Páginas

sábado, 14 de enero de 2012

Biblioforum: Narrativa histórica



El viernes 13 de enero, tuvo lugar el primer Biblioforum del 2012; y nada mejor, que inaugurarlo con la novela de ficción de época, es decir, la narrativa histórica.
La mesa la moderaba Juan Antonio Caro, teniendo a su derecha a Jose Angel Muriel, y a su izquierda, a Teo Palacios. Tanto ponentes como moderador, han escrito novelas encuadradas dentro de este género: Teo Palacios ha escrito Hijos de Heracles; Jose Ángel Muriel, La estela del dragón; y Juan Antonio Caro, Los señores de godos. Así que sabían bien de lo que hablaban y así nos lo hacían llegar.

Además del público, hubo otro protagonista más en esta reunión: ¡las nuevas tecnologías! Por primera vez, Biblioforum ha sido retransmitido en directo por internet, pudiendo también, interactuar con los internautas a través del chat. Se intentó contestar a sus preguntas, y hacerlos partícipe en la medida que se podía. Es un nuevo horizonte por descubrir. Seguro que poco a poco, irá creciendo el número de seguidores de estas reuniones.

Juan Antonio inició la ponencia preguntándoles a los autores, por qué se habían decantado por este género. Cuál había sido el detonante.
Jose Ángel Muriel ha sido más prolífico, en cuanto a géneros se refiere, puesto que nos lo hemos encontrado en infantil-juvenil, en fantástico, en histórico… Según él, lo único que no maneja muy bien, es la poesía. Pero conociéndolo, seguro que termina haciéndose con ella y sorprendiéndonos con un recopilatorio de poemas. ;)
La aparición de Teo Palacios en el género histórico, vino por la unión de dos de sus pasiones: la lectura y la Historia como tal. Le gustaba conocer cómo vivían culturas más antiguas; le gustaba investigarlas y ver su evolución… así que cuando quiso dar el salto a la escritura, ni se planteó otra cosa.
Esta pasión por las antiguas culturas, la comparte con Juan Antonio. A él, lo que más le gusta, es ver el contraste entre las distintas culturas: los medios de los que disponían, totalmente diferente a nosotros, y sin embargo, compartimos el comportamiento.

El primer desencuentro, amistoso por supuesto, lo tuvieron ante la definición de novela histórica. Teo es mucho más purista que Jose Ángel, es más estricto. Para él, no solo se necesita un marco histórico donde desarrollar la trama, sino que también es necesario que aparezcan personajes históricos reales, aunque sean secundarios, y que sucedan hechos históricos reales. Teo nombró un artículo, con el que estaba totalmente de acuerdo, escrito por Sabino Fernández: Concepción de la novela histórica. Aquí os dejo el enlace por si queréis leerlo.


Esto originó un debate con el público. La gran mayoría opinaban que la novela histórica no es un libro didáctico, no se lee para aprender, para eso no hay más que buscar en una enciclopedia, o en libros especializados. La novela, como su propio nombre indica, está novelada, es ficción, no tiene por qué ser todo verdad.
¿Es necesario diferenciar estas partes?¿Cómo se hace? Pues con elementos complementarios como: la nota a pie de página o epílogos explicativos… Otro de los desencuentros de esta jornada. Éramos muchos los que estábamos a favor de los epílogos explicativos, pero también tenían muchos detractores. Si nos hubiéramos puesto a contar, un 50% estaba a favor, y un 50% en contra. Esos epílogos son donde el autor nos cuenta, cuáles de sus personajes fueron reales, qué hechos tuvieron lugar realmente, etc…  Este tema originó movimiento, sí señor… Sin embargo, la gran mayoría estaba en contra de las notas a pie de página, y no hay otra razón que la interrupción del ritmo de la novela. Si estás continuamente yendo al pie de páginas, desconectas de la trama, parando el ritmo, una y otra vez.

Y claro, llegamos al otro tema estrella, la documentación. Se les preguntó cuáles eran sus manías ante la documentación de la novela y hasta cuándo se debe uno documentar. Ellos nos fueron relatando el proceso que siguen para documentarse; y en cuanto al límite, ambos coincidían que era el propio autor quien tenía que ponerlo. Este sería cuando él se sintiera preparado para meterse de lleno en esa época, en ese hecho histórico, sin cometer fallos básicos. Pusieron muchos ejemplos de fallos históricos cometidos por autores, los cuales nos hicieron sonreír a más de uno, y echarse las manos a la cabeza a otros cuantos.

Hay que ver lo curioso que es el tiempo. Cuando estás a gusto, pasándolo bien, parece que vuela, y cuando necesitas que pase rápido, se vuelve lento como él solo. En fin, estas reuniones siempre saben a poco, dejando muchas cosas en el tintero. Pero han amenazado con seguir con el tema, así que quedamos contentos.
Esta vez ha habido menos participación de público. No se sabe sí ha sido la presión de las cámaras :p ; sí el tema nos estaba gustando tanto que quedamos alelados escuchando a los ponentes; si estábamos de acuerdo con todo lo dicho… Aun así no faltó participación.

La lista de libros recomendados es la siguiente:


Los Pilares de la tierra (a pesar de las patatas), Ken Follett
El nombre de la rosa, Umberto Eco
En busca del unicornio, Juan Eslava Galán
El jardín de Hipatia, Olalla García
La caverna de las ideas, Jose Carlos Somoza
Troya, Gisbert Haefs
El médico, Noah Gordon
Shogun, James Clavells
La canción de Troya,  Colleen McCullough

Una de las cosas buenas que tienen este tipo de reuniones literarias, presentaciones de libros incluidas, es que casi todo el mundo termina sentado alrededor de la mesa de un bar, regando los gaznates, en buena compañía. Si silenciosamente te das una vuelta por esas mesas, puedes oír críticas feroces a libros; defensas a ultranza; cotilleos; confesiones; batallitas de tiempos pasados; nuevas ideas literarias; ideas de pseudónimos; o incluso qué ocurre en los puticlubs los lunes…
Es un momento ideal para hacer nuevos amigos, y disfrutar del momento y de aquello que nos une. No importa edad, ni condición, ni religión, ni ideales políticos. Todos tenemos algo en común, que es lo que defiende Biblioforum: compartir buenos momentos en torno a la literatura. Larga vida a estas reuniones. Y mil gracias a los que, día a día, lo hacen posible.
Hasta el 30 de enero que nos volveremos a ver.


10 comentarios:

  1. Tu que me ves con buenos ojos, Capi. Un apachurrón enorme!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Guau, Violeta, esto sí es una reseña en condiciones! Seguiremos, seguiremos mejorando estas reuniones, trayendo gente con grandes conocimientos de los cuales todos puedan aprender y promocionando a todo aquél autor que lo desee. Y un día te quiero ver sentada como ponente, si te animas, en calidad de lectora; creo que tienes una gran perspectiva literaria que podría dejarnos a todos boquiabiertos. un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Oich!! Que se me han subido los colores. Las chapetas de Heidi al lado de las mías se han quedado en nada! :p Pero después he leído lo de sentarme como ponente y me he puesto blanca del susto. Jajajajajjaa.
    Mil gracias, a todos vosotros, por hacer posible estas reuniones. Son fantásticas!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué pedazo de reunión del Biblioforum! Ahora que he leído la crónica, me ha dado más rabia si cabe de no haber podido ir :(

    ResponderEliminar
  5. Bueno, nos reuniremos en otra, ya verás!!!! Pero pasaremos lista la próxima vez, eh???

    ResponderEliminar
  6. Uy que gran idea lo de Violeta de ponente... Eso hay que hablarlo con detenimiento. Excelente crónica, me has puesto los pelillos de punta.

    ResponderEliminar
  7. Esto....¿Ponente?? O_O MIRAD, UNA MOSCA!!!!!! (Violeta huyendo despavorida en dirección contraria).....Jajajajjajaja.

    Me alegro que te guste la crónica, guapa.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Excelente trabajo, Srta. Violeta. Los grandes, como Galdós, no sólo contaron historias, sino que la hicieron. ¡Quién sabe si alguno de estos escritores no sólo acaba narrando episodios sino que realiza gestas literarias! Desde luego, al ser Vd. una excelente cronista, convierte a estos autores en atractivos personajes para un sugerente vodevil internético. Su labor inscribe sus intrahistorias pequeñas, volátiles, evanescentes y fluidizas en la posibilidad de la consagración.
    Por otro lado, no estaría mal que Vd. se atreviese a pasar de la labor de amanuensis a la de personaje im-ponente de un futuro Biblioforum. Daría Ud. mucho juego como personaje y, como diría el protagonista de la "nivola" unamuniana NIEBLA, evitaría el cansino, vil y soez acto de fallecer. Piénselo...

    Sr. Nimo

    ResponderEliminar
  9. Jajajajajaja, lo bien que habla nuestro Sr. Nimo. Conste en acta que es la tercera vez que leo su mensaje. La primera la vi en el móvil, en el pabellón de la navegación, y se me pusieron los ojos como platos. La segunda vez fue durante la comida, y ahora la tercera. :p

    Yo prefiero ver las cosas desde la barrera... no vaya a ser que me pille el toro!!! pero si tengo miedo escénico!!!!!! ¿Donde queréis que vaya?

    Besos Mr. Nimo!

    ResponderEliminar