Páginas

martes, 3 de enero de 2012

El prisionero del cielo, Carlos Ruiz Zafón


Esta reseña debería haber estado publicada en el 2011 puesto que pertenece a las lecturas de ese año, pero… ¡Qué mejor inicio que reseñar El prisionero del cielo! Es una novela controvertida en críticas. Hay quienes han disfrutado con ella, y otros que han salido decepcionados. Yo soy del primer grupo, me ha gustado bastante.

El prisionero del cielo, es la tercera novela de la tetralogía del Cementerio de libros olvidados, escritas por Carlos Ruiz Zafón. Creo que no hay lector en España que no conozca La sombra del viento; esa fue la primera; mientras que El juego del ángel, la segunda.
Zafón quiso ser escritor desde muy pequeño, lo tenía claro, y luchó para conseguir su objetivo. No fue hasta 1992 cuando vio su sueño cumplido: publicar su primera novela, El príncipe de la Niebla. Era un libro juvenil que se convirtió en trilogía, y que tuvo una gran aceptación.
En 2002 pegó el salto a narrativa adulta, y publicó la novela que le llevaría a la cumbre del éxito: La sombra del viento. Fue traducida a multitud de idiomas, y muchas productoras quisieron comprarla para llevarla al cine; pero Carlos sigue negándose una y otra vez. No quiere oír hablar de ello.
Tuvimos que esperar 6 años para tener la segunda novela en las manos. En 2008 se publicó El juego del ángel, novela que se vendió hasta en kioscos como si de revistas se tratase. Sin embargo, los seguidores de Zafón se sintieron defraudados. Él decía que era una continuación de La sombra del viento, y nadie veía la unión entre una y otra.
Pues aquí tenemos la unión: El prisionero del cielo es lo que todos estábamos esperando.

Siempre he tenido una pequeña dificultad para clasificar en géneros la obra de Zafón. ¿Dónde la colocamos? ¿En Narrativa contemporánea? ¿En misterio y aventuras? Tiene de todo un poco… y conste que sigo dándole vueltas al asunto. Lo dejo a vuestro criterio mejor. Yo lo colocaría en Narrativa contemporánea, pero en fin...

Como ya he comentado, esta novela aúna las dos anteriores, aunque sería una continuación directa de La sombra del viento. Transcurre justo un año después de esta, y son los mismos personajes. Nos volvemos a encontrar con Daniel Sempere, con Fermín, el padre de Daniel, Bernarda, Beatriz… No todos tienen el mismo protagonismo que en el anterior libro, puesto que este recae principalmente en Fermín y Daniel.
Con La sombra del viento vivimos la infancia y adolescencia de Daniel, mientras que con El prisionero del cielo, ya es un hombre y padre de familia. Pero el que lleva la voz cantante en el libro, el verdadero protagonista, es Fermín. En el primer libro, era un misterio andante. Ayudó a Daniel, nos emocionó y nos hizo sonreír con muchas de sus tretas y conversaciones. Aquí, desvelamos sus secretos, conocemos su vida, su evolución, sus miedos, sus dudas y sus pasiones.
Como en libros anteriores hay dos protagonistas no vivos: el cementerio de libros olvidados, y Barcelona.

 La novela transcurre en dos épocas diferente: 1940 y finales del 50; y vamos saltando de una a otra como si nos estuvieran contando una historia dentro de otra historia.
Está narrada, de nuevo, por Daniel, salvo las dos últimas páginas que es en tercera persona. Y es él quien nos hace partícipe de todo conforme se va enterando.

Está dividida en cinco partes:
  • Un cuento de Navidad: donde nos volvemos a encontrar con los personajes que dejamos en La sombra del viento, y nos cuentan su evolución. Descubrimos a un Daniel adulto, casado y con un hijo; vemos cómo le va a la librería; cómo está el padre; la relación que tiene con Fermín… Digamos que presenta de forma muy leve a los personajes.
  • De entre los muertos: Aquí es Fermín el que toma protagonismo. Nos cuenta la primera parte de su vida, la más dura, la más difícil.
  • Volver a nacer: seguimos conociendo a Fermín, la segunda parte de su vida. Algo más esperanzadora, con tintes un poco grisáceos, dejando la oscuridad olvidada en capítulos anteriores.
  • Sospecha: volvemos a la actualidad, donde Daniel vuelve a tomar protagonismo, tanto él, como sus miedos.
  • El nombre del héroe: final o desenlace de la novela, dejando una pequeña puerta abierta a la cuarta y última novela, según dice Zafón.
Personalmente, os aconsejo, si vais a leer esta novela, releer antes La sombra del viento. Yo leí la primera historia en 2004, y tenía muchísimas cosas olvidadas. Así que cuando empecé esta y vi que tenía lagunas, retome la primera y sin descanso, leí El prisionero del cielo. Así, sí se disfruta más. Recuerdas todos los personajes y la continuación no te parece plana ni simple. Si no recuerdas a los personajes, como Zafón apenas los presenta, puedes tener ciertas dificultades para volver a hacerte con ellos.

Como le ocurre a la primera novela, la importancia no radica en la historia, sino en los personajes. Son estos la verdadera esencia de la novela. Atrapa sus vidas, sus reacciones, sus secretos, sus dudas, los miedos a los que se enfrentan… La trama son los personajes en sí.

Hay algo que me sorprendió al leer algunas de las entrevistas que tiene Zafón, y es que dice que esta novela, tiene menos oscuridad, menos dramatismo. El humor y la picardía de Fermín, la hace más luminosa. No estoy de acuerdo con él, la verdad. Sí, Fermín es irónico, sarcástico y divertido. Pero nos está contando cosas dolorosas, dramáticas, oscuras, intimista… No siento en ningún momento ese humor del que habla el autor.
Eso sí, Zafón sabe hacer llegar, como nadie, las emociones de los personajes, los sentimientos. Sentimos el amor, el desamor, el dolor, el abandono, el rencor, el miedo… Los saboreamos, los sentimos, son palpables en toda la novela, vamos sintiendo conforme vamos leyendo.

Hay un referente en toda la novela, y el autor no lo oculta en ningún momento: la novela del Conde de Montecristo. Saca las ideas de ahí, y la nombra constantemente. Es una especie de homenaje a Alejandro Dumas.

Me ha parecido una buena historia, una continuación necesaria para ver la relación entre las dos novelas anteriores. Necesaria también para comprender ciertas cosas de la primera novela, para conocer mejor a los personajes y para volver a disfrutar con ellos.
Es menos oscura que la anterior, aunque no menos dramática. Entretenida, sarcástica en muchos momentos, y atrapa desde el principio.
Me ha dejado con ganas de más. Espero que no tarde mucho en sacar la última parte de esta tetralogía. Queremos seguir sabiendo de Daniel, Fermín y todo su entorno.

13 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de leerla, los otros dos me encantaron y estoy deseando continuar la historia, además ahora tengo curiosidad porque como hay críticas de todo tipo... me alegro de que te haya gustado
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. El siguiente que voy a leer de este hombre es Marina.
    De este la verdad es que hay críticas de todo tipo!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Ya me cuentas, Tatty.. Si te han gustado los anteriores, dudo que te defraude.

    Shorby, ayer mismo me hablaron muy bien de Marina. Seguiré tu reseña de cerca.

    Besotes a las dos!

    ResponderEliminar
  4. No me ha gustado. Me ha desencajado las historias que sí me habían cerrado de manera coherente y brillante en los libros anteriores. Primero, de Daniel sabemos en parte su futuro, sabemos que seguirá con Bea, que iniciará a su hijo en el ritual del Cementerio de los libros olvidados. Aún así, conociendo ese destino, me ha parecido interesante que tomara el lapso de aquellos diez años que transcurrieron entre el casamiento de Daniel y su diálogo con su hijo Julián (Final de la Sombra del viento). El final me tiende un misterio a medias: si su encuentro con Valls se produce inmediatamente, no me ofrece sobresaltos, nada pasará con Daniel, ya que sabemos lo que ocurrirá con su vida, su hijo y su Bea (él mismo nos lo contó en La Sombra y el viento y lejos está de la tristeza o la oscuridad); ahora bien, si eso ocurre con un Julián ya más grande, la historia es otra. Habrá que esperar
    Otro punto de este libro, que no me ha cerrado en lo absoluto, es el cruce que ha hecho Zafón con la historia de David Martín: muy a mi pesar, me lo ha desdibujado. El Martín que me eclipsó en "El juego de Ángel" no es ni por cerca el que construye en "El prisionero del Cielo" , le falta ese dote de misterio, de dolor, de silencio. Además hay hechos que no coinciden: cuando Martín recibe la carta de Isabella no estaba en una cárcel ¿Y qué pasó con Cristina niña? El final del Juego del Ángel daba a entender que el propio Corelli le entregaba a su Cristina para que él, David, fuera parte de su vida, presenciara su muerte y conviviera con ese dolor por siempre. No me cierra con lo que se cuenta en esta novela.

    Tampoco me ha gustado el modo de narrar, le falta esa magia tan propia de la prosa de Zafón, faltan los escenarios, las descripciones que generaban el clima de encanto, misterio, angustia.

    ResponderEliminar
  5. Marina me ha hecho sentir grandes emociones, como bien comentas, Zafón sabe bien como llevar los sentimientos de las letras a la piel del lector... Angustias, alegrías, risas, esperanzas y mucho más les viene por vivir a quienes lean Marina. Marina fue el primer libro que leí de Zafón y ¡se los recomiendo ámpliamente!

    Muero por tener en mis manos la historia que comienza, ¡la historia de Daniel Sempere!

    ResponderEliminar
  6. @Anónimo
    Yo me he sentido igual al leer El Juego del Ángel y El prisionero del Cielo. La imagen que te formas de David Martín cambia drásticamente.
    El hecho es que si nos fijamos en las fechas, cuando David narra el final de El Juego del Ángel (en el que recibe la carta de Isabella y reaparece Corelli para entregarle a la niña), estamos en 1945.
    Podemos pensar que Fermín y Daniel estaban en lo cierto y que cuando en 1940 sacaron a David Martín de Montjuic, no llegaron a matarlo y consiguió escapar.
    Lo que no encaja en toda esta historia es que eso último ocurre creo que en 1940 (poco después de la muerte de Isabella), cuando se suponía que David se entera de su muerte estando en prisión (ya que Valls se lo hace saber para mortificarle).
    No me encajan muchas fechas, como el momento en que David se entera de la muerte de Isabella o cuándo regresa David al Cementerio de los Libros Olvidados a dejar el manuscrito para Daniel (supuestamente en la nochevieja de 1940) cuando lo último que se escribe en El Juego del Ángel es de 1945.
    Además de que en 1945, David Martín asegura haber estado huyendo durante 15 años en los que no ha vuelto a pisar Barcelona mientras que en El Prisionero del Cielo cuentan que detuvieron en los Pirineos porque regresó a España a principios de 1939.

    En fin, un jaleo... que las fechas no me cuadran y acabo de terminar el último libro y me ha dejado descolocada.

    ResponderEliminar
  7. en el libro del prisionero claramente deja en claro Fermín que Martín enloqueció pues lo vio ausente como si se encontrará lejos de ahí y no en la cárcel así que el juego del Ángel en sí puede que tenga sólo una parte de la verdad esta loco siente que no envejece

    ResponderEliminar
  8. en el libro del prisionero claramente deja en claro Fermín que Martín enloqueció pues lo vio ausente como si se encontrará lejos de ahí y no en la cárcel así que el juego del Ángel en sí puede que tenga sólo una parte de la verdad esta loco siente que no envejece

    ResponderEliminar
  9. en el libro del prisionero claramente deja en claro Fermín que Martín enloqueció pues lo vio ausente como si se encontrará lejos de ahí y no en la cárcel así que el juego del Ángel en sí puede que tenga sólo una parte de la verdad esta loco siente que no envejece

    ResponderEliminar
  10. Hace poco leí el prisionero del cielo y tmb me dejo un poco perdida... Supongo q ese desfasaje en las fechas explica la realidad de el juego del ángel: David Martin estaba loco y su reencuentro con cristina de nena es otro delirio de su imaginación. Nunca hubo playa, siempre estuvo pirucho y encerrado creando una realidad paralela inventada!

    ResponderEliminar
  11. @Anónimo
    @Laura

    Si leéis "Marina" podréis intuir resquicios de lo que puede pasarle a David Martín respecto a "El juego del ángel" y "El prisionero del cielo", ese cambio brusco que decís.

    En mayor o menor medida todas las historias de Carlos Ruiz Zafón dejan una reminiscencia de frases interpretativas, que si mal en un libro no la consigues entender, en el siguiente sí, aunque la historia no tenga relación.

    En este caso, en Marina, el primer parágrafo de la historia comienza así: "Marina me dijo una vez que sólo recordamos lo que nunca sucedió. Pasaría una eternidad antes de que comprendiese aquellas palabras."

    ¿Todo lo vivido por David Martín fue producto de su locura en "El juego del ángel" según cómo está plasmado en "El prisionero del cielo"? No se dice explícitamente, y ahí está la gracia, que aunque las historias vayan por separado todo el universo de Zafón está situado en la misma línea temporal, por lo que para comprender cosas de un libro quizá hayas de leer una frase de otro más antiguo.

    No estoy diciendo que sea esto verdaderamente, sino que una de las virtudes de Zafón es que sus escritos nos dan muchos caminos por elegir, es "una división dentro de un todo".

    ResponderEliminar
  12. Acabo de terminarme el juego del ángel. Me he quedado pillado también con la inconexión del viaje de david en barco por una parte, y el estar encerrado en la cárcel por otra parte. La conclusión que saco es que mientras david estaba en la cárcel, estaba presionado a escribir un libro para valls (creo que se llamaba así el encargado de la prisión) y el lo aprovechó para contar su historia, una historia que puede ser una inventada por el y que es la que sale en el juego del ángel. El tenia un tumor en la cabeza que mágicamente desaparece. Yo creo que a partir de ahí se vuelve loco y se inventa su historia, su mundo y es ena prisión cuando lo expresa En ese libro.

    Lo más seguro es que me equivoque, pero es que me han dejado la cabeza rota estos hecho diferente...

    ResponderEliminar
  13. Estraordinario libro. Tengo q reconocer q debo volver a releer los anteriores para entender mejor las conexiones. Pero ya tengo ganas de leer el próximo.

    ResponderEliminar