Páginas

miércoles, 10 de agosto de 2011

No mires atrás, Bethany Campbell


Tengo una duda existencial en esto de la edición de libros y seguro que más de uno de los que me leéis, podéis responderme. La pregunta sería: quién decide cómo traducir el título de un libro ¿el traductor o el editor?
Veréis, ya es un horror el leer el título de una película y escuchar su traducción al español en ese momento, tipo película de Antena 3 por la tarde. Pero es que cuando lees el título del libro verdadero y lo comparas con el traducido, te entran ganas de estrangular a alguien. 
Hay títulos verdaderamente parecidos, tanto que puedes llegar a confundirte uno con otro si no recuerdas bien el autor. Y a diferencia de las películas, no se si hay un copyright o no….

La novela que vengo a reseñar hoy, es un buen ejemplo de esto que os cuento. ¿Por qué? Pues es que el título no tiene nada que ver con el verdadero,  y cuesta sacar en claro el por qué lo han puesto. Que sí, que una vez terminas el libro, se puede determinar el por qué, pero me gusta más el auténtico por lo que su significado conlleva.
El libro en cuestión se titula No mires atrás, mientras que en inglés, sería Hear no evil.  ¿Cómo se traduciría literalmente esta frase?, pues, algo como no escuches al diablo. Pero… ¿sabéis de donde viene? ¿Recordáis los tres monos con los oídos tapados, los ojos tapados y la boca tapada por las manos? Pues en inglés sería Hear no evil, See no evil, Speak no evil…. En fin, esa sería la traducción.

Es una novela romántica dentro del subgénero de suspense, escrita por Bethany Campbell allá por el 1998. Aquí a España, llegó en el 2000, y a mis manos, gracias a la librería de antiguos. Es una novela muy entretenida, con una especie de caos dentro de la trama que atrapa y no deja que el lector se separe del libro. A pesar de encuadrarse dentro de este género, tiene poca escena de cama, aunque sí mucha tensión sexual. Es decir, que es poco descriptivo en cuestiones eróticas, lo suficiente, pero muy detallista en cuestiones de asesinatos, sin rozar lo gore.

Los temas que trata esta novela son muchos y muy diferentes entre sí. Lo primero que nos encontramos es el terrorismo, cara a cara, de frente y sin anestesia. Así comienza el libro. Luego, encontramos el tema familiar, esas familias rotas bien por la muerte de uno de sus componentes, bien por la imposibilidad de entenderse. Otro tema que salpimenta la historia es el esoterismo, su credibilidad y sus beneficios; y también los sueños incumplidos, los conseguidos y los deseados: cómo un accidente puede dar al traste con eso que tanto añorabas.

Es una novela intrigante, donde los personajes son muy llamativos. La que me más, según mi opinión, y a pesar de no tener  un  protagonismo claro, la niña.
En determinados momentos, la autora juega con el humor para intentar calmar los nervios del lector sin llegar a convertirse en una novela chick-lit, puesto que predominan otras cosas como el miedo, la indecisión, el dolor, el recuerdo, el terror y la culpabilidad.

En fin, una de esas novelas “palomiteras”, que te absorben y te hacen desconectar de tu rutina. De esas que logran atenazarte el corazón en varios momentos, y que logran enternecerte en otros. Quizás lo que menos me haya gustado, sea el personaje masculino. No me ha llegado del todo, le faltaba algo.  Entretenida.

4 comentarios:

  1. La verdad es que hay veces que se lucen con las traducciones... pero bien (tanto en libros como en pelis).

    La novela pinta bastante bien, me gusta la descripción "palomitera" jejejej
    La tengo en cuenta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Jeje, es un término que uso bastante para este tipo de libros. Esos que son ideales para pasar una tarde de domingo, sin profundidad, pero que te entretiene a lo grande y que te hace desconectar.
    Sí algún día le hincas el diente, cuéntame tu reacción.
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Algunos editores tienen un saco lleno de papelitos con nombres que les parecen "chulos" o "de los que le gustan a los de marketing"...

    Cuando cogen un libro normalito, pasan del titulo original y meten la mano al azar en el mencionado saco..

    Bss

    ResponderEliminar
  4. Claro!!! Y así se explica también, por qué hay varios libros con los mismos nombres... Es que sacan de nuevo el papelito!!!!! Lo has clavao, Jero!!!!!

    Besos

    ResponderEliminar