Páginas

sábado, 26 de noviembre de 2011

La canción de Troya. Colleen McCullough


Nunca ha sido fácil para mí, esto de reseñar libros. Pero aun se me hace más cuesta arriba, cuando el tema o el género de la novela, es totalmente desconocido para mí. Me encanta profundizar en las reseñas, pero el problema radica, que si tengo pocos conocimientos, puedo cometer errores más fácilmente.
Esto me ocurre con el género histórico. No se ha caracterizado por ser mi género predilecto, la verdad; en realidad me cuesta mucho leerlos. Pero de vez en cuando, bien porque me sienta inspirada, por una promesa, o porque me llegue el tema… caigo en la lectura de este género.

Esta vez, la culpa la tiene un amigo, que intentó  acercarme un poquito más a la histórica, y para ello eligió una novela más asequible para los no históricos: La canción de Troya.
Está escrita por Colleen McCullough, escritora australiana centrada en dos géneros: el romántico y el histórico.

Colleen nació en 1937, en Australia, y ya desde pequeña despuntaba como lectora voraz. Antes de iniciar sus estudios universitarios, se ganó la vida como profesora, librera y periodista, pero fue la medicina la que la movió a estudiar una carrera.
El problema fue cuando se dio cuenta que era alérgica al jabón quirúrgico. Con todo el dolor de su corazón, dejo la medicina y se centró en la neurología, llegando a ser casi una eminencia en este tema. No en vano, después de estar unos años trabajando en el hospital de Sydney, la Universidad de Yale la contrató como investigadora asociada, donde estuvo 10 años de su vida.
Fue allí, en Inglaterra, con 37 años, cuando escribió la primera novela, Tim; y con 40 la segunda, El pájaro Espino, con la que alcanzó la fama dejando su carrera medico-científica.
A partir de ahí, empezó su carrera como escritora, llegando algunos de sus éxitos literarios, a la gran pantalla y a la pequeña pantalla.
Gracias a la profundidad histórica de su serie sobre la Antigua Roma, alcanzó el premio de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Macquarie, en 1993.


La canción de Troya la escribió en 1998, aunque aquí en España no llegó hasta el 2000. Como bien he comentado antes, está encuadrada dentro del género histórico, y sin tener que pensar mucho, puesto que el mismo título lo dice, habla sobre la guerra de Troya.
Una de las cosas que caracterizan a esta novela, es la forma de narración. Está llevada a cabo por múltiples personajes, lo que llaman polifonía: cada capítulo está narrado por un personaje distinto, pudiendo ser autodiegético, es decir que cuenta su propia experiencia, él es el protagonista de ese relato; o metadiegético, él es parte del relato, pero lo ha vivido desde fuera, no es el protagonista.
Están narrados en primera persona, como si contaran la historia a toro pasado. Y es una forma amena, dinámica de llevarte de un lado a otro, viviendo la acción desde primera fila.

Es una novela convergente, puesto que vamos desde el inicio de los protagonistas, hasta la gran guerra y sus consecuencias.
Hasta el capítulo 5 incluido, es la presentación de los personajes. Nos cuenta el  nacimiento de muchos de ellos, o bien la evolución durante la adolescencia;  imprescindible para conocer el desenlace y final de la trama, es decir, la guerra de los 10 años.

Con esta forma de narración, la autora no se pone de parte de uno, o de otros, sino que nos vemos situados en ambos bandos: troyanos y griegos. Y conocemos los sentimientos de cada uno de los personajes, no solo de los más importantes, sino los que han sido clasificados como secundarios por la historia.

Otra de las características de esta novela, aparte de la narración, es el punto de vista que ha tomado la autora:
Ha querido darle un sentido real, a una historia con dejes míticos.
Hay una gran verdad en todo esto, y es que de la Antigua Grecia se conoce bien poco. Algunas cosas nos llegaron gracias a antiguos poemas o epopeyas, creando una tradición épica. Las epopeyas son poemas narrativos, o conjunto de poemas, que contaban, con un tono grandilocuente, hechos históricos protagonizado por un héroe.
Colleen, ha querido contar la historia de la manera más real posible, intentando dejar lo religioso y mítico de lado.
Realmente es lo que más me ha chocado de la novela. Conozco poco de los dioses griegos y su mitología, pero alguna conozco. Voy a intentar explicarme (digo intentar porque es compejo): Imaginaros si os dicen que el talón de Aquiles es así por otras circunstancias.  Choca, no?
Pues más adelante entiendes el porqué llegó a nosotros esa historia, la de que su madre lo sumergió en el río Estigia; y según Colleen, sería por la forma de mitificar a un buen soldado por parte de sus propios compañeros. Aquiles era un luchador nato, pero mortal. Luchó bien, era fuerte, valiente, y para que los descendientes griegos lo recordaran, se dijo que era inmortal, hijo de un dios, y que su punto débil fue el talón. Vamos, ese es un ejemplo, pero tenéis muchas cosas que chocan frontalmente con la mitología griega.

Es una historia interesante, adictiva, dinámica, que te embebe… Con muchos detalles de aquella época que sorprenden y que sirven para que el lector no quiera dejar de leer. Al final, tengo que darle la razón a mi amigo, es una novela muy recomendable; aunque tardé bastante en leerla. ;)


7 comentarios:

  1. Buenísima reseña, entusiasta incluso. y comparto tu opinión, es muy atractiva y cuesta dejarla y a la vez densa, no es para leer con prisas tampoco.
    Me encantó, me uno a tu recomendación.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Entonces no me siento mal por haber tardado tanto en leerla? Guay!!
    Me alegro que coincidamos en recomendarla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Excelente reseña Violeta, me alegro de que te haya gustado, te pide seguir leyendo, y como apuntas, comparto que es muy hábil al resultar interesante y ágil sin tomar partido por unos u otros. Ulises es, para mí, el gran personaje del libro.

    Pablo

    ResponderEliminar
  4. Sí, Ulises es el descubrimiento del libro. Me gusta como logra transmitirnos a ese personaje. Llega a ser único y primordial. A mí también me encandiló Ulises.
    Gracias por pasarte, Pablo.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho la reseña =)
    La verdad es que es un género al que no me he acercado demasiado, aunque sí he leído cosillas, pero no es de mis predilectos. Así que te entiendo perfectamente jejeje

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Bueno, es un libro interesante para intentar ahondar un poco en el género; pero sigue sin ser mi predilecto, eh? :p
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho esta autora, en casa tengo toda la serie de Roma pero aún no he empezado con ella y en mi lista de pendientes tengos varios de sus títulos, además es que escribe libros de diversos géneros y eso es lo que más me sorprende
    un beso!

    ResponderEliminar