Páginas

lunes, 2 de mayo de 2011

Spin off televisivo


Todas las series tienen una estructura básica que las hacen reconocibles al espectador. Los guionistas deben, sobre esa estructura o esqueleto, ir añadiéndole elementos que la hagan apetecible, y que no canse a aquellos que disfrutamos de esas series televisivas.

Quien ve House, sabe que se va a encontrar un caso extrañísimo, que van a discutir entre ellos intentando diagnosticar al paciente, van a acudir a las pruebas complementarias más rebuscadas existentes en la medicina, y que, con más o menos éxito, conseguirán diagnosticarlo a última hora.

Pongamos otro ejemplo, Entre fantasmas. Siempre hay algún alma que no ha cruzado al otro lado, que o bien se le presenta a la protagonista, o bien a algún conocido de ella. Intenta hablar con ese espíritu, poner en pie su muerte, habla con la familia, arregla todo, y el espíritu camina hacia la luz.

Evidentemente, siempre hay elementos que añaden a la serie un poco de pique o de azúcar  para que el espectador no se sienta defraudado de tanta repetición, bien sea con los personajes, bien con las historias transitorias, o bien con todas ellas a la vez. Con House juegan con la vida personal del protagonista y los médicos, igual que en Entre fantasmas; añaden personajes controvertidos, dulces, con algún problema... Vamos, que le dan vidilla al asunto.

Lo curioso es cuando olvidan esa estructura, y el espectador se encuentra de bruces con un capítulo al que no está acostumbrado. Que yo recuerde me ha pasado en dos ocasiones: una de las veces viendo Anatomía de Gray, y otra viendo Bones. Luego he descubierto que a eso se le llama spin off. ¿Qué es un spin off? Pues se le denomina así al proyecto nacido como extensión de otro anterior. En el caso de Anatomía de Gray, apareció Sin cita previa.

En el capítulo diecinueve de la sexta temporada, los guionistas de Bones quisieron probar cómo responderían los espectadores a una nueva serie, y nos trastocó la estructura a la que nos tienen acostumbrados. Brennan y Booth pierden protagonismo, apenas sale Angela y Hopkins, mi adorado psicólogo Sweets no asoma el pelo, y los becarios no existen. Los protagonistas son tres personajes a cual más histriónico que serán los responsables de la futura serie: The finder.


No se cuales han sido los resultados obtenidos ante la presentación de esta futura serie, pero puede que en un corto plazo de tiempo, los tengamos al otro lado de la pequeña pantalla .
Personalmente, no ha sido de mi agrado, y me he sentido como si unos intrusos hubieran quitado protagonismo a mis personajes favoritos. Pero en fin... para gusto... los colores. :p

2 comentarios:

  1. En el caso de House, se te ha olvidado decir: "En algún momento del capítulo van a diagnosticar que es lupus, para luego acabar descartándolo" jajajaja.
    De Sin cita previa he visto algún capítulo suelto y está entretenida, han elegido a personajes con cierto carisma y han conseguido que se vea como algo independiente de Anatomía de Grey.
    Bones no lo he visto, así que no puedo opinar :(
    ¡Un besote!
    Bea

    ResponderEliminar
  2. Jajajjaa, muy bueno lo del lupus.... Yo también he visto algunos capítulos de Sin cita previa, y tampoco me disgustó... Pero The finder, no me gusta para nada. :( O por lo menos, no en el horario y dentro del capítulo de Bones...
    Eso no se hace!!! :p

    ResponderEliminar