Páginas

sábado, 19 de noviembre de 2011

Conociendo Sevilla, ruta literaria de Becquer.


Sevilla enamora al cielo, 
para vestirlo de azul,
capazo duerme en Triana,
y la luna en Santa Cruz.

Los del Río, Sevilla tiene un color especial.

Hay muchas formas de hacer turismo en Sevilla, de disfrutar de sus calles, jardines, iglesias, bares… no hay que dejar un rincón sin visitar. Sí, Sevilla tiene un color especial.
Hoy vengo a daros una idea que se me ocurrió visitando el Pabellón de los Sevillanos ilustres, y es conocer Sevilla según una ruta literaria, en este caso, la ruta literaria de Becquer.
Como sabréis Becquer nació en Sevilla. Ah! ¿Que no lo sabíais? Eso no tiene perdón, y como penitencia, os mando revisar el blog de una amiga, enamorada de Becquer como esta que os escribe, que de forma amena e instructiva, nos cuenta su vida y su obra. No os lo perdáis:


Una vez conocida la vida y milagro de Becquer, comencemos el paseo, que aviso desde ya, que es largo, pero espero que no tedioso.

Ya conocéis, gracias a la entrada del otro día, dónde está enterrado, así que mejor empecemos por el principio y vayamos al momento del nacimiento.
Para eso quedemos en un lugar céntrico, por ejemplo en la puerta del Corte inglés del Duque. Claro que para evitar que los libros nos abduzcan, quedemos en la otra puerta, la principal, puesto que parece ser, que a más de uno, los libros le aúllan cual sirenas en el mar, para que acudan al rescate, e irse con ellos en el bolso. En fin, qué malo es el vicio de la lectura, siempre gastando dinero.

A lo que íbamos…
De esa misma plaza, sale la calle Jesús del Gran Poder, y en una de las bocacalles a la izquierda, tenemos el lugar donde nació Becquer: calle Conde de Barajas, 28. Es un edificio remodelado varias veces, aunque aun podemos distinguir la placa que puso el Ayuntamiento para conmemorar tan ilustre nacimiento.

Si continuamos esa calle, desembocaremos en la Plaza San Lorenzo. Allí es donde fue bautizado nuestro querido escritor; además de ser donde se encuentra la imagen del “señor de Sevilla”, como se le conoce al Jesús del Gran poder. Quien no conozca la Semana Santa sevillana, desconocerá que el día grande de la misma, es el viernes de madrugada. Esa noche salen las dos Esperanzas: la de Triana y la Macarena; y por supuesto, el “señor de Sevilla”, Jesús del Gran poder. Quedaros con esta plaza, porque en breve os contaré uno de esos relatos que tanto me gustan. ;)

En la misma calle por donde habíamos venido, calle Jesús del gran poder, en el nº 29, hay una placa recordándonos que aquello fue un colegio, y que fue ahí donde Gustavo Adolfo estudió en sus primeros años. La propia clínica que restauró el edificio, puso la placa conmemorativa para que no olvidaran al autor.

Hago un pequeño inciso, aparte de para descansar, seguro que algún@s se habrán traído tacones, para protestar e iniciar una campaña a favor del respeto por lo antiguo.
Tras hacer esta ruta literaria, hemos descubierto que no respetan la historia de Sevilla. Hay placas conmemorativas que han sido pintadas, pero no en plan grafiti, eh? Sino pintadas con el mismo color del edificio donde se encontraban. Un ejemplo de esto lo tenemos en la placa que había en La venta Los gatos. Becquer pasaba por aquí a menudo, llegando a dedicarle una de sus leyendas. Pues..voilá.. desaparecida.
Otras de estas placas, está tapada por ramas y hojas, no dejándose ver por completo, como la que hay a las espaldas de los Jardines del Alcazar… En fin, una tragedia. ¡Respetemos el recuerdo!

Una vez que hemos descansado y protestado un poco, seguimos la ruta camino a la casa de Becquer. Aquí tenemos que puntualizar que hay dos: una en la calle Potro, la de su infancia,  justo al lado de la calle Jesús del Gran poder; y otra, con la que vivió con su hermano Valeriano, cerca de nuestro siguiente punto, El museo. La calle se llama Mendoza Ríos, pero ahora mismito están restaurando la casa, con lo que no podemos apreciar nada. Eso sí, estamos en pleno centro, y por la anchura de sus calles, sus empedrados… nos podemos hacer una idea a cómo habría sido en aquella época. Quizás, si cerramos los ojos, nos imaginemos a un Becquer enfermo, paseando del brazo de su hermano.


El Museo de Bellas Artes, se encuentra situado en la plaza del mismo nombre: la plaza del museo. Es gratis para todos los ciudadanos pertenecientes a la comunidad europea, así que no perdáis la oportunidad de visitar ese “peazo” de edificio, con tantísimas obras conocidas, y con un entorno mágico. Eso sí, el por qué venimos a visitar el museo, es porque entre sus muros, se encuentra el cuadro que pintó de él, su hermano Valeriano. Así que aquí venimos, a rendirle homenaje.


Tras haber disfrutado con esculturas y cuadros, nos disponemos a visitar otro lugar emblemático por su historia legendaria a manos de Becquer: el convento de Santa Inés, donde tiene lugar la leyenda de Maese Pérez el organista. Como venimos desde el Museo, pasaremos por la facultad de Bellas Artes, así que, aunque sea el final de trayecto, aprovechad para visitar la tumba de Becquer. Recordad que la visita, a 2011 que estamos, son los viernes de 16.30h a 19.30h.

Callejeando por el centro de Sevilla, podemos ir del convento al siguiente punto, La taberna las escobas. En ese paseo pasaréis por la conocida plaza la Alfalfa, donde podréis parar a tomar una buena tapa con su respectivo refrigerio. Además, también pasaréis por la iglesia El salvador, una maravilla donde las haya.

Junto a la Catedral y la Giralda, encontraremos la Taberna Las escobas, una legendaria taberna que era el punto de encuentro entre muchos artistas de la época. Fue fundada allá por el 1386, así que imaginad la cantidad de ilustrísimos que han pasado por sus cuatro paredes.
Dada la cercanía, no dejéis de entrar en la Catedral, y de subir a la Giralda, nada puede ser comparado con esa vista, por muchas setas que pongan (me refiero a las setas que han puesto en la Plaza la Encarnación, que aunque hemos pasado por la vera, supongo que se os vendrán a los ojos, ni las he comentado por lo horrendas que son, aunque de alegría al centro).


Para pasar al siguiente punto, cruzaremos el barrio de Santa Cruz por la judería. Dejaremos a la derecha los Reales Alcazares, un lugar maravillosos con unos inmensos jardines que no os podréis perder.
La calle El agua, el Hospital de los Venerables, los Jardines de Murillo… lugares emblemáticos de Sevilla que hay que patear para conocerlos.
A las espaldas de los jardines de los Reales Alcázares, cerca de la calle San Fernando, se encuentra una placa que recuerda aquel relato que escribió Becquer sobre la feria de Sevilla, que antiguamente se situaba en el Prado. Pero si no lo veis, no preocuparos, es porque la naturaleza, ha cogido terreno a la placa y no se distingue nada.

Desde donde está la placa, podemos observar la antigua Fábrica de Tabaco, actualmente rectorado de la Universidad de Sevilla.
Subiendo por la calle San Fernando, hacia Puerta Jerez, encontraremos el hotel más conocido de Sevilla, el Alfonso XIII. Y a las espaldas de este, está el Palacio de San Telmo, donde actualmente se encuentra la presidencia de la Junta de Andalucía. Aquí fue donde inició sus estudios de náutica.

Como colofón a nuestra ruta, terminaremos en la glorieta de Becquer en el Parque María Luisa. En el centro de la glorieta, se encuentra una estructura o base en forma octogonal, con peldaños, donde se situa el pedestal con las inscripciones de la fecha de nacimiento y muerte del poeta. Del pedestal emerge el busto de Bécquer basado en el célebre retrato que antes hemos visto en el museo, de su hermano Valeriano.


El resto del conjunto es toda una alegoría al Amor.

A la izquierda del poeta nos encontramos un cupido joven:"Amor herido", yace como su propio nombre indica, herido, con un ala rota y un puñal en la espalda, que representa el desengaño amoroso, la traición amorosa. Recordamos una de sus rimas:

Me ha herido recatándome en las sombras,
sellando con un beso su traición.
Los brazos me echó al cuello y por la espalda
partióme a sangre fría el corazón.


Al otro lado encontramos un cupido niño ("Amor que Hiere") en bronce, quien trata de clavar una flecha en el corazón de unas de las tres jóvenes.


Por último, viendo el monumento desde el otro ángulo, encontramos tres señoritas cuyos rostros reflejan las reacciones diversas que se siente en las distintas fases amorosas:
La Primera, representa al Amor que Viene o Futuro ( "Amor ilusionado o soñado") y vemos como se encuentra espectante e ilusionada con el nuevo amor.

Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso....yo no sé
que te diera por un beso.

La central simboliza al Amor Presente ("Amor poseído, amor pleno").

Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy llega al fondo de mi alma el sol,
hoy la he visto...., la he visto y me ha mirado...
¡Hoy creo en Dios!

Por último, observamos como la última aparece cabizbaja y sin tener ninguna ilusión dejando caer las flores que en otro tiempo lo significaron todo y que ya no son nada. Es el "Amor perdido".

¡Los suspiros son aire y van al aire!
¡Las lágrimas son agua y van al mar!
Dime, mujer, cuando el amor se olvida,
¿Sabes tú a dónde va?

A la salida del Parque, tenéis la famosa Plaza España, tendría delito si no pasarais a verla, aunque no tenga reminiscencia de Becquer.

Espero hayáis disfrutado de esta ruta literaria conociendo Sevilla. Después de mucho investigar para llevaros a los distintos puntos, descubrí que no es una idea desconocida. Ya en el 1972, José María Toscano San Gil, se llevaba a sus amigos de ruta turística literaria, aunque este la ampliaba a todos los autores que por aquí pasaron. Así lo describió en el ABC del 06/05/72.

6 comentarios:

  1. Violeta, me ha encantado esta entrada. Tenemos que hacer más rutas literarias como esta!

    ResponderEliminar
  2. Magnífica la entrada. He visto sitios que conocía a medias, ya que desconocía su historia.
    Gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me alegro muchisimo que os guste. Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Hola Violeta, bonita entrada un placer pasar por tu casa.
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a ti por pasarte y tener la paciencia de leer la mega entrada, jajajjaa.
    Feliz semana a ti también.

    ResponderEliminar
  6. Ya que sabes tanto de Becquer, podrías decirme que rasgo biográfico de él, se relaciona con el Cristo del Gran Poder?? GRACIAS ;)

    ResponderEliminar