Páginas

sábado, 28 de mayo de 2011

Libros malditos

Fuente de imagen 
Cuando lees un libro, hay determinados párrafos con los que puedes sentirte aludido, como si estuvieran dirigidos a ti, como si el destino te estuviera mandando una señal. Es evidente que esas impresiones vienen fundadas por el deseo del lector de encontrar una salida a algún problema, un consuelo o una directriz a seguir en un camino determinado. La mayor parte de los lectores, cogen ese párrafo, lo anotan en una libreta, lo atesoran como algo único y siguen sin darle mayor importancia. Ha sido un guiño, una llamada de tu subconsciente, un momento de reflexión. Pero… ¿Qué pasa si ese lector, por algún trastorno o problema, no es como la mayoría y se llega a obsesionar con el libro?

Existen en la historia, numerosos libros que han sido considerados malditos por pertenecer a la lista de libros de cabecera de ciertos asesinos.

Uno de los más conocidos, es El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger. Empezó a calificarse como maldito cuando fue encontrado en manos de Mark David Chapman, asesino del conocido John Lennon.
Chapman fue diagnosticado tras el asesinato, como sociópata, esquizofrénico, con delirios de grandeza. Disparó cinco veces contra Lennon, y cuatro de los cinco disparos hicieron diana en el cuerpo del cantante. Tras los disparos, Mark se sentó en la acera esperando a que llegara la policía, y amenizó esos momentos con un libro que llevaba: El guardián entre el centeno. Cuando fue detenido, llegó a decir: Estoy seguro que la mayor parte de mí, es Holden Caulfield, protagonista del libro. En la otra parte, debo ser el diablo.

Años más tarde, este mismo libro fue encontrado en el hotel donde se alojaba John Hinkley Jr, quien estaba obsesionado con Jodie Foster, y quiso asesinar a Ronald Reagan para demostrarle su amor. Todo quedó en intento, pero llegó a decir que la novela de Salinger era su favorita.

La obsesión de Robert John Bardo era Rebecca Schaeffer, estrella televisiva y actriz. Un día, celoso por sus devaneos televisivos con algunos actores por exigencias del guión, llamó a su puerta, le pidió un autógrafo y le disparó causándole la muerte. Entre sus lecturas favoritas, El guardián entre el centeno.

Otro libro que recibe esta calificación, es Forastero en tierra extraña de Robert Heinlein. Esta novela fue considerada como “Biblia” por Charles Manson, fundador y líder de la secta denominada “La familia”. Manson se consideraba como la reencarnación de Jesucristo, y fue el conspirador de multitud de asesinatos, entre ellos la mujer de Roman Polanski, llevados a cabo por sus acólitos.

American Psycho, escrita por Easton Ellis, fue libro de cabecera del asesino en serie canadiense más peligroso, Paul Bernardo, quien junto a su esposa, Karla Homolka, violó, asesinó, y descuartizó a numerosas mujeres.

¿Dónde está el peligro: en el libro o en la mente del asesino? Evidentemente, es una pregunta con fácil respuesta. ¿Cuántas personas han leído Salinger y su guardián? ¿Todos se han convertido en asesinos?

 Fuentes:
http://www.psicofxp.com/articulos/literatura-historieta/425524-que-leen-los-asesinos.html
http://www.abc.es/20100917/cultura-musica/john-lennon-201009170022.html

2 comentarios:

  1. Muy interesante.
    Pero evidentemente no se puede culpar al libro.
    Una cosa es que nos sintamos identificados con un personaje o una escena concreta (a todos los lectores asiduos nos ha pasado alguna vez)... otra cosa es que tengas problemas mentales graves.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, sí, cierto. Imagínate un libro con tal poder, que todos los que lo leen, terminan conviertiéndose en asesinos. :O Ummmmm!! Un buen tema para crear un libro de terror...Seguro que ya está desarrollado...

    Besotes!!

    ResponderEliminar