Páginas

domingo, 1 de mayo de 2011

Testigo del silencio, Kathy Reichs

Testigo del silencio es la primera novela escrita por Kathy Reichs, encuadrada dentro del género policíaco, inicio de una serie de once libros por ahora, aunque no están todos traducidos al español.

Kathy Reichs es antropóloga forense, y aunque tiene su plaza de profesora, ahora mismo trabaja de colaboradora en la Oficina del jefe Médico examinador de Carolina del Norte, y para el Laboratorio de Ciencias jurídicas y Medicina legal de Montreal.
En sus ratos libres, se dedica a la literatura, creando novelas basadas en su trabajo.

La protagonista de la serie es Temperance Brennan, una antropóloga forense que comparte muchas características con la autora. Kathy se basa en algunos de sus casos, para dar forma a sus novelas.
Supongo que a más de uno le sonará el nombre de Temperance Brennan, y no, no es casualidad, tiene algo que ver con la serie que todos conocemos: Bones. Dicen que los guionistas se basaron en la propia autora y en sus novelas para crear la serie, pero aviso, y la que avisa no es traidora, no es una adaptación fiel. Es decir, no tiene nada que ver la novela con la serie.

Quien haya visto Bones, sabe que Brennan es una mujer valiente, con un coeficiente intelectual por encima de la media, con amplios conocimientos de su profesión, pero de vida social pobre y con dificultad para relacionarse con el resto del mundo.
En el caso que nos atañe, la novela, Brennan sigue siendo una mujer valiente, pero con una vida social diferente, es más amplia, y con conocimientos sobre cómo actuar en sociedad. Está divorciada, tiene una hija y acaba de llegar a Montreal. No existe Booth, pero sí tenemos a Ryan. Aparte de este último, tenemos su antítesis, el detective Claudel, un personaje que se hace insoportable desde el principio.

Lo que más me ha disgustado de la novela, es su forma de narrar. Según me han comentado, esto mejora en las siguientes novelas, pero en esta, deja mucho que desear. La narración está formada fundamentalmente por estructuras simples, es decir, oraciones simples sin subordinadas. Y esto hace que parezca una narración brusca, cortante, impidiendo bien al lector, hacerse una imagen de lo que está pasando.
Añadiría además, que hay párrafos que dan demasiada información sin venir a cuento, lo que popularmente se llamaría: tener mucha paja. Cansa mucho esa manera de narrar, haciéndose pesado e invitando al lector a leer en diagonal. Lo curioso es que tiene una buena trama, unos personajes interesantes, pero es como si no hubiera sabido cómo desarrollarlo.

A pesar de la diferencia de esta Brennan con la que conocemos más profundamente, y esa forma de narrar tan poco atrayente; al cerrar el libro me ha entrado ganas de saber más sobre la protagonista y su entorno. Así que quizás le dé una segunda oportunidad a ver si es verdad que ha limado un poco lo que es la narración.
Entretenida pero con ciertas carencias narrativas.

2 comentarios:

  1. De esta autora sólo tengo "Ningún hueso roto", libro que han publicado el mes pasado. La serie Bones no me disgusta pero tampoco me apasiona, así que lo dejaré para un poco más adelante. Besotes.

    ResponderEliminar
  2. El caso es que al final te deja buen sabor de boca, así que no lo alejes mucho. :p

    ResponderEliminar