Páginas

lunes, 9 de mayo de 2011

El circo de los malditos - L.K. Hamilton

El circo de los malditos, es la tercera de una larga serie de 19 libros, escritos por L.K. Hamilton, de los cuales, solo están traducidos al español, tres. La serie está protagonizada por Anita Blake, y supongo que la mayoría, diciendo este nombre, ya sabéis a quién me refiero.
Hay quienes lo clasifican dentro del género de terror, pero personalmente, lo encuadraría más dentro de lo fantástico paranormal.

La serie de Anita Blake, fue iniciada en el 1994 con Placeres prohibidos. ¿Por qué os doy este dato? Pues para que no creáis que L.K. Hamilton, se unió al boom vampírico de Crepúsculo, no, no, no. Es anterior a este boom; pero sí, los vampiros son parte protagonista en esta serie. Ellos y todos los monstruos habidos y por haber.
Ha tenido un éxito internacional de grandes dimensiones. No solo han sido traducidos a otros idiomas, sino que además, Marvel llevó las tres primeras novelas al mundo del comic. Y se hablaba el año pasado, que Hamilton había vendido los derechos para hacer una película, siempre que ella estuviera de coproductora. Aun no se sabe nada de esa película o serie televisiva, estamos a la espera, pero el éxito de esta autora es algo innegable.

Anita Blake, para aquellos que no la conozcáis, es una reanimadora de zombies, ejecutora de vampiros y ayudante de la policía, actuando como experta en todo aquello que se salga de la normalidad. Nosotros la llamaríamos cazavampiros, una especie de Buffy pero más sangrienta. El caso es que Anita vive en el mundo hipotético donde no solo existen los vampiros, sino que estos están reconocidos y legalizados, teniendo sus derechos como cualquier ciudadano más. Bueno, todos no, aun no pueden votar. Si alguno de estos vampiros llega a matar a un humano, se le sentencia a muerte, y es Anita quien los mata.
También se sabe de la existencia de los zombies, y cuando un muerto deja algo sin terminar, como es una herencia o algo por el estilo, es Anita la que los levanta de sus tumbas, para preguntarles y dejar todo cerrado.
Pero no solo de vampiros y de zombies está el mundo lleno, hay otras muchas criaturas que andan por nuestras calles, conviviendo con nosotros, pasando desapercibidos. Aunque no para todos. Anita, aparte de todo lo que os he contado, es nigromante, es decir que controla la muerte, zombies y vampiros, poseyendo una mayor resistencia a los poderes de estos últimos, y pudiendo detectar a los cambiaformas (hombres lobos, mujeres serpiente, y un largo etc.).

Todo así explicado puede sonar caótico, y realmente lo es, pero un caos espeluznante, trepidante y adictivo.

A Anita la llaman La ejecutora, por la cantidad de vampiros que ha llegado a matar, siempre por sentencia de muerte, o bien para defenderse. A pesar de su corta estatura, todo el mundo la teme, no solo a sus aptitudes con las armas, las que por cierto siempre lleva a cuestas, sino por su lengua afilada y directa. Sarcástica, cabezota y valiente, no deja títere con cabeza en este mundo de locos.

Los vampiros no son esos niños bobalicones que nos trajo Stephenie Meyer, sino algo más parecido a los de Bram Stoker. Los poderes de estos cambian según su edad, pero no resisten la luz del sol, las cruces de plata les quema, igual que al agua bendita, y según su edad, pueden morir con las balas de plata.

Aparte de ser adictivas, hay algo en estas novelas que la hacen especiales, y es la velocidad. No os podéis imaginar a la velocidad que se desarrolla la acción en estas novelas. Desde el principio empieza a ocurrir cosas, y desde ahí, va cuesta abajo y sin frenos. No puedes ni respirar entre página y página, por miedo a que algo se te escape. Personalmente acabo agotada. En serio, no miradme así que aun no me he vuelto loca:

Imaginaros a una chavala de 24 años, bajita (1,60), morena, de ojos casi negros y pálida. Apenas come, no duerme, pasa muchísimo calor debido a que para esconder las armas debe tener siempre cazadoras que las oculten, haga sol o llueva. No tiene amigos, o los que tiene son muy raros, y para eso necesitaría explicarme y terminaría spoileando alguno de los tres libros, así que os insto a que leáis las novelas para descubrirlo.
En este libro en concreto, son cinco grupos diferentes de personajes, los que van tras ellas para matarla, torturarla o hacerla sierva. Así que cuando la pobre logra escaparse de un grupo, llega otro y debe seguir luchando para sobrevivir. Así eternamente. Copiando literalmente de un párrafo: fui apuñalada, golpeada, tiroteada, estrangulada y mordida por un vampiro, en cuatro meses. Para atestiguarlo: las cicatrices que lleva. Imaginaros en qué estado deja al lector. Yo no sé Anita, pero yo necesito ir a un SPA cada vez que termino la lectura de alguno de sus libros. :p

Pero me encantan. Es la típica novela que te atrapa, no te deja respirar y cuanto menos pensar; te hace vivir mil situaciones al límite, soltando toda la adrenalina mientras lees; desconectas de la rutina y tu mundo real… Una pasada!
Evidentemente no busquéis calidad literaria, que no la hay. Se basa fundamentalmente en el diálogo, que es lo que le da esa velocidad vertiginosa. Es sangrienta, casi gore, y muy descriptiva, con lo que, sensibles abstenerse. Pero es divertida, entretenida y salvajemente rápida. Tiene su pizquita de tensión sexual, que por lo visto aumenta en el sexto libro… ya veremos.. En fin… aquel que quiera un libro palomitero, trepidante, buscando olvidarse del mundo. Que no lo dude. Anita Blake for ever!!!

2 comentarios:

  1. Me encanta esta saga pero la verdad es que me estresa mucho. Prefiero leer estas novelas cuando estoy relajada, cosa que hace algún tiempo que no sucede :s

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja, es decir, que tu eres como yo, que después de leer un libro de Anita Blake, necesito unos días en un Spa. :p
    Besotes, guapa!

    ResponderEliminar