Páginas

sábado, 21 de enero de 2012

Luz mortecina, Stuart MacBride



Hace poco os hablé del primer libro de la serie de McRae, El coleccionista de niños, escrito por Stuart Macbride. Pues bien, hoy os traigo la segunda novela: Luz mortecina.
Luz mortecina tiene una estructura muy similar al libro anterior. Es una historia convergente pero caótica. Hay muchos casos policíacos, aparentemente sin unión lógica entre ellos, muchos personajes que salpimentan la trama, y todo llega a converger al final, viendo por fin la luz. Como el caso anterior, el lector va a ciegas, a pesar de que el narrador omnisciente te va contando todo aquello que van viendo y sintiendo los personajes. Pero nunca vamos por delante, siempre a su lado, estando tan a oscuras como ellos. Por eso digo lo de caótico.

En esta novela tenemos, al menos, cuatro casos policiales: un incendio con víctimas mortales; el asesinato a golpes de una prostituta, la aparición de una maleta con el cadáver de un perro, y la desaparición de un hombre infiel. ¿Veis? Aparentemente nada los une… Pues esperad a ver la transformación al final. Te deja ojiplática y con la boca abierta.

También resaltaba, la vez anterior, que era una novela policíaca donde los jefes y los subordinados eran buenos trabajadores, no había ningún policía estereotipado, incompetente… Pues aquí aparece.
McRae vuelve a tener problemas con sus superiores y estos lo destinan a una unidad de perdedores, empezando por su jefa a la que le puede la ambición, el salir de esa unidad, convertirse en alguien. Pero no todo es lo que parece. Al ir avanzando en los casos, descubrimos que los personajes tienen mucho trasfondo, que va más allá de estereotipos. Los personajes no tienen desperdicio; están muy conseguidos.

En este libro, evoluciona la vida sentimental del protagonista, acabando el hilo que dejó sin final, en la anterior novela.
El mal tiempo vuelve a ser un personaje secundario. No falta la lluvia, los relámpagos, truenos y miles de elementos naturales que dificultan la investigación, aunque esta vez, la temperatura es algo más templada, puesto que acabamos de pasar el verano.

Así que con esta segunda novela, nos volvemos a encontrar con todos los personajes que conocimos en El coleccionista de niños; vamos siendo testigos de sus respectivas evoluciones; y nos vamos despidiendo de algunos de ellos. Hombre, no todo es un camino de rosas, y aquí algunos, no lo pasan bien precisamente.
Atrapa, sorprende, entretiene… una buena novela para seguir desafiando nuestras células grises e intentar saber quién es el asesino, el pirómano, o quién acabará ascendiendo y quien descendiendo… Recomendable 100% 

4 comentarios:

  1. He visto muy buenas críticas de este escritor y sus novelas y tengo muchas ganas de hacerme con ellas
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me apetece bastante leer alguna novela de este hombre.
    Hay buenas críticas en general, ando tras "Piel herida" =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Esa es la siguiente que cogeré, Shorby!!!

    Besotes

    ResponderEliminar