Páginas

jueves, 3 de noviembre de 2011

La leyenda de "la encantá", Castillo de Almodovar.


Viene del post anterior.....

Cuando Toledo cayó a manos de Alfonso VI, Al-Mutamid, viendo peligrar Sevilla, decidió pedir ayuda a unos guerreros bereberes nómadas: los almorávides. Pero estos no se contentaron con vencer a Alfonso VI, sino que decidieron hacerse con todas las taifas para proclamar un emirato.
Cuando se acercaban peligrosamente a Córdoba, Al-Mamun decidió mandar a su familia al Castillo de Almodovar con 70 soldados, y él se quedó en la ciudad haciendo frente a los almorávides.
Torre del Homenaje. Foto  hecha por mí. 
Cuenta la leyenda, que el 28 de marzo de 1091 tuvo lugar la última batalla, aunque no fue tal, puesto que para evitar derramamientos de sangre se pactó la entrega de la ciudad a sus enemigos. El problema es que Al Mamud no estaba de acuerdo. Se montó en su caballo blanco y se echó a la calle abriéndose camino entre enemigos y traidores, aunque no llegó muy lejos. Acabaron con él cortándole la cabeza y colocándola en la punta de la lanza mientras lo paseaban como señal de triunfo.

A 22 kilómetros Zaida dormía plácidamente cuando se despertó sobresaltada. Apenas vestida con su camisón blanco, subió a la torre del Homenaje a ver si lograba ver algo a través de la campiña. A lo lejos pudo ver acercándose alguien a caballo, y con el corazón a galope, como este, vio como se iba acercando poco a poco. A unos cuantos metros del castillo, se dio cuenta que el caballo blanco venía solo, sin jinete, y algo se le rompió por dentro. Empezó a aullar, sollozar, gritar y maldecir… Su esposo había muerto.
El castillo fue tomado por los almorávides, y Zaida hecha prisionera en las mazmorras donde se le oía llorar desconsolada. Se dice que murió de pena, y desde entonces, cada 28 de marzo se aparece por el castillo, llorando y aullando de pena.

Claro que no se está seguro de esto porque dicen que Alfonso VI vino semanas más tarde, entró en el castillo, salvó a Zaida convirtiéndola, tiempo después, en esposa o concubina, pasando a ser Isabel, y teniendo un hijo con ella, el heredero.

En fin, esa es la leyenda, pero ahora viene lo actual.
Castillo de Almodovar antes de ser reconstruido, sacada la foto de www.sociedadaugusta.com

Como ya os he contado, el castillo fue reconstruido durante 36 años, y los que allí trabajaban, no duraban mucho tiempo. No, no morían, pero casi; Ya sabéis que el miedo es muy malo. Raro era el día que no aparecía el espectro de una mujer morena, llorando por los rincones, haciendo que el corazón se les parase de miedo, y el alma se les rompiera por el llanto. Así que se iban por donde habían venido, teniendo que volver a contratar a otros trabajadores.

En la actualidad, los vecinos del castillo, cuentan que hay noches que se le escucha llorar, y algunos la han visto subida a la torre del homenaje con su túnica blanca al viento, esperando a su amado.

Lo que más me ha sobresaltado, es la historia de Natalia, una andaluza que fue de visita al castillo. En la torre del Homenaje, hay unas escaleras que llevan a las mazmorras, una sala que está muy bien preparada para el visitante, con maniquíes a tamaño real, cadenas y cuerdas que ponen la piel de gallina al más valiente.
El caso es que esta chica iba bajando las escaleras, y antes que el sensor de la luz se activase, vio la figura de una mujer vestida de blanco, que al oír ruido, se giró hacia ella, lloraba a lágrima viva. Natalia dio un paso adelante y las luces se activaron, haciendo que la figura de la muchacha desapareciera.
Ella, encantada con la organización del castillo por el montaje, fue a darles la enhorabuena por tan logrado holograma. Imaginaros cómo se quedó Natalia, cuando le dijeron que tal holograma no existía, que lo que había visto no pertenecía al montaje de la sala.

Otra de esas historias que acongojan, es la de la extranjera que se acercó corriendo a la entrada del castillo, donde se compran los tickets, llorando a mar viva, histérica, gritando algo incomprensible. Cuando consiguieron tranquilizarla, escucharon de esos labios temblorosos que una mujer se había tirado desde la torre del Homenaje.
Como seres humanos y cotillas que somos, salieron todos corriendo hacia la base de la torre, sin pararse siquiera a llamar a una ambulancia, y eso es lo que le salvó del hazmerreir del resto del mundo, porque cuando llegaron a la base, no había ni cuerpo, ni mujer, ni nada que se le pareciera. Le hicieron a la histérica visitante que describiera a esa mujer, y.. sí, lo habéis descubierto: mujer vestida de blanco, morena que lloraba antes de tirarse.

¿Quién es esa morena que llora como la Zarzamora por los rincones? ¿Será Zaida que una vez muerta, volvió buscando a su amado para reunirse con él cada 28 de marzo? ¿Habrá otra mujer que haya sufrido tanto, que decidió tirarse por la torra para hacer desaparecer su pena?
No sabemos si la encantá es Zaida o no, pero sí que en el Castillo pulula un espíritu atormentado que no encuentra consuelo. Se puede ver los 28 de marzos, o algún día que Zaida decida pasearse por sus pasillos.



5 comentarios:

  1. Magnífica tu entrada, me has dejado muchísimas ganas de ver el sitio.
    Y me ha encantado ese tono entre confidencial y teatral del "cuenta la leyenda..."
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya sido amena y que además haya movido el gusanillo de ir a ver el castillo. Es una gozada, en serio, no te lo pierdas!!

    Un beso y gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Ainsh, qué bonita historia, aunque yo estoy bastante aliviada por que Zaida (o quien sea el espectro) no decidiera mostrarse ante nosotros.
    Genial la entrada, Vio, he disfrutado mucho leyéndola.

    ResponderEliminar
  4. Pero si ya la contaste tú una vez, cielo!!!
    Me alegro que te gustara. En realidad iba dirigida a ti mientras la escribía, jajajjaa. Con todo el por saco que te dí durante el día de la excursión... :D
    Por cierto, nosotras tenemos pendiente una visita, no??? Becquer nos espera!! Ah, me han dicho que son los viernes en vez los jueves.. Mmmmmm... Estaré 15 días de vacaciones.. Cuando vamos??
    Mil besos!

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, la leyenda la conocía, pero has puesto detalles de los que no tenía ni idea.
    Gracias por la dedicatoria, jajaja, es un honor :-)
    Yo estoy encantada de ir a ver a Bécquer cuando quieras (aunque espero que sea un caballero y no aparezca para asustar a las damas), así que lo podemos ir planeando. Lo de los jueves lo vi por internet, pero no sé si habrán cambiado el horario.

    ResponderEliminar