Páginas

jueves, 24 de marzo de 2011

El despertar

No, hoy no vengo a hablaros de ningún libro, ni de una canción, ni siquiera una película. Es más, creo que ni vengo a hablaros.. :p

La primavera volvió a llegar este lunes 21 de marzo. Y poco a poco, la Naturaleza va despertando, abriendo los ojos, los brazos... a esta preciosa estación.
Como ya he dicho, no voy a hablar, os dejo con algunas fotitos que he podido recoger de mi alrededor, que indica que sí, la primavera ya ha llegado, ya está aquí.

El fruto del año pasado, luchando mano a mano con el nuevo retoño, una flor de Azahar.
La más sensibles de las flores, la que en dos días nos abandona, la violeta.
Y la más dura de todas, la flor del geranio.

domingo, 20 de marzo de 2011

Tiempos entre costuras - María Dueñas

Hay novelas donde la importancia no está en la historia, sino en la forma de contarla; y un ejemplo de esto lo tenemos en Tiempos entre costuras de María Dueñas. No es que la historia no sea buena, que en este caso lo es, pero la forma de narrarla es lo que más asombra al lector. Es un libro donde la narración está muy cuidada, el vocabulario es exquisito y aun así, te atrapa nada más empezar puesto que en el fondo, a pesar de esa estructura y vocabulario, no es rebuscado, es simple, llega bien al lector.

Personalmente, lo que más me ha sorprendido, son las diferentes velocidades de la novela. Me explico: está dividida en cuatro partes y cada una de ellas tiene una velocidad determinada. Hay partes con mucha acción, más dinámicas, y otras donde la protagonista vive un momento tranquilo, enlenteciéndose el desarrollo.  Pero en todo momento me he sentido entregada a la novela y a sus personajes.

Algo curioso de esta autora es la reaparición de personajes secundarios. Cuando piensas que no volverás a ver a uno de ellos, aparecen capítulos más tarde contándote sus vidas y sus experiencias. Me ha encantado ese detalle. Es como reencontrarse con un viejo amigo, y que te ponga al día de sus bagajes por la vida.
Y evidentemente, lo más maravilloso de esta novela, son los personajes, no solo los protagonistas, sino todos ellos. Tienen vida propia, son tangibles, reales 100%. Te gustan, te disgustan, te repelen… te hacen reaccionar, no hay ninguno que te deje fría.

Las descripciones son detalladas, pero no se hacen nada pesadas, es una novela colorida, con un entorno lleno de sabores y olores típicos de cada país y cuidad por donde pasa. La autora nos lo hace llegar con esa manera tan detallista y exquisita de narrar.

Como ya he comentado, la novela está dividida en cuatro partes. La primera es donde tiene lugar la presentación de los personajes principales: la vida de Sira en Madrid, como termina en Tetuán, las vicisitudes que pasa hasta encontrar su hueco…. Es la parte más cruda y dura de toda la trama, donde Sira debe valerse por si misma y superar los errores cometidas en el pasado. Desde la posición del lector, vamos viendo el final de la relación de ella con Ramiro, y esperamos esa traición, esa puñalada.

La segunda parte se desarrolla entera en Tetuán, vamos viendo cómo va evolucionando, como va saliendo poco a poco del lío en el que se metió. Además nos presenta otros de los personajes importantes en un futuro: Marcus, Rosalinda y su amante, etc… Aquí varía la velocidad, es un momento más tranquilo, más lento, se centra más en los personajes, en la historia de España y de Tetuán.

La tercera parte es en España, tras tomar una difícil decisión, vuelve a su patria para ayudar a quien antes la ayudaron, pero vuelve de forma muy distinta a como se fue. Allí se reencuentra con su pasado, pasando difíciles momentos, temiendo por su vida y su futuro.
Las descripciones de España de esa época, la diferencia entre las dos sociedades, la pobre y la rica; los diferentes barrios; el estatus de aquellos que conocía y conoce… es una parte menos dramática que la primera, pero también es dura, y verdaderamente realista. Te transporta a aquella época, a aquellos miedos y decepciones… Una época difícil que ella trata con mucho tacto.

Y la última parte tiene lugar en Portugal, transformándose de golpe en una novela negra, de espías, suspense, de intrigas y sobresaltos, donde todo tiene cabida, desde el amor, hasta el desengaño, pasando por el miedo y el dolor. Al final, vemos en lo que se ha convertido Sira, su personalidad, en cómo gracias a las pruebas que ha sufrido, se ha convertido en alguien importante para su país, para el país extranjero, y para las personas de su entorno.

Quizás lo que me haya gustado menos, es el final. No me gustan esos finales abiertos, que me dejan de esa manera, tras sufrir tanto por sus personajes. No digo que todas las novelas deben de tener un final feliz, pero sí que tengan un final, aunque este no sea del gusto del lector. Pero… no se… me ha dejado insatisfecha, sí , esa es la palabra, insatisfecha.

Es una historia impactante sin perder la sencillez, dulce sin dejar de ser dura y difícil, romántica a pesar de ser dolorosa. Una novela muy recomendable.