Páginas

sábado, 3 de diciembre de 2011

Douglas Preston y Lincoln Child: Venganza


Desde pequeña soy una lectora compulsiva, igual leo novelas, cuentos, comics, como las etiquetas del champú si no tengo nada a mano. Evidentemente tengo mis preferencias. No, del champú no, que también… hablaba de la lectura.
El caso es que aunque leo todo aquello que cae en mis manos, algunos géneros con más gusto que otros, tengo mis autores predilectos, para los que soy seguidora acérrima y por ellos ma-to. Bueno, es una exageración como buena andaluza que soy, pero sí, soy seguidora compulsiva de alguno de ellos. Tengo casi todo lo que han escrito, sea bueno o malo. Porque aunque los siga con pasión, tengo capacidad de crítica y no me miento a mí misma. Algunas novelas son buenas, otras pasables, y otras, como diría un amigo, “infumables”.

Uno de estos ejemplos, son los autores que traigo hoy para reseñar: Douglas Preston y Lincoln Child. Han sacado al mercado una nueva novela, Venganza, que es el inicio de una nueva serie, la que tiene como protagonista a Gideon Crew.
Conocí a estos autores gracias a unos amigos, y desde entonces me he hecho con cada uno de los libros que han escrito juntos. También tienen libros en solitario, pero curiosamente a esos no les he metido mano aun.

Los autores:


Douglas Preston nació en el año 1956 en Cambridge, Massachusetts. Nunca  fue buen estudiante, lo llegaron a echar de varios colegios y escuelas. Inició estudios en biología, matemáticas, geología o física… sin llegar a concluir ninguno de ellos. Finalmente, dejó las ciencias y se centró en las letras, estudiando literatura inglesa en la Pomona College de Claremont, California.
Después de graduarse, trabajó en el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York como editor, escritor y eventualmente como director de publicaciones. Tras ocho años trabajando en el museo, debutó como escritor con el ensayo “Dinosaurios en el ático” (1986), editado por una estrella en ascenso: Lincoln Child, en St. Martin's Press .
Cuenta la leyenda, que Preston le dio una vueltecita nocturna a Lincoln por el museo, y cuando estaban en la sala de los dinosaurios, debajo del temible T. Rex, Child se volvió y dijo: Este es el lugar perfecto para que se desarrolle un thriller. Y así fue como se creó la primera novela de la serie Pendergast: The Relic.
Tras sus éxitos literarios, Preston dejó el museo y se fue a Nuevo Méjico a dedicarse a aquello que más le gustaba, escribir.

Lincoln Child nació en Westport, Connecticut. La pasión de la escritura le vino desde niño; escribía relatos, cuentos, incluso llegó, en décimo grado, a escribir una novela de ciencia ficción que guarda bajo llave por vergüenza. Se graduó en la Universidad de Carleton en Northfield, Minnesota, especializándose en inglés.
Se mudó en 1979 a Nueva York para intentar encontrar un trabajo en el mundo de la edición. Tuvo suerte y lo contrataron como asistente de editor, en St. Martin's Press. Fue escalando posiciones en la empresa hasta convertirse en el editor jefe. Y fue aquí, en St. Martin’s Press donde conoció a su actual socio, Preston Child.
Hay una cosa que apasiona a Child y son las historias de terror, paranormales, de fantasmas y demás. Llegó a hacer una colección de relatos e historias de este tema, bastante grande.

En 1987, Lincoln dejó la edición para trabajar en MetLife. Pasó de la edición de manuscritos a hacer programación y análisis de sistemas. Aunque el cambio pueda parecer extraño, Lincoln tenía una amplia experiencia en programación. Lejos del mundo de la edición, el propio Lincoln siente renacer el interés por la escritura. Durante el tiempo que estuvo en MetLife, fue publicado The Relic, y en unos pocos años dejó la empresa para escribir a tiempo completo. Actualmente vive en Nueva Jersey.

Así que los que seguidores de estos autores, ya sabréis quien pone cada cosa en las novelas. El entorno en museos, todo lo científico y periodístico, se lo debemos a Preston. Mientras que la parte de ordenadores, lo paranormal… se lo debemos a Child.

Los separan más de 3000 kilómetros, pero eso no es ningún impedimento para ser coautores. La mayoría de sus novelas han llegado a ser bestseller o superventas, y han sido traducidos a multitud de idiomas, llegando a miles de personas en el mundo.
Tienen varias novelas sueltas, es decir, que no pertenecen a ninguna serie; y otras, la gran mayoría, que pertenecen a la serie de Pendergast. Estas son las que más me gustan. Ahora, con Venganza, han iniciado una nueva serie que no ha tenido la respuesta que ellos hubieran deseado; por lo menos aquí en España.

Estos autores me resultan adictivos porque nunca sabes qué vas a encontrarte en sus libros. Además, son inclasificables: tiene misterio y policíaca, algo de ciencia ficción, fantasía, paranormal… pero todo eso descrito de tal manera que no puedes separarte del libro en ningún momento. Suelen ser escenarios oscuros, donde se palpa la tensión, el miedo… Hay escenas de alto contenido en sangre y vísceras. Algunas ocasiones son auténticamente gores. Y no tienen empatía por sus personajes.
Sí, me explico. Los casos policiales no son los normales, siempre tienen un punto de paranormal, que junto con la presencia de Pendergast, el agente especial del FBI, termina por volverse algo complejo y oscuro. Muchos son los personajes secundarios de esta serie, y por ninguno, incluido Pendergast, siente apego estos autores. Todos son susceptibles de ser víctimas de asesinatos, accidentes, traumas, shocks… No sabes quien va a morir, quién sobrevivirá, en qué momento aparecerá… Siempre hay sorpresas, en cada libro.

Y vosotros diréis… ¿Por qué nos habla de la serie de Pendergast, si viene a hablarnos de Venganza? Pues para poder explicaros mi impresión.

La nueva novela: Venganza.


Venganza es totalmente policíaca, aunque Gideon Crew no sea ni agente, ni policía, ni nada que se le parezca. No tiene, por primera vez en una novela de estos autores, ninguna reminiscencia paranormal.
Los personajes son más planos, menos profundo de lo que nos tienen acostumbrados, y cuesta llegar a ellos; mientras que con las otras novelas, vivíamos en la piel del personaje, incluido secundarios.
Las descripciones son vagas, pasan por encima del momento, del lugar, no implicando al lector en ese proceso, con lo que al final queda una novela demasiado light o sencilla.
No digo que sea mala, conste, puesto que me ha entretenido y gustado. El problema es que no parece escrita por estos mismos autores. No vives la acción, eres un simple testigo de ella. No es a lo que nos tienen acostumbrados.

El único parecido que tiene Crew con Pendergast es su pasión por el disfraz. Ambos dos son unos maestros en el tema de pasar desapercibidos. Sin embargo, Gideon es un personaje más trasparente, choca frontalmente con la inaccesibilidad de Aloysius Pendergast, su secretismo, su frialdad.
Crew trabaja en el Laboratorio Nacional de “Los Alamos”, aunque guarda en su pasado una época oscura en su vida, donde ejercía de ladrón de guante blanco, de museos de artes, aunque eran pequeñas colecciones privadas. Aunque es un solitario, las mujeres forman parte de su vida, no como Pendergast que para saber que estuvo casado tuvimos que esperar varias novelas. Mientras Aloysius es rico, Gideon es pobre y está a punto de la banca rota. Esa necesidad de dinero, con otro problema impactante, hacen que se meta de cabeza en esta aventura.

La novela está dividida en dos partes. La primera: Venganza, del capítulo 1 al 11 inclusive, es donde se nos cuenta la infancia de Gideon. Tiene su propia presentación, nudo y desenlace. La segunda parte: Gideon Crew, desde el capitulo 12 al final, tiene también su presentación, nudo y desenlace. Dos novelas englobadas en una.

Aunque sí queda algo dentro de la novela que nos recuerda a estos autores: la sorpresa. No sabemos quiénes son malos, y quiénes son buenos. Los personajes no son todo lo que parecen y en más de una ocasión nos dejan con la boca abierta.
Es un personaje, el de Crew, que me recuerda mucho a dos emblemáticos personajes, que tanto me gustaron: James Bond y Dirk Pitt (de Clive Cussler). Este personaje comparte con ellos la valentía; el arrojo; el no pensar, solo actuar; las mujeres; el sexo; y sobre todo, el no tener miedo a morir.

Es una novela que atrapa al lector, y que entretiene. Si no hubiera sido de estos autores, apenas le hubiera puesto pegas. Pero… echo de menos la forma de narrar, de describir, la pasión que destilan estos autores escribiendo.
Si no sois seguidores de estos autores, no os defraudará. Aquellos que como yo, sigan desde los inicios a Preston y Child, les faltará algo que lo haga completo. Pero lo recomiendo.


8 comentarios:

  1. No he leído nada de ellos aunque tengo una novela en casa, de todas formas el tipo de historias de sus libros me gustan mucho así que seguro que disfruto con la lectura de cualquiera de sus novelas
    besos

    ResponderEliminar
  2. Para empezar con estos autores, escoge alguna de las novelas de Pendergast, Tatty. Espero que te gusten. Ya me contarás.
    Gracias por pasarte!
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Un entrada muy currada!!
    Tengo un par de libros de los autores, a ver qué tal =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Pues ya me contarás. Depende de los que tengas, así será tu reacción, jajajjaja.
    Muchas gracias por pasarte, Shorby!
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Este libro me parece muy aburrido, voy por la pagina 120 y lo acabo de dejar, no soy capaz de concentrarme, se me hace eterna cada pagina.

    ResponderEliminar
  6. Recomiendo el Invierno de Frankie Machine, me parece un libro perfecto

    ResponderEliminar
  7. Es una novela distinta, lenta; La segunda mitad es algo más dinámica... pero si no te gusta, haces bien en dejarlo. Hay mucho por leer para perder el tiempo en algo que no nos gusta.

    Me apunto el libro, Raul. Gracias por pasarte por aquí. Visitaré tu página.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu entrada, espectacular.
    Soy un adicto a preston & child tanto juntos como separados, quizas tengas razon en que se curran mucho y bien a Pendergast en lo psicológico o profundo pero en las novelas por separado, Preston es mas acción y Child es más ficción, ojala todo fuera Pendergast pero al final nos aburriría, leeré este libro y te comentaré que me pareció.
    Muchas gracias y espero vernos a menudo.

    ResponderEliminar