Páginas

miércoles, 4 de mayo de 2011

Morir a los 27, Joseph Gelinek

Morir a los 27 es la tercera novela de Joseph Gelinek, escritor musicólogo español que usa pseudónimo por criterios editoriales. Como ya comenté en entradas anteriores, Joseph reúne dos aficiones, la literatura y la música, creando estas novelas policíacas, con muchos aportes musicales.
En este caso, nos encontramos con la novela más contemporánea de Gelinek, puesto que en libros anteriores, La décima sinfonía y El violín del diablo, nos relataba la vida y obras de Beethoven y Paganini  respectivamente.

En la novela que nos atañe, Joseph se centra en dos hitos musicales: Lennon y su muerte, y el club 27.
Todos conocemos el trágico final de John Lennon, ex componente de los Beatles. Fue asesinado por Mark David Chapman, a las puertas de su casa, mientras estaba en compañía de su esposa Yoko Ono. Cuatro fueron los disparos que acabaron con su vida.
El otro hito al que hace mención la novela y de donde coge el título, es el club 27. Como bien explica el autor, el club 27 es una maldición que pesa sobre músicos de pop y rock internacionales, que al llegar a los 27 años, mueren. Este club es un directorio de nombres de músicos que han sucumbido a esta maldición. Los más conocidos son Kurt Cobain, Brian Jones de los Rolling, Janis Joplin, Jimi Hendrix y Jim Morrison. Todos ellos murieron, por una causa o por otras, a la edad de 27 años.

 











Basándose en estos puntos, Gelinek crea una novela policíaca con un personaje ya conocido por sus lectores: Raúl Perdomo, protagonista a su vez del Violín del diablo.
Perdomo junto con su compañero Villanueva y la periodista Amanda, son los que llevarán la voz cantante en esta historia.

Como todas sus novelas, Morir a los 27 tiene un estilo narrativo desenvuelto, sarcástico y ameno, que junto con unos personajes interesantes, hacen de esta novela algo adictivo.
Además, es convergente, igual que las anteriores, y la presentación, un caos que llevará al lector a preguntarse, donde irá a parar el autor. Tiene varios puntos abiertos con distintos personajes, y poco a poco estos van a converger hasta dar con la solución del dilema. Una solución impresionante, sorprendente, digna de ser anunciado a bombo y platillo.

Los capítulos siguen siendo de una longitud variable, y cada uno de ellos, tiene el título de una canción. Al final del todo, hay una relación de todos los títulos, con sus contrastes y una pequeña introducción de por qué fue escrita y el año que tuvo lugar. Vamos, que puede decirse que es una novela con banda sonora.

Divertida, entretenida e interesante, así podríamos calificar a la tercera novela de Joseph, que logra sorprender una vez más al lector con sus conocimientos musicales, y su forma de hacerlos llegar. No solo disfrutas de la trama sino que al mismo tiempo, aprendes y te informas, puesto que la gran parte de los datos que nos da, son reales. Recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario