Páginas

sábado, 12 de noviembre de 2011

El panteón, Becquer y sucesos paranormales.


Sabéis que de vez en cuando, me gusta traeros algún que otro detalle viajero, siempre intentando relacionarlo con el mundo literario, bien porque haya alguna leyenda en ella; bien porque hable de algún autor; o porque el lugar es protagonista de un libro. Sé que es una reseña larga, pero no os la perdáis. He intentado hacerla amena para que no os canse leerla.

Foto sacada ayer desde mi cámara. Panteón de los sevillanos ilustres.
Hoy os traigo un lugar que pocas personas conocen, o bien lo conocen pero no lo han visitado, y es el Panteón de los sevillanos ilustres. Os lo traigo por varias razones: Una de ellas es que después de estar viviendo 26 años en un pueblo de Sevilla, nunca había bajado a visitarlo y ayer fue el día en el que me desquité; otra razón, una de peso, es que algunos de los que están enterrados allí, han vivido muy ligados al mundo literario; y tercero, y esto se está convirtiendo en una costumbre algo rara, por las leyendas que corren de boca en boca sobre este lugar.

Localización geográfica e histórica:
Antes que nada, permitidme situaros geográficamente e históricamente, como siempre suelo hacer. Este Panteón de los sevillanos ilustres, se encuentra, evidentemente, en Sevilla, en la calle Laraña, en la cripta de la iglesia de la Anunciación.  Para quien no conozca Sevilla, deciros que está situado justo en el centro, al lado de la actual Facultad de Bellas Artes, que es en realidad por donde se entra a esta cripta o panteón.

La cripta, la iglesia, y el edificio donde hoy reside la facultad, están históricamente unidos. El edificio, era un Colegio de Humanidades allá por el 1558, pasando a manos de los jesuitas, que en 1579 lo transformaron en Casa Profesa de los jesuitas. Allí residían y predicaban hasta su expulsión en 1767 por Carlos III.
Es un edificio de tres plantas en torno a un patio principal, porticado, con columnas de mármol. Adyacentes, existe un segundo patio.
Una vez expulsados los jesuitas, Pablo Olavides, pidió que ese edificio pasara a manos civiles para poder darle un buen uso, y lo trasformaron, en 1771, en Universidad literaria de Sevilla gracias a este hombre. La iglesia continua a sus muros, pasó a ser la capilla de la universidad.
Foto cogida de la siguiente página

En el siglo XIX, las tropas napoleónicas atacaron dos de los conventos sevillanos más conocidos, el de Santiago y del de San Agustín, y por miedo a que sucumbieran a estos, se trasladó a las personalidades allí enterradas, a la cripta de esta iglesia, al templo de la Anunciación.
En 1970 fue derribado, construyéndose el actual edificio de la facultad de Bellas Artes.
Fue en este mismo año cuando fue creado el Panteón. Tiene planta de cruz latina, con bóveda de cañón, toda recubierta de mármoles de distintos colores.

Relación literaria:
No solo es interesante acudir al Panteón para admirar esa cripta hecha a base de mármol, sino para pasear entre las lápidas de reconocidos escritores, poetas e ilustrísimos sevillanos que allí moran.
El que más visitantes reclama, es Becquer. Sí, Gustavo Adolfo Becquer está enterrado junto a su hermano Valeriano, pintor que lo inmortalizó en el retrato más conocido del poeta, en este Panteón. Pocos conocen este dato. Justo encima de su lápida, tenemos a un ángel que porta en la mano el libro de sus famosas rimas y un escudo con una leyenda.
Debajo del ángel, los visitantes colocan papelitos; post-its con poesías; con sus anhelos y deseos…
Foto sacada ayer tarde

A pocos pasos de Becquer tenemos las lápidas de Cecila Böhl de Faber, es decir, Fernan Caballero. Además, tenemos al escritor e historiador Amador de los Ríos; El poeta e historiador Rodrigo Caro; y al poeta Felix José Reinoso.
Un cúmulo de buenos y reconocidos literatos. Pero no están solos en esta cripta. Además, de estos escritores y poetas, podemos encontrar a nobles, reyes y personajes pertenecientes al clero que engrandecen este panteón con su simple presencia; así podemos ver la lápida de Benito Arias Montano; Ponce de León…

Leyendas y sucesos:
De la Facultad de Bellas Artes y el Panteón, recorre por Sevilla multitud de leyendas y de sucesos paranormales. Antes de meterme en materia, quiero contaros una simpática anécdota de nuestra visita de ayer. 

Mi amiga y yo tenemos algo en común. Nos gusta muchísimos Becquer; nos encanta leer; y además compartimos unos gustos algo raros: lo paranormal. Pero claro, bien resguardadas, en casa y con la mantita sufriendo en silencio. Sabiendo que a mi amiga, le ponen nerviosa estos temas, de camino al Panteón iba yo narrándole las historias que allí sucedían. Ella, me miraba con ojos de cordero degollado para que dejara de contarle esas cosas. Así que íbamos muy sensibilizadas con el tema.
Llegamos a la puerta de la Facultad, y nos dirigimos al conserje, mujer encantadora por cierto, para que nos dijera como se entraba. Ella muy comunicativa, nos comentó: Claro, estáis dentro de horario. Coged aquí a la izquierda, todo recto, llegáis a una pared, coger a la derecha, subid una pequeña rampita, y a la derecha, se inicia unos escalones hacia el sótano.
En ese momento, la conserje baja la voz, pone una cara de preocupación y dice: Pero… tened cuidado (deja unos segundos de silencio)… Los escalones son de mármol y resbalan!! Jajajajjaa. Teníais que ver la cara de mi amiga. :D Estaba blanca como la pared, esperando que nos dijera algo como.. tened cuidado, está encantado o algo así. El suspiro de alivio fue bastante sonoro.

El caso es que seguimos las instrucciones, bajamos el primer tramo de escaleras, el segundo… y al final, había un escalón traicionero que no vi, con el que tropecé y casi acabo de bruces contra la lápida de Arias Montano. Mi amiga que me agarra, pone cara de susto, y suelto: Tranquila, he sido yo y mi despiste, nadie me empujó. :p Al menos la hice reír.
Foto sacada ayer tarde

Cuentan limpiadoras, vigilantes, trabajadores de mantenimientos, que aquel lugar está encantado. Entre sus muros, en sus diferentes plantas o niveles, existen sucesos que no pueden ser explicados científicamente, y que hacen del más escéptico, creyente de este tipo de sucesos.
Antiguamente, siempre se quedaban en el edificio ciertos trabajadores. Incluso vivía allí, un señor que era el encargado de mantener a ladrones y curiosos fuera de él.
El caso es que antes de que llegara la temible hora de las brujas (0:00h), ya empezaban a oírse y a sentirse, presencias extrañas que ponían la piel de gallina.
Muchas limpiadoras han estado haciendo sus quehaceres cuando escuchaban ruidos de pasos de mujer; o bien gritos de alguien emparedado; lamentos; llantos de bebé…
Estos ruidos van seguidos de apariciones de esferas brillantes o incluso una mujer por los pasillos; los dispositivos eléctricos se vuelven locos, encendiéndose y apagándose de golpe; puertas de un mismo pasillos que se abren y se cierran a la vez; taquillas con vida propia; ascensores que sube y bajan sin nadie en su interior….
Además, más de un trabajador ha sentido que le seguían, que le susurraban su nombre, que le tocaban…

Pero no todos eran para asustar. Bueno sí, algunos sí. A los más escépticos que se reían de sus compañeros, le hacían la vida imposibl. Incluso llegándoles a susurrar: ¿Ahora no te ríes, no?
Pero algunos tienen buen corazón. Una de las limpiadoras estaba limpiando el ordenador con mucho trabajo y alguien le soltó: ¿Quieres que te ayude a levantarlo? No, no había nadie junto a ella, y más alejada, su compañera se dio la vuelta y le preguntó: ¿Has dicho algo? ¿Quien dice que va ayudarte?

Allá por 2004, el decano de la Universidad, dio su beneplácito para una investigación paranormal del edificio. Llegaron un 4 de junio, 15 investigadores de distintas ramas: electrónicos, informáticos, especialistas en imagen y sonido… Y además, fue retransmitido a los oyentes por radio.
Se dispusieron en grupos en las distintas plantas: en la cripta; en la primera planta, la segunda.. etc..
A las 23.15h empezó la fiesta. Sensores puestos en las dos plantas de arriba empezaron a cobrar vida; termómetros que bajaban 9 grados de golpe; extrañas corrientes de aires; detectores de movimientos que se ponen en funcionamiento..
En la cripta empezaron a escucharse psicofonías de otras épocas.
En la última planta, aparece una forma humana blanquecina que aterrorizan a los investigadores. Ascensores que cobran vida, puertas que se cierran y se abren; luces que se encienden y se apagan…

Sí, se ha constatado que existen sucesos paranormales y no, no se sabe quiénes son los responsables. Se comenta que es una mujer, y todos piensan en Cecilia Bohl de Faber, Fernan Caballero, la que se pasea por estos muros. Otros dicen que es Santiago, un antiguo trabajador que murió en extrañas circunstancias.. Pero nadie sabe la verdad.

Y ahora digo yo: ¿Y si fuera verdad que todos los moradores de la cripta, salieran a dar una vuelta por la noche? (en plan la canción de Mecano y el Cementerio). ¿No sería maravilloso poder compartir una conversación con Becquer, Fernan Caballero, con Arias Montano, Ponce de León… ? ¡¡La de cosas que aprenderíamos!! Sí, al principio tendríamos que ir al baño a cambiarnos de ropa interior, pero… ¡¡¡qué de anécdotas podrían contarnos!!!
En fin… lugar embrujado o no, es una maravilla arquitectónica, con mucho pasado entre sus muros, y con unos moradores que no debemos olvidar jamás, porque son parte de nuestro pasado.
Si venís por Sevilla, id a verlos y mostrarles respeto. Ellos son nuestros mayores, y siempre les gusta sentirse queridos. Quizás te soplen anécdotas al oído, te den ideas para un libro, para un poema, o simplemente salgas de allí saboreando una parte de nuestra historia.

17 comentarios:

  1. Magnífica entrada, acabo de hacer una anotación de un sitio imprescindible y, por desgracia, desconocido para muchos de nosotros.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya servido para conocerlo. Espero que no te hayas aburrido mucho en la lectura. Muchas gracias por pasarte!!!!
    Mil besos!

    ResponderEliminar
  3. Te ha quedado muy bien la entrada. Lo de tener una conversación con Bécquer me lo pensaría y todo, no te creas. Si anoche hasta estuve pensando qué preguntas le haría, jajaja, pero a la hora de la verdad no sé yo si me quedaría para que me respondiera...
    Y la conserje lo hizo a propósito, estoy segura. Pobres guias, tan solitos todo el rato ahí abajo... Es una pena que ni los propios sevillanos conozcamos bien lo que tenemos.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, Seri, una lástima que apenas nadie vayan a visitarlo. No me extraña que cada vez abran menos...

    Y sí, yo también pensé en preguntas para Becquer, o Fernan Caballero, o el mismisimo Ponce de León. Jo, que guay sería poder escuchar, sentada en el suelo de la cripta, todo lo que ocurrió en épocas pasadas. Sus vidas, sus recuerdos, sus escritos, sus inspiraciones, las batallas ganadas, las perdidas... Uffs....

    ResponderEliminar
  5. Me agrada leerte en esta especial
    tarde de sábado,
    es muy interesante tu entrada,
    un saludo

    ResponderEliminar
  6. Mil gracias, M.Teresa. Un placer acogerte por este rinconcito. Me alegro que te haya parecido interesante, y no aburrido y monótono como temía que resultara.
    Muchísimas gracias, de verdad, por pasarte por aquí.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Muy buena entrada. Se me ha puesto la carne de gallina cuando estaba leyendo la parte de los fantasmas y no hacía más que mirar al espejo por si tenía algo atrás.

    Gracias por toda esta información, Violeta ;)

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja, a ti no te han dicho que los espejos los carga el diablo?? :p
    Me alegro que te haya gustado. Ya sabes, te toca ir a visitarlo. Pero ten cuidado...... los escalones resbalan, jajajajajjaja

    ResponderEliminar
  9. @Violeta

    Deja, deja, que me ha dado muy mal rollo ese sitio jajaja

    ResponderEliminar
  10. He trabajado durante un tiempo como guía turística, y la verdad es que el panteón de sevillanos ilustres era de las visitas estrella. Aunque la gente se decepcionaba un poco al bajar. No entiendo por qué. A mi me parece un lugar increíble, un rincón desconocido. Y tiene mucha historia. Pero la gente comentaba "¿Solo hay esto?" y a mi se me llevaban los demonios.

    ResponderEliminar
  11. No me extraña que se te llevaran los demonios. Hay personas que no tienen visión histórica, ni se para a ver, oír, disfrutar.
    Jo, quien hubiera tenido una buena guía turística para que me contara cosas. Yo he tenido que tirar de internet para enterarme de muchas cosas.

    Allí había unos chavales que se suponen que te comentan algún dato histórico y tal.. Son voluntarios que abren el panteón al público... pero son tan jóvenes, que lo que hacían eran huir en cuanto te acercabas. :(

    Sí, es un lugar especial y maravilloso.

    Timber, no te dejes llevar por los rumores y sucesos paranormales. Merece la pena!!!!

    ResponderEliminar
  12. @Violeta
    Lo único malo es que después el que tiene que dormir sólo en casa soy yo xD

    ResponderEliminar
  13. Vio, ¡qué pedazo de entrada! Me ha encantado, pero te digo lo mismo que con el castillo de Almodóvar: menos mal que lo he leído después de haber ido, que si no te aseguro que no pongo un pie allí! jajaja.
    Había escuchado rumores, pero cuando yo fui había al menos como treinta personas allí a la vez y daba menos miedo :P
    Pero estoy contigo en que es un sitio al que merece la pena, eso sí, mejor acompañado por si acaso! ;)
    ¡Un besote!

    Bea

    ResponderEliminar
  14. Pero bueno!!!! Qué os pasa a los dos?? Donde dejáis la aventura??? Vamos, hombre, que no se diga!! Hay que ser valientes!!!!

    Nosotras, cuando fuimos, no había más que dos señoras mayores, y los dos chavalines que eran los supuestos guías. Nunca estás solo. Y son habladurías... Quién sabe si es verdad o no...

    Y si lo fuera.... Salen por la noche, leñe!!!!!! :p

    Me alegro que te haya gustado la entrada, Bea.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. A ver, si estás leyendo esto, no hay ruido en la casa, tienes la luz medio apagada y tal, es inevitable convertirse en una gallina durante un momento xD

    Aparte, parece que no hay que preocuparse, el lugar está bien iluminado jajaja

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué chula la entrada! No conocía ese sitio y es una pena, por que hace años vivi un curso en Sevilla y si supiese de su existencia, segurísimo que iba a verlo.

    ResponderEliminar
  17. Me alegro que te haya gustado, Alétheia. Pues apuntalo por si alguna vez vuelves por Sevilla.
    Saludos!

    ResponderEliminar