Páginas

sábado, 11 de junio de 2011

Antes y después de odiarte, Ángeles Ibirika

Dentro del género romántico, existen muchos subgéneros como ya he comentado en varias ocasiones. Uno de ellos es el sentimental, donde las emociones y  los sentimientos son los protagonistas de la trama. Evidentemente existen personajes, pero no son ellos los protagonistas, sino lo que sienten. Muchos autores extranjeros estarían aquí encuadrados, como puede ser Nicholas Sparks, Danielle Steel, o Cecilia Ahern… y hoy vengo a presentaros a una española, Ángeles Ibirika.
La anterior novela de Ángeles fue Entre sueños, una novela maravillosa, contemporánea y sentimental, donde el otro protagonista, aparte de los personajes, es el entorno donde están situados.

Su nueva novela se titula Antes y después de amarte, y también podemos encuadrarla en contemporánea y sentimental.
Es puro sentimiento. Las emociones salen de las páginas y envuelven al lector, transportándole a  la historia y atenazándole el corazón.  Son unos personajes pasionales, vivos, con un pasado a sus espaldas que no les deja avanzar, que no les deja ser felices, donde la venganza y la culpabilidad son los motores de sus vidas.

Esta vez, Ángeles ha usado una estructura especial para imponer fuerza, oscuridad, velocidad, y es usando las frases cortas. No es que carezca de subordinadas, las tiene y bien distribuidas, pero sí que sobresalen esas frases cortas, directas, que hacen sobrecogerse al lector. De esta manera, vemos el dolor de Mikel, la frustración, la pena.. Incluso encontramos repeticiones que afianzan esa ira, esa venganza. Os pongo un pequeño ejemplo usando un párrafo del prólogo, que deja enganchado al lector sin remedio, y sin aire desde el principio.

Ahora vivo en un cuerpo sin alma. 
Ahora vivo tan solo porque respirar no requiere de mi esfuerzo. 
Ahora vivo porque el dolor me destroza cada día pero nunca termina de matarme. 
Ahora vivo únicamente para volver a verla. Para arrancarle del pecho su corazón despiadado y negro. Para precipitarla a la misma agonía que ella fraguó para mí.

Hay distintos tipos de narración. En el prólogo, es el propio protagonista el que nos habla, como ya habéis tenido oportunidad de ver con el pequeño fragmento anterior. El mayor peso de la narración cae en la tercera persona, y cambia de personaje metiéndose en la vida de él, o de ella, conociendo así sus emociones. Sufrimos y vivimos esos momentos a través de su vida diaria, de sus pensamientos, sus gestos, sus decisiones…. Y qué manera narrar!! Totalmente viva y real.
La tercera narración viene en presente, y curiosamente es cuando los personajes rememoran el pasado. El lector se ve impulsado a otro tiempo, hace cuatro años, cuando todo ocurrió. ¿Y qué ocurrió? Ahhhhh!!! Eso tendréis que descubrirlo leyendo el libro. 

 Cuando lees, parece que tengas fuego entre las manos. Es una novela muy pasional, muy sentida. Al principio notamos como dos universos dentro de la trama, y podemos incluso ponerle colores. Me explico: tenemos el universo de Mikel, donde todo es fuego, venganza, ira y resentimiento. Un personaje atormentado, con el corazón roto por la traición. Su color es el rojo.
Mientras que el universo de Ane es frío por la culpa, el dolor y la pérdida. Es como si se hubiera quedado hibernando desde aquel día. No es capaz de abrir su corazón, y dejar salir todo aquello que tiene guardado. El color es el azul oscuro de la pena y la frialdad que intenta demostrar a los demás.
Pero poco a poco esos colores se van difuminando y se van intercalando para dar paso a tonos pasteles y al verde esperanza.

Como ya he comentado durante la reseña, el lector está totalmente entregado mientras lee la novela. Conmocionado, encogido de dolor, viendo como pasa todo a su alrededor sin poder remediar nada. Y lo curioso, es que va descubriendo las cosas en el mismo momento que los personajes. Bueno, ellos sí saben lo que pasó, pero no tienen las dos versiones. Al principio, tú no tienes ninguna versión, solo el dolor y el resentimiento de Mikel, pero conforme la trama se va desarrollando, vas entendiendo a cada uno de los personajes y sus reacciones.

Los protagonistas son dos: Ane y Mikel. Aunque aparecen otros secundarios que ayudan a la historia a desenvolverse. Son personajes heridos de alguna forma, que han sufrido, y nos transmiten ese dolor. Bego y Rodrigo son los acompañantes perfectos para nuestros dos protagonistas. Mientras que Carlos y Lourdes son las antítesis de la historia.
Reales, de fuertes contrastes, pasionales, emotivos… y todos con algo en común, la fidelidad que tienen a esa amistad. Puedes coger a cualquiera de los personajes, que son capaces de dar su vida por ayudar al amigo.

Odio, amor, venganza, ira, deseo, pasión, amistad, traición… Todos ellos son parte de esta maravillosa historia que nos hace llorar y sentir como ninguna. Lágrimas con final feliz, dulzura frente a ese odio inicial… Una novela para disfrutar, desconectar y sentir. ¿Alguien se atreve a descubrir que hay más allá del odio y la venganza? Os sorprenderéis.

11 comentarios:

  1. ¡Qué maravillosa crítica, Violeta! Tengo que releerla porque me has dejado tan emocionada que mis ojos han volado sobre tus palabras.

    Gracias, de corazón. No imaginas... No. No imaginas lo que me has hecho sentir.

    Hoy y mañana firma en la Feria del Libro de Bilbao. Pero el lunes encuentro el tiempo que mereces y subo tu preciosa crítica a mi blog.

    Un abrazo gigante y emocionado ♥

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya gustado, Ángeles. Es un libro que me ha llegado mucho. Ha habido párrafos con los que me he sentido más que identificada. Sí, he de confesarlo, he llorado durante toda la novela, y al final, parecía un grifo abierto. Me ha encantado. Aunque Mikel me ha enamorado, sigo siéndole fiel a Jon. :p
    Un besazo muy grande, y mucha suerte en la feria del libro.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena reseña, dan ganas de leer el libro aunque no me van mucho las novelas de este género...aunque con ésta dan ganas de intentarlo.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Habló el mejor reseñista del mundo mundial... Anda, si no te llego ni a la suela del zapato...

    Lástima que no te guste la novela romántica, porque te pierdes un montón de emociones y de buenas aventuras. :p
    Creo que Antes y después de odiarte te gustaría, porque es diferente. Emociona mucho, en serio.
    Un besote, Jose.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo te echo mucho de menos en mi blog...:p

    El argumento me motiva bastante, el tema de que un hombre sale de la cárcel, la venganza...creo que lo intentaré...

    ResponderEliminar
  6. Pero si casi vivo en tu blog!! :p Me paseo mucho por allí, aunque esta semana he estado algo liada y no me ha dado tiempo todavía.
    Si alguna vez le hincas el diente a esta novela, seguiré tus comentarios con avidez.
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. ¡Me refería como reseñista! ;) :D De lo que dices doy fe y me siento super orgulloso cuando dejas algún comentario en mis reseñas.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Es que tus reseñas son para babear.. Quiero saber hacer reseñas tan buenas, leñe!!!! Ainss..

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. He leído un par de reseñas (y ahora la tuya) y hablan de manera muy positiva sobre la novela y su autora.
    Lo tendré muy en cuenta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Eso, eso... tenlo en cuenta que no te defraudará!!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  11. Es dura sentimentalmente hablando, he derramado unas cuantas lágrimas. ¡Qué pasión tan grande tanto en la forma de amar como de odiar. Me ha encantado. Y esta mujer me gusta como escribe. También es verdad que se hizo un poco lenta en algunos momentos.

    ResponderEliminar