Páginas

domingo, 2 de octubre de 2011

VI Jornadas de literatura fantástica de Dos Hermanas.


Y llegó el ansiado primer fin de semana de octubre. Otro año más, las jornadas de literatura fantástica han cumplido las expectativas y han deleitado a más de uno con sus mesas -coloquios, con nuevos autores, viejos amigos, nuevos conocidos y todo aquello que rodea a este encuentro.
Estrenábamos nuevo emplazamiento. Bueno, en realidad el lugar era el mismo, pero habían hecho obras, ampliaciones, restauraciones y demás. Vamos, que ha quedado coqueto, coqueto. Eso sí, con sus pros y sus contras. Es verdad que hemos ganado en amplitud, calidad, presencia de nuevas tecnologías como gabina de sonido con cañón proyector último modelo, micrófonos inalámbricos, etc… Pero hemos perdido algo que sí nos daba aquella pequeña sala añorada: familiaridad. Estábamos más cerca, era más cálida y con más facilidad de movimiento. En la nueva, si tienes que ir al baño y estás sentada en el centro, debes mover a toooda la fila para poder salir. Además, al ser nuevo, nuevo, lo de la climatización es una asignatura pendiente. Faltaban los pingüinos por la sala… qué frío!!! Además, era un bunker en toda regla, ni una rayita de cobertura, y de wifi ni hablamos. Así que los que queríamos ir contando in situ el encuentro, nos quedamos con las ganas.


Desde que esto empezó, hace ya la friolera de seis años, ha ido ganando en participación, y no solo hablo de plazas y número de presentes en el acto, sino del interés de estos en hacer preguntas, en participar activamente en las mesas-coloquios. Cada vez somos más, y más participativos, y antes se acaban las plazas! Así que a estar pendientes para las siguientes.

El problema este año es que la crisis ha llegado también a las jornadas. Una de las cosas buenas que tenía este encuentro, era la comida conjunta entre el público, los autores, los organizadores, los libreros…  Y debido a problemas económicos, no ha sido posible este año. Pero para compensar, han bajado el dinero de 10 euros a 5.

Como me saldría una entrada larguísima si tuviera que hablar de cada una de las mesas (por eso vendría bien lo del wifi en la sala, para ir poniéndolo en directo), voy a resaltar dos de las mesas con más éxito.
Este año las Jornadas tenían un eslogan muy particular: Donde los mundos se unen. Y tuvo una fantástica madrina que fue la encargada de dar inicio al encuentro: Laura Gallego. El viernes tuvo lugar la firma de libros de esta autora, y tenemos que darle una gran ovación. Hubo tal cantidad de gente haciendo cola para una firma, que estuvo  cinco horas firmando. Hubo mucha paciencia, tanto por parte de los lectores como de la escritora, además de tensión y miedo por si se quedaba alguno sin firma. Pero sobre todo, resaltaríamos las caritas de felicidad con la que salían de la sala con su libro firmado. Así que agradecemos de corazón a Laura toda la paciencia desplegada y el cariño con la que recibió a sus lectores, siempre con una sonrisa en los labios.

Al día siguiente, el sábado, tuvo lugar la apertura del encuentro a manos de ella misma. Simpática, cercana y amena, fue desgranándonos lo que para ella era la unión de esos mundos, la realidad y la fantasía. Nos habló de ellos poniendo como ejemplo a su libro preferido: La historia interminable, y más de uno que compartimos sus gustos nos vimos trasladados a Fantasía de nuevo, con Bastian, Atreyu y Emperatriz infantil.
Estuvo comentando lo que era para ella la fantasía, cómo, según su opinión, servía para hacer frente a la realidad, para poder evadirnos de nuestras preocupaciones y rutina diaria. Además, para ella, servía como objetivo o sueño que puede llegar a cumplirse. Ella tenía una fantasía de pequeña: ser escritora, y sí se llegó a hacer realidad.
En el turno de preguntas, descubrimos lo bueno o malo que tiene eso de escribir sagas o trilogías, y es que a pesar que se puede desarrollar mejor los mundos imaginarios y a los personajes, se tiene una presión mayor tanto por parte de la editorial como de los lectores seguidores de la saga. Ella por ahora, dice que seguirá escribiendo novelas conclusa… el tiempo dirá si vuelve a las sagas.

Además de la presencia de esa tremenda madrina, hubo otro momento muy esperado, y es la lucha encarnizada entre vampiros y zombies. Delirante, amena, divertida, dinámica…. Una de las mejores mesas en las que he estado. Manel Loureiro, escritor zombie, contra Antonio Martin, que defendía con honor a los vampiros. El público tuvo que tomar partido, dejando una frontera entre unos y otros para no llegar a las manos, y hubo quienes cambiaron de bando gracias a la labia de tremendos comunicadores. Fue maravillosa! De esas mesas que se quedan grabadas en la retina y en el alma. La mejor sin duda.

El domingo tuvo un gran inicio. Alfonso Merelo daba paso a dos buenos comunicadores que nos acercaron al mundo de la adaptación, no solo de la novela al cine, sino de las series a la novela. Con mucha participación, muy entretenida y divertida, tanto, que los minutos pasaron volando, y más de uno deseó que se hubieran hecho dos mesas diferentes para poder aprovecharlo más.

Otro año más, las jornadas han sido un éxito, y sí, una se queda esperando el próximo primer fin de semana de octubre. Que pase pronto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario