Páginas

domingo, 4 de diciembre de 2011

Donde los árboles cantan, Laura Gallego



En las VI Jornadas de Literatura fantásticas tuvimos el honor de que nos visitara Laura Gallego. Lo único que había leído de ella eran las dos primeras novelas de la trilogía de Memorias de Idhun, y bueno… no iba mucho con mis gustos.
En la carpetilla que nos daban en las jornadas, descubrí un pequeño tesoro, y no exagero: la portada del libro y el primer capítulo. Tengo que confesar que no leí el capítulo. Soy de las que prefieren no saber nada antes de leer la novela. Pero quedé enamorada de la portada. Es una maravilla: detallista, con un colorido que envuelve, y con un gusto exquisito. Además, viéndolo más cerca, tenía sorpresas. Mariposas que se transforman en hadas; pequeños gnomos que viven en las raíces de los árboles; algunos de estos árboles con caras… ¡Una obra de arte!

Ya en las jornadas nos dijo que uno de los autores que le impulsaron a escribir fantasía, fue Michael Ende con La historia interminable, su novela favorita. Así que no es ninguna sorpresa, encontrar algunas similitudes en cuanto a diseño se refiere.
Quien haya leído La historia interminable, recordará que estaba impreso en dos colores diferentes: el verde para el mundo de la fantasía, y el rojo para el mundo de Bastian. Y al inicio de cada capítulo, la primera letra era de mayor tamaño y con un dibujo que ilustraba de lo que iba a  hablar el capítulo. En Donde los árboles cantan, no tiene dos colores; pero al inicio de los capítulos, tenemos la primera letra de mayor tamaño, con un dibujo, y con un texto que de manera menguante, va explicando de qué va el capítulo. Como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo con las similitudes y las diferencias:

A la izquierda La historia interminable, a la derecha Donde los árboles cantan.

Pero no solo el diseño tiene una reminiscencia a Michael Ende, sino la idea o tema del libro. Es en La historia interminable donde se habla por primera vez de estos árboles cantores. Y esto nos lo recuerda la propia autora, al inicio de la novela, cuando nos introduce la primera parte: Viana. Poniendo incluso, el párrafo de la novela de Ende que le dio la idea del libro.

Donde los árboles cantan es una novela fantástica perteneciente al subgénero de fantasía épica. Aunque pueda estar dirigida para un público joven, los adultos con alma de Peter Pan disfrutarán con esta novela. Está narrada de forma sencilla y amena, y con muchos giros verdaderamente sorprendentes.

Como fantasía épica que es, la ambientación del nuevo mundo, es de la edad media: con su jerarquía social de reyes, nobles, damas, bárbaros, soldados, criados…  Todos tienen su rol estipulado y si se salen de él, son incomprendidos y mal vistos.
Pertenece a la nueva fantasía, puesto que el héroe de la historia, es una chica. Empieza como cualquier novela del género: chica con su vida convencional que tras un hecho aislado y traumático, cambia su forma de pensar, de sentir, trastocando sus planes. Siempre con un compañero o compañera que le acompañe en el viajar. En este caso descubrimos que estos compañeros van cambiando: desde su doncella o ama, Dorea; pasando por Lobo; Uri; y por Airic.
Hay viajes, no podía ser menos, pero no duran tantos días ni años como en otras novelas del género. Los caballos parecen tener alas, y ellos unas piernas kilométricas con las que avanzan que da gusto. :p Pero se agradece, puesto que le da dinamismo a la novela. No se hace lenta en ningún momento.
Hay magia, pero hay que esperar al final de la novela para encontrarla. Así que no os impacientéis que ya veréis como llega.

El libro está dividido en dos partes: La primera se titula Viana, y se compone de los siete primeros capítulos; y la segunda parte se titula Uri, y consta de otros siete capítulos más, y el epílogo.
Es un libro muy bien estructurado, uniforme. Las dos partes contienen casi el mismo número de capítulos, y los capítulos tienen casi el mismo número de páginas, alrededor de 30, más o menos.
La introducción de la parte primera se me hizo un poco lenta y cuesta arriba. No me gustan los clichés de la época medieval, donde la mujer es un mero continente, sin contenido. Su cometido es tener hijos y estar bella para sus maridos. Deben estar monísimas, y esperar sentadas tras el cristal a que ellos vuelvan.
Suerte que el hecho traumático que cambia la vida de Viana, da el pistoletazo de salida a la evolución de la protagonista y a la acción.

La narrativa prima sobre el diálogo, y la novela tiene una estructura abierta. Los personajes aparecen y desaparecen a lo largo de ella, sorprendiendo al lector. Aquellos que piensas que son meros extras para la trama, cogen protagonismo llegándote a encandilar.
Está narrado en tercera persona omnisciente, es decir, que conocemos no solo los hechos sino los pensamientos de los personajes, los sentimientos de estos, lo que van a hacer, lo que han dejado de hacer… Somos testigos absolutos de la acción.

Los personajes son maravillosos, desde el más importante, al menos trascendentes, puesto que están muy bien construidos. Les coges cariño a todos, salvo a los malos, claro está. Estos te asquean, los odias, y participarías en la batalla si te dejaran saltar dentro de las páginas. En algunas ocasiones me he visto gritándole a la protagonista para que se diera prisa, o llorando anticipadamente por saber lo que iba a pasar.
Sí, la parte final puede provocar un aluvión de lágrimas, si eres de lágrima fácil como es mi caso. Así que ruego tengan cerca, Kleenex para salir del paso.

Si lo lees con cuidado, encuentras bastante moralina en la novela. No solo es Lobo el que te va soltando pequeñas joyitas; sino la novela en sí: el amor a la naturaleza; el respeto a los demás; la amistad; el trabajo en equipo…. 

Donde los árboles cantan, es una novela tierna y seductora desde la portada hasta su interior. Es un libro que envuelve y te hace sentir. Deja un sabor dulce al terminar su lectura, y da pena despedirse de todos los  personajes.  Muy recomendable.

12 comentarios:

  1. Qué ganas tengo de hacerme con este libro!!!
    Además, es una monada =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Es preciosa la portada.Y el libro es un cuento!
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. A mí me fascinó Donde los árboles cantan. Soy una incondicional de Laura pero hacía mucho que no leía nada suyo y con esta novela me ha reconquistado.
    Estupenda reseña.
    Un beso,
    Lily.

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por pasarte por este rinconcito, Lily.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  5. Ex-per-riencia procede de la raíz latina "per" que se relaciona tanto con "peiro" como "portus". El primero de los términos nos pone en contacto con la vivencia del peligro, aquel que recorre el héroe para alcanzar un tesoro. Ese tesoro aunque se materializa en un objeto o persona es la propia consecución del sí mismo. Cuando el héroe ha tenido experiencias se ha alcanzado así mismo, por eso descubre que posee un nombre nuevo, porque el misterio de su vida se abre a los demás. Así, no hay Ulises sin sus viajes, ni Hércules sin sus peripecias... Por eso Robian han de alejarse Viana para capturarse a sí mismo antes de entregarse a su prometida.
    Por otra parte, el "portus" de la experiencia alude al traspaso por puertas que hacen dejar atrás trasnochadas pieles para adquirir nuevos cromatismos de juventud y rutilante novedad: un "incipit vita nuova" dantesco que vive Viana en las historias que le cuenta Oki sobre el Gran Bosque y que le hacen recuperar el hálito vital después de la salida de su amado (rol, concuerdo con la Srta. Violeta, bastante estereotipado).
    La novela que se reseña se plantea como una metá-fora con un traslado desde un mundo fantástico al real. Sin él, el ser humano (en su condición de ser simbólico) quedaría estragado por la monotonía plana de la vida en su "tang, tang, tang, tang...." (que conste que no son las campanadas de Año Nuevo).
    He aquí que los árboles cantan para que el mismo sujeto se mueva, para que el lector baile y con él su vida sea sinfonía. Por eso, estoy contigo, la figura de la mujer no puede ser un mero contenido vacío porque la misma condición de la novela lo hace inverosímil.

    Fdo. Nimo (Ano-nimo trivialero)

    ResponderEliminar
  6. La leche!!! O_O Anonadada me has dejado, caballero anónimo. No se si por la parrafada, que he tenido que leer mínimo 3 veces; si por imaginarte con este libro en las manos; o por verte por estos lares.
    Es un placer encontrarte por aquí, Nimo. E interesantísima disertación.

    ResponderEliminar
  7. @Violeta
    AnoNADAda, ANO-nimo, demasiadas referencias al vacío y al silencio para responder con palabras

    ...
    ...
    ...
    ...
    ...
    ...
    ...

    ResponderEliminar
  8. Niña, te sigo el blog. En el mío también irán apareciendo reseñas. Un besito. :)

    ResponderEliminar
  9. @Xavier Beltrán

    Ya te tengo añadido... Te iré siguiendo Xavi!
    Gracias por pasarte por aquí!!
    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Me encanta este libro. Es el mejor libro que haya leido jamas. ^^

    ResponderEliminar
  11. la verdad el libro me encanto pero cuando vi que avía otra portada pensé que era otro libro y la verdad es que tengo muchas ganas de leerlo pues si el primero me fascino el segundo de be ser igual de bueno

    ResponderEliminar