Páginas

sábado, 28 de enero de 2012

Serie I-team, Pamela Clare


Cuando se habla de  novela policíaca, todo el mundo tiene claro de qué se está hablando. Es la resolución de un caso policial, usando la razón, indagando, observando, utilizando la intuición o la deducción, o usándolo todo a la vez. Hace muchísimo tiempo, solo eran los detectives/agentes/o inspectores, lo que podían ser protagonistas de una novela policíaca. Pero con el paso del tiempo, aparecieron otros personajes que igualmente, ayudaban a esclarecer un caso policial.
Poner un ejemplo de lo anteriormente dicho, es fácil: ¿quién no conoce a Hercules Poirot, o a Sherlock Holmes?… Ellos fueron los pioneros de este tipo de novela, junto a Auguste Dupin, detective de Edgar Alan Poe, en, por ejemplo, Los crímenes de la calle Morgue.

Los nuevos personajes que han ido adueñándose de la novela policíaca son los médicos forenses, como en el caso de Patricia Cornwell y su forense Kay Scarpetta; o Robin Cook, otro autor que tiene a forenses como protagonista de novelas policíacas.

Y por último, otros que van suplantando al policía, son los periodistas. Un ejemplo claro lo hemos tenido con Millenium, la trilogía de Stieg Larsson, cuyo protagonista pertenece a un periódico. Ellos saben como nadie investigar y sacar la ropa sucia, llegando a la solución antes que la policía, el FBI o la CIA.


Y vosotros diréis, ¿Dónde nos llevará esta mujer, hoy? Pues ni más ni menos que a la serie de I-team, escrita por Pamela Clare. Esta serie pertenece al género romántico, y dentro de esta al subgénero suspense romántico. Es decir, que tienen la misma importancia el caso policial, que la relación de la pareja de turno.
La serie consta de cinco libros de los cuales cuatro están traducidos al español:

  • Al límite, cuyos protagonistas son Kara y Reece, escrita por la autora en 2005
  • Evidencia, donde tienen protagonismo Tessa y Julian, escrita en el 2006
  • Esposados, es Sophie y Hunt quienes llevan la voz cantante, escrita en el 2008, y
  • Sombras de sospecha, escrita en 2010 que llegará a nosotros este mismo año, el 1 de Marzo de 2012, a manos de la editorial Pàmies.


¿Y por qué os hablaba, al principio de la entrada, de los diferentes protagonistas de una novela policíaca? Pues porque en este caso, las protagonistas (sí, son protas femeninas) son periodistas que se meten hasta el corvejón, en casos policiales muy complejos.


Pamela Clare quiso ser escritora desde los 10 años. Conoció la novela romántica a los 15 años y desde entonces, se dio cuenta que prefería los finales felices antes que los tristes, así que se abonó a este género.
Vive en Colorado, y aunque no ponga en ninguna parte si está casada o no, parece que más de un hijo tiene (una que es cotilla y lo lee todo).
Cuando adolescente, se fue a Europa a estudiar de intercambio, y estuvo 3 años viajando por ahí, aunque donde más tiempo se quedó, fue en Dinamarca. Durante estos viajes, se empapó de Historia, de castillos y catedrales, que ahora utiliza en sus novelas.
Se graduó en Clásicos: latín, griego, historia antigua y arqueología. Hizo un máster en Arqueología y luego, más tarde, en Historia del arte. Abandonó los estudios para trabajar en un periódico y fue ascendiendo hasta convertirse en la primera mujer editora.
En ese trabajo, es en lo que se basa esta serie de libros. Muchos de los casos están basados en hechos reales, en artículos que ella realizó en sus tiempos, etc…
Se siente más cómoda escribiendo sobre romántica histórica, pero fue con el suspense romántico, con el que más éxito cosechó. Se ha traducido a multitud de idiomas: italiano, francés, español, portugués, alemán…

Como ya he comentado, las protagonistas son un grupo de chicas, que trabajan para el I-team, el mejor equipo periodístico del Independent. En el primer libro es Kara la protagonista, en el segundo Tessa, y en el tercero Sophie. Todas ellas tienen algo en común, son muy buenas investigadoras, y no dejan de lado su trabajo aunque estén amenazadas por ello.
Es una serie con muchos tópicos: los hombres son maravillosos, altos, musculosos, fuertes, guapísimos y maravillosos. Además todos ellos tienen algo en común: tienen pinta de malos, aunque por dentro son auténticos buenazos.


Estas novelas tienen un alto contenido sexual. Es verdad que la investigación es muy importante, y las tramas están muy conseguidas. Conforme avanzas en la serie, te das cuenta de la evolución de la autora. Las tramas son más oscuras, más dramáticas, más duras… pero sigue existiendo un alto contenido sexual, muy detallista, muy explícito. Aviso por si alguien no está acostumbrado a estas cosas, para que no se lleve un susto. :p

En los libros vemos reflejado el trabajo de un periodista de investigación: cómo trabaja, las reuniones, las decisiones, las durezas de los temas que tratan. Refleja una parte sórdida de la sociedad.
En el primer libro, el menos oscuro, se habla de los problemas medioambientales, del abuso de poder de los políticos, etc.. Aun así, hay asesinatos, robos, sangre, disparos, lágrimas… y sexo, mucho sexo.
El segundo trata de la trata de blanca o explotación sexual, donde las víctimas son adolescentes. La trama se hace más oscura, se masca el dolor, el miedo, el suspense. Se ve la evolución de la autora, y personalmente, disfruté como una enana con este libro.
Julian, el protagonista masculino, es el mejor de ellos. Está más conseguido, es más real, y atrae muchísimo más que el resto. La misma autora ha comentado, que se enamoró tanto de este protagonista, que no pudo abandonarlo, y en la tercera novela, tiene un papel también de suma importancia.
En la tercera se habla de la vida de las prisiones, del abuso de poder, los problemas internos que tienen… no deja a títere con cabeza. Para ella fue el libro más difícil de escribir, el que más tardó, y eso se nota. Es el más oscuro de todos, el más complejo, pero no pierde de vista que es una novela romántica, así que sexo también hay por un tubo. Y tranquilos, tienen su final feliz, típico de este género literario.
No solamente nos denuncia esa parte de la sociedad, esos problemas de los que no somos totalmente conscientes, sino que también defiende la amistad y la familia. En todos ellos, se hace un canto a la amistad y al amor familiar.

Son novelas que atrapan, intrigan y sorprende a partes iguales. El contenido sexual, como ya he comentado, es alto y explícito, y está lleno de tópicos. Sin embargo, disfrutas a más no poder. Se leen fácilmente y no puedes dejarlos aparcados para hacer tu vida diaria: necesitas terminarlos como sea. Ahora me quedan dos meses de espera para tener el cuarto libro en las manos. Recomendable 100%, siempre y cuando se sepa lo que se tiene entre manos: suspense y sexo; ambición, poder, intriga, pasión, lágrimas y final feliz. Ideal para leer los domingos por la tarde, con una manta, un chocolate caliente, y con tu pareja al lado si se es afortunado en el amor. Seguro que tu pareja estará encantado en compartir los efectos secundarios de la novela. :D


4 comentarios:

  1. No he leído ninguna novela de este tipo así que puede estar bien para descubrir un género nuevo, tomo nota
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Nunca has leído suspense romántico?? Pues es de lo mejorcito que existe en literatura romántica. Ya me contarás. Eso sí, recuerda, y la que avisa no es traidora, tiene un alto contenido sexual muy explícito.... :p
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, del policía al detective, al detective en la sombra, abogado, periodista, escritor en Castle.. pero siempre en la misma línea. Sin cambiar nada más que su denominación.
    Me intriga que sea romántico, echaré un vistazo.
    Besos y gracias por el descubrimiento

    ResponderEliminar
  4. Espero que sea de vuestro agrado. A mí me encanta el suspense romántico, igual que adoro el género policíaco. No se, debo llevar ser detective en la sangre... Lástima que mis células grises no se parezcan a las de Poirot, o a las de Holmes....
    Besotes, guapa!

    ResponderEliminar