Páginas

domingo, 5 de febrero de 2012

Desencuadernando mitos, literatura romántica


El lunes 30 de enero, tuvo lugar en la cuarta planta de la Casa del libro, un nuevo Desencuadernando mitos, en este caso de la literatura romántica. Sí, habéis escuchado bien, literatura romántica.
En la esquina izquierda, como moderador teníamos a Pepe Carrasco, autor de Capitán Nadie, quien con mano firme iba dando paso a los demás integrantes de Biblioforum: Concha Perea, Juan Antonio Caro Cals, y Teo Palacio. Todos ellos conocidos por vosotros de otras crónicas literarias. Para quien no los conozcan, decirles que Juan Antonio es autor de Señores de Godos; Concha Perea, autora de La corte de los espejos; y Teo Palacios, autor de Hijos de Heracles. Se echó de menos a Francisco Paula que en esta ocasión, no pudo estar con nosotros.


Aunque ellos dicen que no son entendidos en esto de la literatura romántica, tengo que decir a su favor, que estuvieron de escándalo. Como siempre divertidos, ocurrentes, aunque nada reñidos con la profesionalidad y la información. Aunque sepas mucho de un tema, siempre terminas encontrando algo que aprender con estas reuniones.

Juan Antonio rompió el hielo con lo que más le gusta, la historia. Y como el tema del desencuadernando, se debía a la cercanía del día de San Valentín, él nos contó el origen de este día, de quien proviene y cuál ha sido la evolución en los distintos países.
Por lo pronto está difícil eso de determinar quién fue realmente San Valentín, porque son tres los que se disputan este honor. Sí, tres mártires a falta de uno.
Lo que más me sorprendió es que aparentemente, esta fiesta es un intento de sustituir la fiesta pagana que existía por aquel entonces, las  “lupercales”. Curiosa fiesta pagana, esa… La verdad es que no me veo yo asistiendo a una, eh? Aunque me bendigan y esas cosas… Prefiero pecar!!!! :p

Me resultó la mar de curioso, las diferentes culturas que han acogido esta fiesta, y su manera de celebrarlos, y ahora me estoy refiriendo a San Valentín, no las lupercales, que estas ya se quedaron en la historia, y dejadla ahí, dejadla ahí. Para algunos es el día del amor, otros es el de la amistad, unos regalan rosas y bombones… vamos… una mescolanza bastante apañada. El caso es celebrar algo. Pero si no aparecen religiosos en bolas, fustigando a los conciudadanos con un látigo, mejor que mejor, gracias.

Tras Juan Antonio, fue Teo quien tomó el testigo. Él nos fue recordando la parte sentimental de ciertas novelas denominadas clásicas. El amor no es cosa de ahora, ya en la Iliada y la Odisea existían momentos tiernos (pocos), que hacían suspirar a más de uno. Se habló de Helena y su magnífica belleza, que revolucionó a Troyanos y a Griegos. Aquiles y su primo, digo.. eso no iba aquí… Y Ulises con su fiel Penélope.
Luego pasamos a hablar de La celestina, y su permanencia hasta nuestros tiempos. Porque según Teo, aun nos queda reminiscencia de esa vieja alcahueta, quedándonos las ganas de ejercer de celestinas, uniendo a solteros incluso en la distancia. Pero… si es que no lo podemos evitar. El caso es que no creo que solo haya celestinas en el mundo, también hay unos cuantos celestinos. :p
Se habló de Dulcinea de Toboso y Don Quijote de la Mancha; de Romeo y Julieta, de Don Juan Tenorio… Evidentemente se habló de las hermanas Bronttë, de Jane Austen… Vamos, que no quedó un clásico sin zarandear para sacar la vena romántica.

Tras ese repaso por la Historia, fue Concha quien le robó la palabra a Teo, entrando ya en lo que es la novela romántica como tal. Ella empezó exponiendo la evolución de estas novelas, desde las novelas sentimentales existentes en el Pre-renacimiento, y el Renacimiento, dando paso a las novelas pastoriles, llegando al fin a nuestros días. Pasaron de ser novelas con un tortuoso final, dramático y escrito por hombres; a unas novelas de final feliz escrito por mujeres.

De una manera divertida, que sacó las carcajadas del público asistente, y los colores de los integrantes de la mesa, Concha fue repasando uno a uno los subgéneros de la novela romántica. Empezó hablando del subgénero histórico y el paranormal timetravel. De repente, de la bolsa mágica, cual bolso de Mary Poppins, sacó una falda escocesa que dejó a más de uno preocupado, por la falta de calidad, puesto que sedoso no parecía. Y ya que los highlanders no tenían más que la falda puesta, carecían de ropa interior, puede el picor pudiera ser una de las complicaciones para viajar en el tiempo a aquella época. Si fuera una mujer la viajera, más de una en la reunión, estábamos pensando en la higiene. A ver quien se acercaba a esos hombretones, que vivían en pleno campo, sin catar agua!! Agghhh!!! En fin.. muy “guenorros” pero de lejos, gracias.

Para hablarnos del Chick-lit, sacó un bote de helado, lástima que estuviera vacio, ejem… y un zapato de tacón. Se habló de los tópicos de este género, y de Sexo en Nueva York.

Hubo una especie de daga, ruego me disculpen si no era tal cosa, puesto que en cuestión de armas estoy algo pegada, para hablar del subgénero histórico de nuevo.
De repente, Juan Antonio se da la vuelta, saca un libro y nos pide al respetable, que digamos a qué subgénero pertenece. El libro en cuestión es Fabio y la portada no tiene desperdicio. A más de uno se le atragantó el bombón.  Porque sí, no podía faltar el chocolate en una reunión romántica. Así que los bombones y chocolatinas, fueron pasando para nuestro disfrute.

En un bote, Concha decía guardar todas las lágrimas derramadas por las protagonistas de este género literario. Y nos contó detalles curioso con los que se encontró, en varios de los libros que le tocó traducir. Aun tengo agujetas de las risas.

Pero el momento culmen llegó a manos de la novela erótica. De repente, y ante la sorpresa de sus compañeros, Concha sacó de su bolsa unas bragas!!! Habéis leído bien, lencería fina, oigan bien. Monísimas y muy sexys. Hay imágenes que demuestran que más de uno se quedó con la mandíbula desencajada, y con más de un sonrojo… no solo las protagonistas de novelas románticas se sonrojan. Dentro de este apartado, apareció Anne Rice, con su trilogía de la Bella Durmiente, que otra cosa no, pero tiene sadomasoquismo por doquier.

El tiempo, en estas reuniones pasa volando, y cuando nos vinimos a dar cuenta, la casa del libro estaba cerrada. Poco más y dormimos todos en la cuarta planta.
La próxima cita con Biblioforum es en CICUS el 10 de febrero a las 19h. Hay que apuntarse!!!

4 comentarios:

  1. Pues bien que estuvo esta reunión de literatura romántica y mira que yo ahora me estoy iniciando en el género xD

    Como siempre destacar los aportes históricos de la fiesta de San Valentín, del amor o como queráis llamarla ;)

    ResponderEliminar
  2. Vamos a hacer de ti, todo un romántico, Timber, jajajajajajjaa.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  3. Una es que está dispuesta a darlo todo, a enseñarlo todo por la literatura

    ResponderEliminar
  4. Di que si, Nicasia.. todo por la literatura!!!!

    ResponderEliminar