Páginas

martes, 20 de septiembre de 2011

A primera vista, Nicholas Sparks


Cuando me picó el gusanillo de las novelas románticas (las policíacas han estado en mi vida desde muy joven, Los cinco tienen la culpa), me di cuenta que era una literatura fundamentalmente de mujeres. No solo aquellas que la leían, sino también quienes las escribían. Tras ir conociendo poco a poco a las escritoras con más renombre dentro de este género, descubrí que un valiente había logrado introducirse entre todas las féminas, llegando incluso a tener mucho más éxito que ellas. Este escritor romántico donde los haya, se llama Nicholas Sparks.

Todo el mundo conoce a este hombre,  no?? Vamos, no me digáis que no habéis leído El cuaderno de Noah, o no habéis caído en la tentación de ver la película. Esa, o Mensaje en una botella, archiconocida también….
Sí, Nicholas es el responsable de su creación literaria.

Nació en 1965, hijo de un profesor y una ama de casa, creció mudándose de un lado a otro por el trabajo paterno. Se graduó en Finanzas y se casó en 1989. Hizo sus pinitos como escritor con 20 años, pero nunca fue publicada. Tuvo otro intento fallido justo después de casarse que tampoco vio la luz.
Pero con 28 años, escribió The Nottebook, traducido aquí en España como El cuaderno de Noah, que le llevó a la cima del éxito de la que no se ha bajado desde entonces. Suele escribir una novela por año, salvo Fantasmas del pasado y A primera vista, que las escribió durante el mismo año, y eso, disculpad que meta una cuña subjetiva, se nota. Tiene una calidad, como comunicador, exquisita. Lo que más caracteriza a este escritor es que hace sentir. El lector se siente igual que sus personajes, llora, ríe, teme, odia… igual que ellos.

El éxito no solo se centra en el mundo del libro, sino también en el cine. Siete de sus novelas han sido llevadas al cine, y han tenido a su vez, un éxito moderado. ¿Quién no recuerda su primera película, Mensajes en una botella con Kevin Costner? O Noches de tormenta con Richard Gere, o El cuaderno de Noah, de la que ya hemos hablado antes… Sí, todas las seguidoras de las películas románticas, si no son lectoras, conocerán a este autor por las películas.

El problema de Nicholas es que su concepción del amor es algo más dramática que la del resto de las escritoras románticas. ¿Recordáis cuando os hablaba de las novelas románticas, sus géneros y características en una entrada de este mismo blog? Os decía que la novela romántica se caracterizaba, en sus comienzos, por tener en su base una relación de pareja, y, la segunda característica es que tuviera un final feliz. Con la evolución de este género y la aparición de los subgéneros, este último punto cambió, y ahora nos encontramos en el mercado auténticos dramas románticos. Pues bien, Nicholas es uno de ellos.
Recordad! Condición sine qua non: leer sus novelas con dos paquetes de kleenex al lado. Si  no, lo pasaréis realmente mal. No queda bien visto eso de absorberse los moquillos en público, y aquello de limpiarse en la manga, quedó algo lejano en el tiempo, cuando teníamos alrededor de 2 o 3 años de edad, no??

El caso es que hoy vengo a hablaros de A primera vista, segunda novela de los protagonistas, Jeremy y Lexie. La primera: Fantasmas del pasado. Así que antes de leer esta novela, tendréis que haceros con Fantasmas del pasado si no queréis estar un poco perdidos.
Lo curioso fue que, cuando terminé de leer la primera, comenté:
Anda! Si no parece estar escrita por Nicholas Sparks, tiene final más o menos feliz.
Pues no, me equivocaba, aun había un libro pendiente por leer sobre esta pareja: A primera vista.
Pertenece, como todo lo de este autor, al subgénero sentimental, donde las emociones están a flor de piel y son las verdaderas protagonistas.
Volvemos a encontrarnos con dos de los protagonistas que ya conocíamos, y uno de ellos, en este caso Jeremy, nos cuenta que tal ha ido todo tras la anterior historia. La trama comienza en el presente; en el prólogo volvemos a ver a Jeremy y es este, a través de sus recuerdos, el que nos va a contar la historia. En el primer capítulo, nos vemos trasladados justo al final del libro anterior. Y vamos avanzando en la historia, de la mano de los recuerdos de Jeremy.

A pesar que Nicholas es un gran escritor y soy seguidora suya, tengo que confesar que me costó engancharme a la historia. Suelo quedar prendada en los primeros párrafos, pero en este caso, tuve que pasar la página 70 para quedar atrapada. Una vez llegados a ese punto, volví a sufrir y a disfrutar a partes iguales.

Ambas dos novelas, son las más flojitas que tiene este autor, por eso dije antes, que se notaba que lo había escrito dedicando menos tiempo que a otras novelas. Es más lenta, sorprende menos, aunque terminamos, como siempre, con un sabor de boca maravilloso, y riendo entre lágrimas.
Ha vendido la adaptación de las dos novelas, el guión, y están preparando otra película que aparentemente, saldrá por 2012.

Debemos dar las gracias a los editores, por haber respetado el título esta vez, porque con Fantasmas del pasado, volvieron a columpiarse (True Believer). Doy las gracias, porque más que nunca, tiene mucha relación con la trama. No, no voy a desvelarlo, para eso tendréis que leerla, pero sí, es bonita aunque dramática.
Recomendable, adorable y emocionante. Pero siempre con Kleenex, hacedme caso!!

4 comentarios:

  1. No conocía este libro.
    Lo poquito que he leído del autor me ha gustado mucho, lo buscaré =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Acuerdate, guapa, que antes va otro libro. Besotes

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que he leído de este autor me ha gustado, este libro creo que no lo conocía pero siendo de Sparks casi lo pongo directamente en la lista de lectura
    un beso!

    ResponderEliminar
  4. Pues ya me contarás, Tatty!!!
    Muchos besos

    ResponderEliminar