Páginas

martes, 27 de septiembre de 2011

Belleza mortal, Linda Howard


De vez en cuando, echo la vista atrás y me pregunto qué hacía yo sin internet, sin mis foros literarios, sin los blogs literarios, y las páginas oficiales de los autores…. La de cosas que me perdía.
Hace poco leí Morir de amor de Linda Howard, me divirtió bastante sin ser un buen libro, y me quedé con las ganas de saber más de la pareja protagonista. Así que cual fue mi sorpresa al constatar, gracias a una amiga que lo había visto en un foro, que había una segunda parte.

Sí, es cierto, hay una segunda parte de Morir de amor, y se llama Belleza mortal. Como siempre me fui a buscar el título original porque me resultaba raro que el original fuera así, pero en cierta manera, sí sería una traducción más o menos literal. El título original es: Drop dead Gorgeous, algo así como tan bella que mueres ante su presencia… o nuestro divina de la muerte, menos glamuroso, claro está… El caso es que aquí la han traducido como Belleza mortal, y viene como anillo al dedo.

Volvemos a encontrarnos con una novela romántica que roza el subgénero chick-lit, pero que no escatima en características del suspense romántico, así que lo dejamos chick-lit de suspense. Es divertido, ameno y con algunas escenas muy subidas de tono.

Es una segunda parte literal, es decir, que no es como en algunos casos que han pasado unos años tras la primera novela, sino que empieza justo donde lo dejamos la vez anterior. Y la protagonista sigue encontrándose con tantos, o más problemas que antes. Parece como si tuviera una diana dibujada en su maravilloso culo, y todo el mundo quisiera cargársela. Así que ella, junto con su adorable y troglodita novio, tendrán que resolver el asunto. Digo troglodita, porque hay algunas escenas que me recuerdan al hombre de las cuevas, bunga, bunga… Pero… qué vamos a hacerle, es, cuanto menos, divertido.

Así que, si alguien decide darle una oportunidad a la palomitera: Morir de amor; recuerde que existe una segunda parte no menos palomitera y divertida… A por ellas!!! 

martes, 20 de septiembre de 2011

A primera vista, Nicholas Sparks


Cuando me picó el gusanillo de las novelas románticas (las policíacas han estado en mi vida desde muy joven, Los cinco tienen la culpa), me di cuenta que era una literatura fundamentalmente de mujeres. No solo aquellas que la leían, sino también quienes las escribían. Tras ir conociendo poco a poco a las escritoras con más renombre dentro de este género, descubrí que un valiente había logrado introducirse entre todas las féminas, llegando incluso a tener mucho más éxito que ellas. Este escritor romántico donde los haya, se llama Nicholas Sparks.

Todo el mundo conoce a este hombre,  no?? Vamos, no me digáis que no habéis leído El cuaderno de Noah, o no habéis caído en la tentación de ver la película. Esa, o Mensaje en una botella, archiconocida también….
Sí, Nicholas es el responsable de su creación literaria.

Nació en 1965, hijo de un profesor y una ama de casa, creció mudándose de un lado a otro por el trabajo paterno. Se graduó en Finanzas y se casó en 1989. Hizo sus pinitos como escritor con 20 años, pero nunca fue publicada. Tuvo otro intento fallido justo después de casarse que tampoco vio la luz.
Pero con 28 años, escribió The Nottebook, traducido aquí en España como El cuaderno de Noah, que le llevó a la cima del éxito de la que no se ha bajado desde entonces. Suele escribir una novela por año, salvo Fantasmas del pasado y A primera vista, que las escribió durante el mismo año, y eso, disculpad que meta una cuña subjetiva, se nota. Tiene una calidad, como comunicador, exquisita. Lo que más caracteriza a este escritor es que hace sentir. El lector se siente igual que sus personajes, llora, ríe, teme, odia… igual que ellos.

El éxito no solo se centra en el mundo del libro, sino también en el cine. Siete de sus novelas han sido llevadas al cine, y han tenido a su vez, un éxito moderado. ¿Quién no recuerda su primera película, Mensajes en una botella con Kevin Costner? O Noches de tormenta con Richard Gere, o El cuaderno de Noah, de la que ya hemos hablado antes… Sí, todas las seguidoras de las películas románticas, si no son lectoras, conocerán a este autor por las películas.

El problema de Nicholas es que su concepción del amor es algo más dramática que la del resto de las escritoras románticas. ¿Recordáis cuando os hablaba de las novelas románticas, sus géneros y características en una entrada de este mismo blog? Os decía que la novela romántica se caracterizaba, en sus comienzos, por tener en su base una relación de pareja, y, la segunda característica es que tuviera un final feliz. Con la evolución de este género y la aparición de los subgéneros, este último punto cambió, y ahora nos encontramos en el mercado auténticos dramas románticos. Pues bien, Nicholas es uno de ellos.
Recordad! Condición sine qua non: leer sus novelas con dos paquetes de kleenex al lado. Si  no, lo pasaréis realmente mal. No queda bien visto eso de absorberse los moquillos en público, y aquello de limpiarse en la manga, quedó algo lejano en el tiempo, cuando teníamos alrededor de 2 o 3 años de edad, no??

El caso es que hoy vengo a hablaros de A primera vista, segunda novela de los protagonistas, Jeremy y Lexie. La primera: Fantasmas del pasado. Así que antes de leer esta novela, tendréis que haceros con Fantasmas del pasado si no queréis estar un poco perdidos.
Lo curioso fue que, cuando terminé de leer la primera, comenté:
Anda! Si no parece estar escrita por Nicholas Sparks, tiene final más o menos feliz.
Pues no, me equivocaba, aun había un libro pendiente por leer sobre esta pareja: A primera vista.
Pertenece, como todo lo de este autor, al subgénero sentimental, donde las emociones están a flor de piel y son las verdaderas protagonistas.
Volvemos a encontrarnos con dos de los protagonistas que ya conocíamos, y uno de ellos, en este caso Jeremy, nos cuenta que tal ha ido todo tras la anterior historia. La trama comienza en el presente; en el prólogo volvemos a ver a Jeremy y es este, a través de sus recuerdos, el que nos va a contar la historia. En el primer capítulo, nos vemos trasladados justo al final del libro anterior. Y vamos avanzando en la historia, de la mano de los recuerdos de Jeremy.

A pesar que Nicholas es un gran escritor y soy seguidora suya, tengo que confesar que me costó engancharme a la historia. Suelo quedar prendada en los primeros párrafos, pero en este caso, tuve que pasar la página 70 para quedar atrapada. Una vez llegados a ese punto, volví a sufrir y a disfrutar a partes iguales.

Ambas dos novelas, son las más flojitas que tiene este autor, por eso dije antes, que se notaba que lo había escrito dedicando menos tiempo que a otras novelas. Es más lenta, sorprende menos, aunque terminamos, como siempre, con un sabor de boca maravilloso, y riendo entre lágrimas.
Ha vendido la adaptación de las dos novelas, el guión, y están preparando otra película que aparentemente, saldrá por 2012.

Debemos dar las gracias a los editores, por haber respetado el título esta vez, porque con Fantasmas del pasado, volvieron a columpiarse (True Believer). Doy las gracias, porque más que nunca, tiene mucha relación con la trama. No, no voy a desvelarlo, para eso tendréis que leerla, pero sí, es bonita aunque dramática.
Recomendable, adorable y emocionante. Pero siempre con Kleenex, hacedme caso!!

sábado, 17 de septiembre de 2011

Almas gemelas, Elizabeth Chandler


Los que tenemos corazón de Peter Pan, nos gusta dejarnos llevar, de vez en cuando, por un buen libro juvenil. Como lectora de este género, no le hago ascos a nada. Me gustan los vampiros azucarados de Crepúsculo; la oscuridad y la magia de Harry Potter; encontrarme con libros del pasado como Maria Gripé o pasar a un universo paralelo con Javier Márquez. Son lecturas diferentes que nos hacen soñar y nos devuelve a nuestra niñez o juventud.
El otro día, comiendo en el Vips, se me fueron los ojos detrás de este libro. Me dieron hace tiempo, el primer capítulo en mi librería favorita, y desde entonces lo andaba buscando. Lo malo de unir comida con literatura, es que siempre terminas picando, jeje. Sí, picas en la comida, y en los libros. Se vino a casa conmigo.

Almas gemelas, está escrita por Elizabeth Chandler, pseudónimo de Mary Claire Helldofer, autora de 57 años, doctorada en literatura, que daba clases en la Universidad de Baltimore; ahora vive de la escritura. Este libro, es la unión de una trilogía: El beso de un ángel; El poder del amor y Almas gemelas. Se crearon en 1995, y aparecieron juntos por primera vez en la reedición del 2008, cuando el boom literario de Stephanie Meyer. En 2011, la autora decidió seguir la trilogía con dos libros más: Evercrossed (2011) y Everlasting (2012). No se sabe si habrá más libros de esta serie.

Es un libro juvenil, clasificado dentro de fantasía romántica. Es decir, en el mismo paquete que Crepúsculo y las multitudes novelas que salieron tras esta. Además de fantasía y romanticismo, encontramos mucho misterio.

Aunque hayamos hablado de Crepúsculo, en esta novela, no hay vampiros azucarados, ni hombres lobos potentes por ningún lado, pero sí un elemento paranormal, en este caso, ángeles. Yo tampoco lo denominaría ángeles, o sí, no sé.. supongo que yo  diría espíritus en tránsito, como nos recuerda, una y otra vez, Melinda Gordon en Entre fantasmas.
Estos ángeles, se quedan arraigados a nuestro mundo, porque tienen algo pendiente, es decir, que van subiendo de nivel conforme van cumpliendo sus objetivos.

Las tres partes en las que está dividida la novela, se corresponde con cada uno de los libros de la trilogía, y constan de unas 200 páginas más o menos, cada uno. Los capítulos están desestructurados, es decir, no tienen el mismo número de páginas, y la narración es fácil, típica del público al que va dirigido, donde el dialogo prevalece sobre la narración.

Como otras sagas que conocemos,  la acción se centra en dos lugares: el instituto y la casa de la protagonista. Los personajes son los de siempre, más o menos: chico guay que se enamora de una chica diferente, guapa pero rara. Esta chica tiene dos amigas con quienes van juntas todo el rato. Y aparte de estos dos grupos, encontramos a los chicos malos, donde alguno que otro se salva…

Hay un accidente y empieza el drama. Eso ya desde el principio, así que no he desvelado nada, eh? El caso es que la cosa se va complicando y todo el mundo trata de averiguar la causa de esos accidentes, más de uno, desde diferentes posiciones: están los ángeles, los buenos, y los malos… En fin.. que se enrevesa todo.

Es una novela típicamente adolescente, con sus suspiros de amor, de desamor, de enamoramiento, de pérdida.. ¿¿será por suspiros??  A pesar de ser algo azucarado, la autora le añade una salsa sazonada con accidentes, muertes, traición, drogadicción, suicidios… Vamos, que sabe como atrapar al lector. Porque esta novela, es adictiva 100%. Una vez que la empiezas, no puedes dejar de leer, a pesar que es muy previsible. Y además es entretenida, pasa el tiempo y te absorbe.. Ideal para una buena tarde de lectura.

Además de tener dos novelas como continuación, se habla, de manera no oficial, de una posible película. ¿Tendremos una nueva saga como Crepúsculo? ¿Quién sabe? Dejemos pasar un tiempo y lo descubriremos en el cine. Por lo pronto, os dejo con esta novela de final cerrado. Las nuevas que llegan, no hacen más que rizar el rizo, y no creo que  vaya a leerlas. Me quedé con buen sabor de boca tras la lectura de este libro. Eso sí, me he quedado con ganas de saber más de Lacey. Curiosa y aparentemente, no sale en las nuevas aventuras de Tristan e Ivy.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Presentación de "Contigo aprendí", Silvia Grijalba


Los libros llegan a nosotros de muchas maneras, sobre todo si eres lector habitual. Puede que ya conozcas al autor y sigas de cerca sus creaciones; puede que pasees a menudo por las librerías y algo te llame la atención: portada, sinópsis…; también puede llegar vía boca-oído, vamos, radio patio de toda la vida, eso que elegantemente llaman recomendación; un regalo… y si estás metido en el mundillo literario, en las presentaciones o jornadas literarias.

De todas esas opciones, Contigo aprendí, de Silvia Grijalba, ha llegado a mí tomando la última opción:
Ayer martes, 13 de septiembre, tuvo lugar la presentación de esta novela, a cargo de María Dueñas, autora de Tiempo entre costuras, el boom literario del momento. Fue en la Cámara de comercio de Sevilla, en una sala pequeñita, muy cuca, y con una distribución algo extraña, todo hay que decirlo. Creo que subestimaron el alcance de estas dos escritoras, porque se quedó pequeño.
Lo primero que podemos resaltar, es la elegancia. Sí, no solo la sala estaba acondicionada para asombrar; los que allí acudieron, también iban acorde con el momento: Trajes de chaqueta, vestidos dotados de gran gusto… se notaba que nos adentrábamos en una presentación muy especial.

Hay presentaciones que resultan frías y algo mecánicas. El encargado de presentar la novela tiene ciertas preguntas escritas en un papel, y va dándoles salida mientras el autor, intenta contestarlas de la mejor manera posible.
Pero hay presentaciones donde se nota la conexión y se convierte en algo ameno y muy interesante. Este es el caso de María Dueñas y Silvia Grijalbo. Ellas se conocían de oídas, pero nunca habían llegado a coincidir hasta este día. A pesar de eso, se notaba feeling entre las dos. Simpatía, respeto mutuo y cercanía. Eso lo que resalto de estas dos autoras. Me resultaron las dos muy cercanas, y en el caso de Silvia, que le tocaba contestar las preguntas, muy sincera y directa.
Eso hizo, que a pesar que iba con la tarjeta a cero, temblando en mis bolsillos, terminara comprando el libro.

Silvia es escritora, periodista y ha llegado a escribir letras de canciones. Es madrileña, nacida en 1967. Antes de dedicarse por completo a la literatura, trabajaba en El Mundo, en la sección de cultura, sobre todo, lo relacionado con música. Aun sigue colaborando con el periódico.  Ha sido ganadora del premio Fernando Lara 2011. Silvia tiene otras dos novelas en su haber: Alivio rápido, y Atrapada en el limbo.

Otra cosa que me llegó de la autora, es su sensibilidad. Nos hizo partícipe del momento en el que recogió el premio. Nos contó lo emocionada que estaba, lo que le costó hablar en esa situación, porque lo único que podía pensar, era en su padre. Él no pudo compartir ese momento, aunque ella piensa que estaba a su manera. Su padre también hacía sus pinitos en la literatura, y siempre quiso escribir la vida de su madre. Ella fue la que recogió el testigo, e hizo real el sueño de su padre. Es un homenaje a su abuela, pero también a su padre.
Contigo aprendí es una novela muy especial para la autora. Es la vida de su abuela. No, no es una biografía, porque no es eso lo que ella pretendía. Hay momentos ficticios, inventados... Y Silvia nos dijo, que aquellos que leyeran la novela, creerían que la parte real es la de ficción, y la de ficción la real. Pero su abuela fue una persona deslumbrante y muy avanzada para la época que le tocó vivir. Y consiguió conocer la época glamurosa de Nueva York y de Cuba. Quiso hacer de los personajes algo equilibrado, que nadie se llevara la etiqueta de malo malísimo, ni el otro el de bueno. Dejó que en este triangulo amoroso, todos tuvieran su granito de arena, y su bondad y maldad…

Ha tratado de escribir una novela decimonónica, de esas que escribieron sus autoras favoritas: las hermanas Bronte, Jane Austen… pero más ágil y fácil de leer. Y parece ser, que gracias a su vena periodística lo ha conseguido. Casi todo el mundo, resalta lo rápido que se leyó el libro.
Yo no puedo hablar de él, aun no lo he leído, pero ya está aquí, alojado en mi estantería, esperando el turno de ser leído; y rubricado por la misma autora.

Tras la estupenda presentación, hubo un coctel de agradecimiento a todos los presentes. Nosotros, como no veníamos preparados para el glamour del momento, decidimos hacer mutis por el foro. La presentación fue todo un descubrimiento, a ver que me parece el libro… Ya os contaré.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Los bonobos y el Great ape trust.


Era imposible hacer una reseña de un libro, como es La casa de los primates, sin hablar largo y tendido de los bonobos.
Como ya comenté en la entrada anterior, nada más empezar el libro, tuve que tirar de diccionario. Tengo que admitir que no sabía qué era un bonobo, y hasta ahora, no sabía lo que me perdía.
Evidentemente tenía que ser un primate, sino, a qué venía ese título. Pero aun así, quise descubrir un poco más de este animal.

Todos los primates pertenecen a la superfamilia Hominoidea, y dentro de esta tenemos a los primates menores o familia Hylobatidae, y los mayores, los Hominidae, que son los que más conocemos:
-Genero Pongo: el orangután
-Género Gorilla: el Gorila
-Género Pan: el chimpancés y el bonobo
-Género Homo: el homo sapiens
Sí, el bonobo es nuestro primo lejano, el que más se parece a nosotros  y con el que más ADN compartimos, el 98%.
Así que por ahora, resumiendo lo que tenemos, es un primate, del mismo género que el Chimpancés, con el que compartimos antepasados. Interesante, no??

Solo podemos localizarlos en libertad, en el Congo, y curiosamente se centran en la orilla izquierda del río Congo, separados de sus primos los chimpancés, que viven en la otra orilla. Sí, una cosa que comparten con nosotros, es que no llevan bien eso de la familia. A pesar de tener casi los mismos genes en la sangre, no se parecen mucho entre ellos. No físicamente, que sí que tienen cierto parecido, aunque también diferencias, sino en la forma de ser.
Los bonobos son pacíficos, mientras los chimpancés suelen ser más agresivos. Los dos son omnívoros, pero mientras los primeros son fundamentalmente frugívoros, es decir, se alimentan de frutos; los chimpancés son más carnívoros, pudiendo llegar a matar animales y comérselos.

En cuestión física, los bonobos permanecen erguidos mucho más tiempo sobre sus patas traseras. Tienen una cabeza más pequeña, y una frente más ancha. La cara es negra y poseen gran diferenciación facial, es fácil diferenciar un individuo de otro por su aspecto. Las hembras poseen pechos prominentes aunque no tanto como las mujeres, claro (aunque eso está por ver…) Y en cuestión de inteligencia, le sobrepasa fácilmente a los chimpancé, y si me apuras, incluso al hombre.

Mamá bonobo

Chimpancé












Además, tienen una cultura matriarcal, es la hembra la que lleva la voz cantante a pesar que el macho la supera en tamaño y fuerza. Y otra de las cosas que le diferencia con el chimpancé, es la actividad sexual dentro de su sociedad.

La actividad sexual en los bonobos es de suma importancia. No solo la usan para procrear como casi el resto de animales, sino que como el hombre, lo usa por placer. Aunque ellos han sido más inteligente que nosotros, y lo usan con cualquier motivo: para saludar, para resolver conflictos, para reconciliarse (mira, aquí si nos parecemos a ellos…), para liberar tensiones…
Además, es el único animal que ha descubierto el sexo oral, las masturbaciones mediante la frotación, los besos con lengua… Y no hacen distinciones entre géneros. Se frotan tanto las hembras entre si, hembra-macho, o estos entre ellos…  No, no se aburren.
No tienen relaciones estables. No, nada de pareja fija. Normalmente, cuando la hembra crece y se siente dispuesta, marcha para conocer otras familias, evitando así la consanguinidad. A diferencia de la mujer, las bonobo, tienen un hijo cada 6 años. Alimentan a sus crías hasta que estas cumplen los 5 añitos, y es cuando ya está preparada para concebir de nuevo. Es decir, que tienen sexo y no tienen que estar preocupadas por quedarse embarazadas. Sí, en esto creo que están más evolucionadas que nosotras…

Al investigar sobre estos animales, descubrí de dónde sacó la inspiración Sara Gruen, de Great Ape Trust. ¿Qué es esto? Pues es un centro de investigación científico, situado en Des Moins, Iowa, y está dedicado a entender el origen y el futuro de la cultura, el lenguaje, las herramientas, y la inteligencia; además de preservar los grandes primates en peligro de extinción en sus hábitats naturales.
Para esto poseen una colonia de 7 bonobos y 2 orangutanes; y además, una reserva allá por Ruanda para cuidar Chimpancés.
Evidentemente, investigan los bonobos de manera no invasiva, y han aprendido a comunicarse con ellos.

El personaje principal de la novela, la que tiene un mayor contacto con los bonobos, es Isabel, y estoy totalmente segura, después de haber visto todos los vídeos de Great Ape Trust, que está basada en la doctura Sue Savage-Rumbaugh, que es la que levantó este centro junto con otros compañeros.

Se comunican con ellos en inglés, y sí, lo entienden. Pero como ellos no pueden hablar, para hacerse entender, usan un lexigrama.  Cada palabra está representada por un dibujo, y cuando el bonobo quiere algo, aprieta ese dibujillo, y normalmente se le da. Además, relacionan no solo el símbolo con la palabra, sino con la imagen. Es decir, el cuidador dice tomate, ellos aprietan el símbolo del tomate, y entre tres imágenes, escogen perfectamente el que corresponde. Una maravilla. El lexigrama que tienen en el centro, va ya por 400 símbolos.

Reciben visitas en el centro, siempre que al bonobo le parezca bien, y siempre a través del cristal. Como compartimos muchos genes, nuestras enfermedades pueden sufrirla ellos, y para evitarlo, no hay contacto directo. Hablan, a través del lexigrama, en este caso, en un ordenador. Además juegan. Te persiguen por el cristal, te “asustan” con caretas, te dan besos… Y sí, esto se ve reflejado en la novela, y yo no me lo creía. Hay videos que lo documentan.
Se ha demostrado que un bonobo puede sentir empatía, altruismo, compasión, amabilidad, paciencia y sensibilidad. Muchas virtudes de las que carecen ciertas personas.

Os dejo aquí un vídeo que he recopilado gracias a los que hay en Great Ape trust, con algunas escenas que salen en la novela. Por si alguien duda de la inteligencia de estos primates. Pero por favor, para saber más, no dudéis en pasar por:


sábado, 10 de septiembre de 2011

La casa de los primates, Sara Gruen


En cuanto terminé Agua para elefantes, salí corriendo a la librería en busca de la segunda novela de Sara Gruen traducida al español, La casa de los primates.
Ya os hablé de esta autora en la reseña de la novela anterior: una joven madre y escritora, comprometida con la vida animal y la relación de estos con los humanos.
Lo que suelo buscar, cuando leo un libro, es que me entretenga, divierta, que me saque de la rutina, que me haga vivir mil aventuras compartiéndolas con personajes que se hagan reales en mi imaginación. Si además de eso, al cerrar el libro, acabo sabiendo algo más de lo que sabía al inicio de la lectura, entonces es el "acabóse".

La casa de los primates, es una novela narrativa contemporánea, con un equilibrio perfecto entre los diálogos y la narración. Está escrita con una sensibilidad especial, y aunque tiene momentos dramáticos y dolorosos, abunda el humor y los momentos caóticos y divertidos.
Tiene una estructura convergente. Al inicio, cada capítulo pertenece a un protagonista en concreto, luego, a partir del 28, se van uniendo los personajes en los capítulos, hasta el final que es donde convergen todos ellos.  No son homogéneos puesto que cada uno de ellos tiene un número de páginas diferentes.
Está narrado en tercera persona omnisciente, es decir que en narrador no solo nos va narrando aquello de lo que es testigo, sino que nos transmite también lo que están sintiendo los personaje, lo que están pensando, su pasado, sus miedos, temores…

Este libro tiene tres protagonistas o grupos claros: John Thigpen con su esposa; Isabel Duncan y su entorno, y los bonobos.
Como ya he comentado anteriormente, me gusta que un libro me enseñe sin parecer una enciclopedia. Y lo primero que tuve que hacer al iniciar el primer capítulo, es buscar qué es un bonobo. Os voy a pedir que tengáis paciencia en este punto, porque me ha encandilado tanto el tema, que estoy elaborando otra entrada solo para hablar de ellos. Sí adelantaré, que un bonobo es un primate, evidentemente, pero mucho más inteligente y humano de lo que podemos llegar a pensar.

Los personajes están muy bien elaborados. Son personajes muy ricos en detalles, bastante realistas, bien descritos y con una vida apasionante. No solo se centra en los protagonistas, los secundarios también están muy cuidados, dando mucho juego en la trama.  Los hay buenos, maravillosos, curiosos, divertidos y malos malísimos.

Como siempre, el tema principal son los animales. No solo se dedica a criticar, defender y luchar por los derechos de estos, sino que nos abre los ojos a la verdad sobre ellos. En este caso se centra en los bonobos, y curiosamente va haciendo un símil entre ellos y nosotros, enfrentando su inteligencia y humanidad con la nuestra. 
Para ello, habla de los centros de investigación, con las polémicas que ello implica, porque no todos los tratan como deben hacerlo; de los zoológicos, aunque en menor medida; pero lo que más sorprende, es la presencia de los reality shows. Sí, suena caótico, pero debéis leerlo para entenderlo, no quiero desvelar nada de la trama para que os coja de nuevos.
Con todo esto nos enseña que ellos son más humanos que nosotros. Que tienen empatía, que se preocupan no solo por los de su especie, sino por nosotros. Demuestra que tienen sentimientos, que son inteligentes: no imitan, sino aprenden… En definitiva, que los animales, somos nosotros.

Además de los animales y la telebasura, encontramos un apartado especial a la familia. Habla de las distintas familias que podemos encontrarnos: de las rotas por alcoholismo, el abandono; los agobiantes, los exigentes, los insoportables…. Tenemos una amplia gama para elegir con cual queremos quedarnos. Todo esto da lugar a situaciones divertidas y algo irreales.

Hay un pequeño apartado donde hace un inciso en la prostitución: tratando el tema como algo normal, viendo lo que hay detrás de ello, conociendo ciertos personajes que dan mucho juego en la historia.

Y por último, habla de lo que es el periodismo, con sus diferentes niveles de publicaciones: los importantes y serios, frente a lo sensacionalista; y la débil barrera que hay entre los dos. Además, habla de la ambición, de la arrogancia de ciertos periodistas, de lo ruin y mezquinos que pueden llegar a ser, la insensibilidad…. En fin.. Esto, se une al tema de la televisión y sus reality shows..

Es una novela diferente a Agua para elefantes. Aunque tiene encanto y llega a atrapar, es como si estuviera menos trabajada. La anterior es más completa, se ve todo lo que la autora ha invertido en ella: tiempo y trabajo para hacerla como es: redonda. Esta novela, aunque está trabajada, te da la sensación de ser menos redonda, como si le faltara algo. Pero eso sí, es preciosa, tierna y muy recomendable. Una historia con mucho trasfondo, tratada con mucha sensibilidad, donde nos abre los ojos a una realidad:
Los animales tienen más humanidad que los propios humanos. 

jueves, 8 de septiembre de 2011

Escándalo a medianoche, Kimberly Logan


Escándalo a medianoche es la primera novela de la trilogía de las Hermanas Daventry, escrita por Kimberly Logan. Tengo que confesar que cuando la vi en la librería, no me percaté que era una serie. Es más, no lo pone por ninguna parte, claro que tenía que haberme dado cuenta en cuanto inicié la lectura. Tres hermanas, dos de ellas de edad casadera da una novela por hermana.. no falla. No solo esto demuestra la continuación de la serie, sino otras particularidades que comentaré más tarde.

Se encuadraría dentro del romanticismo histórico puesto que está ambientado en el 1813/1817, en Inglaterra. Pero también podríamos incluirla en el de suspense, porque es un caso policial que ella trata de resolver a pesar de todo. Y digo a pesar de, porque 1813 es anterior a la época victoriana, pero comparte muchas características con esta:

-Hay una diferencia abismal entre los distintos niveles de la Sociedad. Encontramos a nobles nadando en abundancia y otros muriéndose de hambre en las calles, viviendo del pillaje y la prostitución.
-El papel de la mujer está centrado en ser esposa y madre. Debe ser como una especie de mujer florero, para no dar nunca que hablar y reservar su honor y reputación por encima de todo. Lo que no entre dentro de las funciones básicas de mujer florero está mal visto, y cae en desgracia, perdiendo la oportunidad a encontrar marido.
-Los nuevos ricos están mal vistos. Digamos que los nobles nacen, no se hacen. Y todo aquel que haya conseguido ir avanzando en la vida, lo apartan de las grandes reuniones, y no tienen buena reputación.
-Las mujeres son presentadas en Sociedad alrededor de los 17 años, y son en los grandes bailes donde encuentran su futuro marido.

En fin, todo eso encontramos en la novela, pero la protagonista se sale de la norma, cayendo en desgracia ella, y su familia.

Es lineal, todo ocurre en una línea temporal. Se inicia con un prólogo en 1813, donde tiene lugar un hecho, que a pesar de ser secundario, va a influir mucho en la novela. Y luego da un salto en el tiempo, llegando a 1817, donde se queda ya hasta el final de la novela. 
Los capítulos son homogéneos, con casi el mismo número de páginas en cada uno de ellos. Estos se inician con una cita sobre la investigación policial, y estaría sacado de un libro dentro de la novela, el que escribe el padre de la protagonista.
Por aquel entonces, aun no se conocía nada sobre la investigación policial: nada sobre balística, ni huellas dactilares. El padre de la protagonista, es pionero en este campo, recopilando todo en un libro. Su hija, sigue sus pasos, ayudando a Bow Street cuando su padre se retira. Eso es lo que hace que su reputación caiga en picado, perdiendo la oportunidad de encontrar marido, y avergonzando a toda la familia.
Los capítulos se inician con citas de ese libro que escribió el padre. Os pongo un ejemplo:

Es necesario desprenderse de ideas preconcebidas. Hacer suposiciones antes de conocer todos los hechos puede convertirse en el fracaso de un investigador.

Tengo que advertir que esta autora, es algo más explícita narrando las escenas de cama que algunas otras del género. Además, de manera brusca. Están hablando sobre el caso policial, ellos están discutiendo sobre él con uñas y dientes, y de golpe, se empiezan a liar, y hay una escena muy, muy tórrida. Pero… no se.. Mira que estoy acostumbrada a este tipo de novelas, pues me ha resultado demasiado brusca la introducción de estas escenas.

Dentro de la misma novela, hay dos casos separados en el tiempo. Un asesinato en 1813, y otros que van teniendo lugar a lo largo de la trama, en 1817. Aparentemente no tienen relación entre ellos, pero sí que comparten algunos personajes. Así que mantiene la expectación del lector, aun a pesar que a la mitad del libro, se puede lograr descubrir la identidad del asesino actual.
Es una novela dinámica, puesto que el tiempo es enemigo de los protagonistas. Deben encontrar al asesino antes que vuelva a matar. Una especie de contrarreloj en el que el lector se ve inmerso.

A pesar que la autora quiere hacer una heroína de la protagonista, viviendo en una época oscura y represora para la mujer, faltan muchas cosas en la personalidad de ella para que sea creíble. Eso sí, los personajes llegan al lector y te hace disfrutar de la trama.

Podemos definir a esta novela como entretenida, amena, dinámica… Vamos, “palomitera”. Disfrutas con ella a pesar de no ser una gran obra de arte. Pasable. Eso sí, como ya comenté anteriormente, otra de las particularidades por las que me di cuenta que era una trilogía, es que solo se soluciona uno de los dos casos policiales. Supongo que tendremos que leer los otros dos para saber quién fue el asesino de 1813.

lunes, 5 de septiembre de 2011

La plata de Judas, Steven Savile


Hoy os traigo una nueva reseña, La plata de Judas, escrita por Steven Savile. Una novela con una velocidad trepidante, que engancha desde el segundo capítulo, y que no deja respirar al lector. Os pongo el enlace de Mundos Macgregoriano donde ha sido publicada:



jueves, 1 de septiembre de 2011

Agua para elefantes, Sara Gruen

No hay nada más humano y más ruin que el prejuicio, ya lo decía Jane Austen en uno de sus libros. A pesar de los pesares, tengo que confesar que es uno de mis defectos (sí, soy humana, qué vamos a hacerle) aunque día a día, intento luchar contra él. Si nos dejamos llevar por él: pre juzgar a la gente o sus obras sin conocerlos, dejaremos  pasar la oportunidad de encontrarnos con verdaderas joyas. Y eso es lo que ha estado a punto de ocurrirme, con el libro que os traigo hoy para reseñar: Agua para elefantes de Sara Gruen

No, no tengo nada en contra de la autora, es más, desconocía su existencia; pero sí contra el actor que ha protagonizado la película. Agua para elefantes fue llevada al cine e interpretada por el conocidísimo “vampiro crepusculiano” Robert Pattinson. ¡Qué voy a hacerle, no lo soporto! Así que cuando vi que todas las novelas habían sustituido sus portadas por el cartel de la película, salí corriendo en dirección contraria.
Pero por eso, porque intento luchar contra el prejuicio, porque me gusta dar segundas oportunidades, porque me encanta la sinopsis y porque solo escuchaba alabanzas sobre el libro y la película, le di una oportunidad. Hoy vengo a contaros lo que me pareció tanto uno como la otra.

El libro:

Sara Gruen es una escritora de 38 años, con doble nacionalidad, americana y canadiense, amante nata de los animales. Vive en Estados Unidos con su marido, sus tres hijos, con tres cabras, dos caballos, dos perros y tres gatos. Suerte que su hijastra es veterinaria, si no, se haría pobre…. Ha escrito cuatro libros, y todos ellos tienen a los animales como protagonistas. No, no es que los animales hablen ni nada por el estilo, eso se lo dejamos a George Orwell y su Rebelión en la granja; sino que el tema base, son ellos, los animales: sus derechos y la relación de estos con el hombre. Son dos novelas las que han llegado a España: Agua para elefantes, que en realidad es su tercera novela, y La casa de los primates, su última novela en el mercado.

Agua para elefantes, está encuadrada dentro del género de narrativa contemporánea y estoy más que de acuerdo con esta elección. Muchos piensan que debería estar clasificado como romántica, pero en realidad, no prima el amor entre pareja sino el amor en sí. El amor entre las personas, entre estas y los animales; el concepto de familia biológica y la escogida, esa con la que compartes tu vida. Es un libro completo, con mil temas a resaltar. No, no es romántica aunque tenga una historia maravillosa en su interior.

La historia transcurre en dos planos: la actualidad y en 1931; eso sí, con el mismo protagonista, Jacob. Va saltando de uno a otro, según nos lleve la mente de Jacob, un anciano de noveintitantos años (ni el mismo está seguro de la edad que tiene) que vive en una residencia viendo pasar los días. El recuerdo le lleva a sus años mozos, cuando por un drama familiar tuvo que abandonar su antigua vida y embarcarse en una aventura, el circo. Al mismo tiempo, lucha contra la vejez, sus síntomas y el entorno en el que vive.

Tiene una narrativa exquisita, y no por un laborioso vocabulario (al revés, es muy asequible), sino por su manera de narrar: directa, sencilla, que transporta al lector con una facilidad inmensa, de un lugar a otro. Te ves trasladado de la residencia al circo, del circo al tren, y del tren de nuevo a la residencia sin apenas pestañear y con una gran claridad. Es como si estuvieras viendo una película mientras lees, totalmente cinematográfica. La trama está muy conseguida y muy bien cerrada, y el dramatismo que tiene atenaza al lector no dejándole un momento de paz.

Como ya he hecho referencia al inicio de la reseña,  son muchos los temas que trata la autora en esta novela.
Lo que más resalta es el amor a los animales. Esas diferentes maneras de reaccionar frente a un animal. Hay relaciones maravillosas en el libro: La perrita y el payaso; los caballos y Marlena; la elefanta y Jacob, o Bobo y Jacob. También tiene un peso muy grande,  el maltrato a los animales: cómo hay personas sin sentimientos, para los que un animal es una especie de utensilio más, se usa y cuando se gasta, se acaba con él. El problema es que no solo son así con los animales, sino con las persona también.

Sí, también se habla del trato que tienen las distintas personas entre sí (trato interpersonal); el concepto de familia escogida, del amor que nace de la convivencia. Un ejemplo lo tenemos en el payaso, compañero de vagón del protagonista, y Jacob; O del viejete, Camel con el resto de personajes… Son momentos tiernos, dulces, que llenan el corazón de esperanza. Claro está que siempre hay excepciones, como el caso anterior de los animales, personas sin escrúpulos que hacen lo que piensan interesados solo en sus beneficios. Y como no, una parte de este maltrato a las personas, entra la violencia de género.

Además, habla de la vejez, de las enfermedades, de todo lo que eso acarrea. Del trato que se le dispensa en las residencias, en la sociedad en sí, y como ven ellos mismos ese deterioro, ese pasar de los años.

Algo que llama mucho la atención en esta novela es la vida del circo, con sus diferencias sociales, sus distintos estratos o niveles, su forma de viajar, de vivir, de convivir… Las aventuras y desventuras de cada uno de los personajes de un circo. Es maravilloso verse inmerso en él, siendo partícipe en cada momento de esa vida circense.

Y por supuesto, encontramos una historia de amor. Un amor de esos que dejan huella, los prohibidos, los dramáticos, esos con tintes Shakespearianos. ;)

El libro posee dos finales, según al plano al que pertenezca, uno para el actual, y otro para el pasado. Es un libro verdaderamente redondo, que te deja con un sabor de boca maravilloso, que te hace querer saber más, que no se acabe nunca. Eso sí, hay momentos dolorosos, muy dramáticos y duros. Personalmente no soporto las escenas de los maltratos, siento la misma impotencia que el personaje.
Recomendable 100%

La película:

La verdad es que empecé a verla con miedo. Teniendo en cuenta mi prejuicio inicial, y el sabor de boca tan bueno que me había dejado la novela, no iba con muchas expectativas.
Se diferencia en multitud de cosas, no voy a entrar en ellas puesto que sería una reseña eterna, pero a pesar de eso, les ha salido una buena historia.
Yo recomiendo que se lea la novela aun habiendo visto la película, y si se desconoce la trama, es preferible leer antes que ver.
En esta ocasión, sí tenemos que resaltar aquello de: “La novela siempre es mejor que la película”, porque con esta ocurre. El libro tiene muchos más personajes, las tramas están más conseguidas, hay más aventuras, el final es el mismo aunque se llega de diferente manera, conocemos mejor a los personajes existentes… es… completa. Mientras que a la película, le falta algo… demasiados recortes.
Pero sí, también recomendable.