Páginas

jueves, 1 de diciembre de 2011

Regalo mortal, Heather Graham


Por fin llegó a mis manos la tercera parte de la trilogía de los hermanos Flynn, escrita por Heather Graham: Regalo mortal; siendo las anteriores La noche mortal, y Atracción mortal. Le tenía muchas ganas puesto que desde el principio, me intrigó la serie.
Esta vez, y sin que sirva de precedente, el título es el mismo que en inglés: Deadly gift. Y sí, a pesar de eso, el título es “mortalito” de necesidad. Ninguno de la serie se escapa a ser criticado, pero este…en fin…

La serie desarrolla la vida de tres hermanos que, tras trabajar para el estado en cierta medida, deciden unirse para crear una agencia de detective. Aidan, el primero de los hermanos, protagonista del primer libro, era del FBI; Jeremy trabajaba de buzo policial; Zachary, el menor de los hermanos, era forense. Para Zach, además de su profesión como investigador privado, tiene una pasión: la música, y a ello se dedica en sus momentos libres.

La serie está encuadrada dentro del suspense paranormal, pero de lo que empezó siendo un paranormal aceptable, ha ido empeorando con las novelas. En esta tercera, habla de unas criaturas legendarias de Irlanda, las banshee. No comento qué son para que las descubráis con la novela.
Es cierto que la leyenda es bonita, pero personalmente, creo que a la autora le ha costado meter la historia en la trama.

Lo que más resalta de la novela es el caso policial. Gran caso policial donde los haya. Me ha encantado. Es el típico en el que desconfías de todo y de todos, y el final es una sorpresa. Es cierto que me esperaba una parte, pero la otra me dejó ojiplática.
El inicio es desconcertante, porque salen muchos personajes y no sabes cuales van a ser los principales hasta unos capítulos después. Pero eso hace que nos sintamos intrigados y no dejemos de leer.
Otra cosa que atrapa y te hace continuar leyendo, es el secreto que no desvela la protagonista hasta la mitad del libro. Está bien guardado, sí señor, aunque va dando pequeñas pistas que, unidas, hacen que descubras el pastel antes que ella misma nos lo cuente.

La relación sentimental-sexual no tiene gran importancia en la historia. Digamos que lo que prima es el caso policial, luego la parte paranormal, y lo último es la relación entre los dos protagonistas.

Es verdad que no me ha gustado el elemento paranormal, pero sí la historia. Es entretenido, puramente “palomitero”, te hace pasar un rato agradable, pero no esperéis gran calidad porque no la hay. Recomendable para una tarde de domingo, con la mantita y el sofá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario