solo tienes que luchar contra él, intentando por todos los medios, apagarlo antes que queme más hectáreas y sin perder tu vida, sino que también debes luchar contra un asesino que anda suelto.
Por primera vez, he visto una novela donde la policía local y el FBI tenían buena consonancia, no se quitan el caso, no trabajan por separado, sino que aúnan fuerzas contra el enemigo.

La relación sentimental existente en la novela, corre a cargo de dos generaciones, es decir, que hay dos relaciones sentimentales, la de la hija, y el del padre. Un amor nuevo, pasional, arrebatador, contra un amor pausado, dulce y tierno. Muy bueno ambos con sus distintas maneras de vivirlo.

Como no podía ser de otra manera, Nora Roberts vuelve a poner el concepto de familia sobre la palestra. Como siempre, ella toca los problemas familiares desde multitud de puntos de vista. Son muchos tipos de familia los que aparecen en este libro: niños huérfanos que son acogido por otros familiares y cuidados con amor; madres que se largan y dejan a la niña con el padre; familia completa pero con problemas de convivencia; madres solteras; separaciones y divorcios; viudas; y la familia que forman los compañeros de equipo… Un amplio abanico que vamos conociendo conforme avanza la historia. Ella no juzga ninguna de esas familias, solo nos las presenta.

Y por último resaltar los sentimientos que nos trasmite la autora gracias a sus personajes. Nos encontramos el valor por encima de todo; la seguridad de uno mismo; el miedo; la pasión; el afán de superación; los complejos; la desconfianza y su opuesto;  la amistad; la familia; el amor…
Una novela muy recomendable, dinámica, amena y muy entretenida. Aquellos que os guste Nora Roberts, no os defraudará.

sábado, 3 de marzo de 2012

¿Frikismo o locura?


Fue un 15 de febrero de 2007 cuando descubrí lo que era, realmente, la literatura. No, no es que aprendiera leer a esa edad, no miradme así, que fui precoz para eso; sino que descubrí  un mundo diferente al que yo conocía, gracias a Internet. 

Empecé a leer muy pequeña, y para mí fue como encontrar mil maneras de correr aventuras, de reír, de pasarlo bien, y de llorar en ocasiones, porque menudo dramones he leído… Pero siempre me sentía con necesidad de contarlo, de vivirlo con otras personas, y en mi entorno, la lectura no era un pasatiempo normal. Mi madre leía, claro, pero no a mis velocidades, así que no podía comentarlo con nadie.

Hasta que un 15 de febrero, me regalaron Internet y puse en el buscador: foro de libros. Y ocurrió el milagro. No solo pude compartir mis opiniones de los libros, sino que descubrí muchísimas personas que compartían mi pasión; conocí a muchas de ellas; enriquecí mi lista de autores, de novelas, de géneros… Era infinito!!! Y sí, empecé a conocer autores españoles que empezaban a despuntar, que tenían un sueño, y que luchaban para conseguirlo. Descubrí que había presentaciones de libros, donde podías interactuar con el autor, y además, jornadas literarias, conferencias, mesas redonda, BLOGS!!… En serio, un mundo maravilloso se abrió ante mis ojos.

Una de las cosas que más me impactó, fue la primera dedicatoria que conseguí. ¡¡Me habían dedicado el libro a mí!! ¡¡Dios!! En fin, sí, chorradas, pero por aquel entonces era… era… mágico. Y no tan “por aquel entonces”, que ahora me gusta más una dedicatoria, que a un tonto un lápiz.
¿Os acordáis de pequeño con los cromos? : Nooo, me falta esteeee. Yo tengo ese repe!!! Pues chispa más o menos, ocurre en el mundo de las dedicatorias.

Desde entonces y hasta ahora, siempre voy a las presentaciones con mi librito bajo el brazo, esperando esa rúbrica, esas palabras. Algunas te llegan al alma porque es un amigo el que te las escribe; otras son impersonales, pero para ti, valen un potosí.

Esta mañana he estado recordando todas las dedicatorias que tengo. Sí, recuerdo muchas, y no, no son pocos los libros que tengo firmados. Y más que me quedan por firmar….
Si esta mañana hablaba con un amigo sobre las dedicatorias, esta tarde otro amigo ha puesto una preciosa en su facebook. Hoy es el día del recuerdo, de las dedicatorias.
Yo os dejo aquí una de mis favoritas:

Primera parte de la dedicatoria

Segunda parte.

Y vosotros, ¿ coleccionáis dedicatorias? ¿Cuál es vuestra favorita? Y la primera que os dedicaron, ¿qué novela era?

viernes, 2 de marzo de 2012

Presentación: Letal como un solo de Charlie Parker

Foto realizada por Adrián Gomez
Ayer tarde tuvo lugar la Presentación del libro de Javier Márquez Sánchez, Letal como un solo de Charlie Parker.
Nos citaron a las 19.30h, en la cuarta planta de La Casa del libro. No era una invitación cualquiera, no. Todo se hizo a lo grande, como no podía ser menos, y la invitación fue una de las pistas que nos dejaba el autor, de cómo iba a desarrollarse la presentación.


Soy una persona puntual, siempre que puedo, así que suelo estar con mucha antelación en este tipo de eventos. El reloj estaba dando las siete, cuando me bajaba del metro-centro de Sevilla, y a paso lento, disfrutaba del paseo por una de las calles peatonales más concurridas, Tetuán. Iba mirando el móvil, como siempre, absorta en comentarios “facebookeros” y demás, cuando de repente, una ráfaga de aire, provocó que  levantara la vista.
Un caballero, alto, de porte elegante, pasó como una exhalación por mi lado. Parecía que tenía prisa. Y cuando me fijé con más detalle (evidentemente en la espalda, porque iba como las balas), reconocí al autor. Y sí, a lo lejos pude ver como se metía en la librería tras saludar a unos cuantos amigos que ya le esperaban en la puerta.

Entrar en estos lugares para mí, es como ponerle a un alcohólico anónimo tres botellas de whisky, ron y tequila delante, una locura. Se cuando entro en las librerías, pero no cuando salgo. Quedo abducida por la inmensa cantidad de libros, por las posibilidades que eso denota, tantas aventuras por vivir, esas sonrisas por sacar, las lágrimas que compartir… En fin.. lo dicho una locura…
Así que se me pasó el tiempo volando y cuando me vine a dar cuenta, estaba rodeada de amigos, subiendo a la cuarta planta de ese antro personal de perversión llamada Casa del libro.

Tuvimos un caluroso recibimiento. El propio autor, en la puerta, iba saludando uno a uno, a todos los invitados al evento. Eso provocó un ligero taponamiento que llegaba a las escaleras, pero es que todo el mundo quería llevarse el saludo de Javier.
Una vez dentro, todos empezamos a situarnos. A mí me dio por irme hacia una esquina, así que me quedé incapacitada para realizar fotos, he ahí la carencia de instantáneas propias, y que haya recurrido a la cámara de un amigo.

Decir que no cabía un alfiler es tirar por lo bajo, así que haceros, más o menos, la idea. Una pasada!!!
En la mesa, ya estaban situados Javier Márquez, Maria José Barrios y Jose Manuel Rodriguez. No se puede quejar el autor por la compañía.
Maria José, es escritora y profesora de cursos de narrativa y escritura creativa. Se mueve como pez en el agua dentro de los microrrelatos, y para muestras un botón: no dejéis de pasaros por su blog. Ahí también tenéis su libro.
Jose Manuel es productor, componente de Azahar media, quienes  produjeron, entre otras cosas, El mapa de Carlos, un documental que repasa la vida de Carlos Cano, viajando por las ciudades más especiales para el cantautor granadino.
Foto realizada por Adrián Gomez
Y si pensabais que iba a ser una presentación al uso, os equivocáis. Digamos que empezaron la casa por el tejado, luego pasaron a las vigas, más tarde a los cimientos, luego se liaron con los ladrillos… pero eso sí, una vez terminado quedó una casa maravillosa. Todos salimos de allí con un excelente sabor de boca, y no es por la bebida, que también… pero… vayamos por partes (como empezó el autor).

Javier presentó a María Jose y a Jose, y se metieron de lleno a despedazar la novela y al autor, y tengo que aplaudir a los tres, porque lo hicieron casi sin destriparla, aunque algún spoiler hubo.

Gracias a la presentación hemos sabido en quién se inspiró Javier para crear a Eddie Bennet; qué música escuchaba mientras le daba vida; qué le hizo disfrutar más; su relación con las féminas de la novela…
Nos contó los detalles de la grabación de “El conquistador de Mongolia”; la mafia y su presencia en la novela; Las Vegas, desde su creación, su localización (aun tengo en mente el juego de vasos para explicarlo), la forma de vida.. todo!!!
Además, nos contó jugosos detalles sobre, como no, Frank Sinatra, John Wayne y Dean Martin….

Ah! ¿Qué queréis saber quién se acercaría mucho a Eddie Bennet? ¿A quién tomó, más o menos de referencia, el autor? Pues...




Cuando las gargantas empezaron a secarse, Jose sacó una botella de Southern Comfort, que se repartió entre los presentes. Y por allí empezaron a pasar vasitos de un lado a otro, hasta quedar todos repartidos. Como brindis, uno muy especial, original de Dean Martin y que decía algo así como:
"I finally found the perfect girl
I can not ask for more.
She's deaf and dumb and oversexed
and owns a liquor store".
Que traducido resulta: "Finalmente encontré a la chica perfecta, no puedo pedir más. Ella es sorda y muda y ninfómana, y dueña de una tienda de licores".
Sí, sexista y machista como él solo, el dichoso brindis, pero es lo que tiene aquella época. :p

Foto realizada por Adrián Gomez
Otro momento culmen fue el “juego” que nos trajo María Jose. Exponía dos frases y el público tenía que decir cual pertenecía a Javier Márquez. 

Tras la presentación, llegó el momento firma, donde nos pusimos todos en fila, como hombres y mujeres de bien, para lograr obtener la ansiada rúbrica. No sé cómo no se quedó sin muñeca el pobre hombre. Qué manera de firmar… aunque yo no lo escuché quejarse, eh? :p Hubo copita que corría a cargo de La Casa del libro, y luego, unas cervecitas en un bar cercano. Pero eso, como diría Michael Ende, deberá ser contado en otra ocasión.
Foto realizada por Adrián Gómez
En resumen, una presentación divertida, cercana, donde se notaba el cariño que había entre ellos, y entre el público. Donde una vez más, se ponía de manifiesto el don de palabras que tiene Javier Márquez, no solo escrito, sino también hablado. Es un showman, un todo terreno como ya comenté en el post de la reseña del libro. Y por si acaso os habéis quedado con ganas de más, os dejo el enlace de una entrevista que le hicieron en Canal sur radio, minuto 27. Con él os dejo.

http://www.canalsuralacarta.es/radio/programa/es-la-vida/89

jueves, 1 de marzo de 2012

Las del segundo grupo...


Espera, Connor, escucha. Hay dos clases de mujeres en este mundo. Las que te acuestas con ellas y luego las dejas; y las que te acuestas y acaricias. Yo soy de las del segundo grupo. Así que tienes tres segundos para volver a meterte en la cama donde debes estar, y que es donde quieres estar; o puedes largarte de mi apartamento y no volver a llamarme jamás. Uno… dos…
Los fantasmas de mis ex-novias.