Páginas

jueves, 8 de septiembre de 2011

Escándalo a medianoche, Kimberly Logan


Escándalo a medianoche es la primera novela de la trilogía de las Hermanas Daventry, escrita por Kimberly Logan. Tengo que confesar que cuando la vi en la librería, no me percaté que era una serie. Es más, no lo pone por ninguna parte, claro que tenía que haberme dado cuenta en cuanto inicié la lectura. Tres hermanas, dos de ellas de edad casadera da una novela por hermana.. no falla. No solo esto demuestra la continuación de la serie, sino otras particularidades que comentaré más tarde.

Se encuadraría dentro del romanticismo histórico puesto que está ambientado en el 1813/1817, en Inglaterra. Pero también podríamos incluirla en el de suspense, porque es un caso policial que ella trata de resolver a pesar de todo. Y digo a pesar de, porque 1813 es anterior a la época victoriana, pero comparte muchas características con esta:

-Hay una diferencia abismal entre los distintos niveles de la Sociedad. Encontramos a nobles nadando en abundancia y otros muriéndose de hambre en las calles, viviendo del pillaje y la prostitución.
-El papel de la mujer está centrado en ser esposa y madre. Debe ser como una especie de mujer florero, para no dar nunca que hablar y reservar su honor y reputación por encima de todo. Lo que no entre dentro de las funciones básicas de mujer florero está mal visto, y cae en desgracia, perdiendo la oportunidad a encontrar marido.
-Los nuevos ricos están mal vistos. Digamos que los nobles nacen, no se hacen. Y todo aquel que haya conseguido ir avanzando en la vida, lo apartan de las grandes reuniones, y no tienen buena reputación.
-Las mujeres son presentadas en Sociedad alrededor de los 17 años, y son en los grandes bailes donde encuentran su futuro marido.

En fin, todo eso encontramos en la novela, pero la protagonista se sale de la norma, cayendo en desgracia ella, y su familia.

Es lineal, todo ocurre en una línea temporal. Se inicia con un prólogo en 1813, donde tiene lugar un hecho, que a pesar de ser secundario, va a influir mucho en la novela. Y luego da un salto en el tiempo, llegando a 1817, donde se queda ya hasta el final de la novela. 
Los capítulos son homogéneos, con casi el mismo número de páginas en cada uno de ellos. Estos se inician con una cita sobre la investigación policial, y estaría sacado de un libro dentro de la novela, el que escribe el padre de la protagonista.
Por aquel entonces, aun no se conocía nada sobre la investigación policial: nada sobre balística, ni huellas dactilares. El padre de la protagonista, es pionero en este campo, recopilando todo en un libro. Su hija, sigue sus pasos, ayudando a Bow Street cuando su padre se retira. Eso es lo que hace que su reputación caiga en picado, perdiendo la oportunidad de encontrar marido, y avergonzando a toda la familia.
Los capítulos se inician con citas de ese libro que escribió el padre. Os pongo un ejemplo:

Es necesario desprenderse de ideas preconcebidas. Hacer suposiciones antes de conocer todos los hechos puede convertirse en el fracaso de un investigador.

Tengo que advertir que esta autora, es algo más explícita narrando las escenas de cama que algunas otras del género. Además, de manera brusca. Están hablando sobre el caso policial, ellos están discutiendo sobre él con uñas y dientes, y de golpe, se empiezan a liar, y hay una escena muy, muy tórrida. Pero… no se.. Mira que estoy acostumbrada a este tipo de novelas, pues me ha resultado demasiado brusca la introducción de estas escenas.

Dentro de la misma novela, hay dos casos separados en el tiempo. Un asesinato en 1813, y otros que van teniendo lugar a lo largo de la trama, en 1817. Aparentemente no tienen relación entre ellos, pero sí que comparten algunos personajes. Así que mantiene la expectación del lector, aun a pesar que a la mitad del libro, se puede lograr descubrir la identidad del asesino actual.
Es una novela dinámica, puesto que el tiempo es enemigo de los protagonistas. Deben encontrar al asesino antes que vuelva a matar. Una especie de contrarreloj en el que el lector se ve inmerso.

A pesar que la autora quiere hacer una heroína de la protagonista, viviendo en una época oscura y represora para la mujer, faltan muchas cosas en la personalidad de ella para que sea creíble. Eso sí, los personajes llegan al lector y te hace disfrutar de la trama.

Podemos definir a esta novela como entretenida, amena, dinámica… Vamos, “palomitera”. Disfrutas con ella a pesar de no ser una gran obra de arte. Pasable. Eso sí, como ya comenté anteriormente, otra de las particularidades por las que me di cuenta que era una trilogía, es que solo se soluciona uno de los dos casos policiales. Supongo que tendremos que leer los otros dos para saber quién fue el asesino de 1813.

No hay comentarios:

Publicar un comentario