Páginas

martes, 24 de mayo de 2011

Brumas, Nieves Hidalgo

Ya sabéis que tengo dos puntos débiles dentro de la literatura: las novelas de misterio/aventuras/negra, y las románticas. Es verdad que soy lectora “todo terreno”, pero estos dos géneros son mis niños bonitos.


Hoy vengo a hablaros de Brumas, una novela romántica encuadrada dentro del subgénero histórico, escrita por Nieves Hidalgo. Como ya comenté en otra ocasión, Nieves es una escritora muy completa, es decir, que aunque clasifiquemos Brumas como novela histórica, podemos encontrarnos características de otros subgéneros en su interior; en este caso suspense romántico.

Brumas nos sitúa en la sombría época victoriana, donde la oscuridad y pobreza de ciertas clases sociales, chocaba con la suntuosidad de la nobleza y clases altas. Pasamos de grandes bailes y presentaciones en sociedad, a humildes casas o fanganosos garitos de difícil calificación. Y todo eso guiados por la hábil mano de Nieves Hidalgo.
Además, también entre sus páginas podemos descubrir el pobre papel de la mujer por aquel entonces. Supeditada al padre, la mujer solo tenía unos claros objetivos: mantenerse hermosa para poder casarse, saber gobernar una casa, y aprender las labores básicas para agradar a su futuro marido, como bordar o tocar el piano. De las manos del padre, pasaba a las del marido, y su función variaba a la de engendrar hijos, y ser una mujer florero para poder ser exhibida.
Suerte que ciertas mujeres empezaron a moverse para conseguir ser alguien en la sociedad: poder votar, divorciarse o criar a sus hijos en el caso de separación. Nieves lo refleja en la novela, con la existencia de un club específico de mujeres en Londres, llamado LadyMask, cuya promotora es uno de los personajes secundarios más llamativos, Amalia. Confieso que no me caía bien al principio :p

Una de las características de esta autora es su capacidad de descripción. Con un exquisito vocabulario, logra trasladarnos a los diferentes paisajes y escenas de las que se componen la novela. Brumas me ha parecido un libro muy vivo, fácilmente imaginable gracias a ese poder de descripción. Me  ha gustado esa manera de enfrentar la luz con la oscuridad. Ella, la protagonista, representa la luz, los colores, la alegría… mientras nuestro protagonista masculino representa la oscuridad, la sobriedad, la tristeza. Vamos viendo, a lo largo de la novela, cómo se van haciendo luminosas esas zonas sombrías, y como el color va llenando las páginas de la novela.

Otro de los platos fuertes de la autora, son los personajes, y con esta novela no iba a ser menos. Son personajes reales, conseguidos, vivos. No solo los protagonistas, sino también los secundarios. Te metes tanto en la historia que te sientes parte de ellos, les coges cariño, quieres seguir conociendo sus historias, su evolución. Y esto me lleva a una pregunta: ¿Habrá una segunda parte? Ruego encarecidamente a la autora a que sea así, puesto que hay muchos frentes abiertos que me tienen en ascuas: Tina y Sean, la duquesa y el abuelo, el hermano del duque…. NO NOS PUEDES DEJAR ASÍ!!

Como sería eterno describir a todos los personajes, y os aburriríais de leer, voy a centrarme en los dos protagonistas: Lea y Cliff. Pura dinamita
Lea es la clásica escocesa pelirroja, con fuerte carácter, cabezota e independiente, que lucha a capa y espada, contra ese papel que hemos dicho tiene la mujer en la época victoriana. Y viene a caer en brazos de Cliff, un estirado y sombrío inglés, frío como el témpano (o eso quiere hacernos creer), con una reputación de mujeriego y apodado el Diablo.
No lo he podido evitar, y a pesar de las diferencias culturales, Lea me ha recordado a Maureen O´Hara en la película de “El hombre tranquilo”.

El suspense nos llega con la primera página, justo en el prólogo y no nos abandona en toda la novela. Desgraciadamente, tengo que confesar que no supe ver quién era la oveja negra en esta novela. Yo desconfiaba de alguien que da un giro de 180º al final. Así que mi gozo en un pozo. Sigo en mis trece: no sirvo para Poirot. Eso sí….MENUDO FINAL!! Tenso y angustiante a partes iguales.

Me ha encantado. Es una novela tierna, inquietante, sorprendente, dulce y muy sensual en algunas escenas. Recomendable 100%. Nieves nunca defrauda.

6 comentarios:

  1. Violeta, me descubro ante ti. Eres capaz de ponerme los pelos como escarpias explicando la novela. Vamos, que acabo de descubrirla yo misma.
    De verdad, te doy las gracias por esta reseña tan especial y me alegra que te haya entretenido unas horas.
    Montones de besos y todo mi cariño.
    La pongo en mi blog ahora mismo.
    Graciaaaaaaaaaaaaaaas.

    ResponderEliminar
  2. Espero no haberme inventado nada...(Violeta sonrojada hasta las raices). A ver si la he leído tan ensimismada que he cogido mi versión y he metido la pata!!!!
    De todas maneras, me alegro que te guste la reseña.
    Mil besos y sigue escribiendo como lo haces. Y no dejes de hacer una segunda parte!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Acabo de terminar este libro y me ha gustado mucho, ojala el proximo sea el de Tina y Sean, que hay tambien se huele una buena historia.

    ResponderEliminar
  4. Hasta el momento no puedo decir que haya una sola novela de Nieves Hidalgo que pueda defraudar a sus lectoras, esta es IMPRESIONANTE te dejas llevar en ella desde el primer momento creo que todos comentemos el error de pensar en el mismo asesino pero al final cambia la historia, los personales encantadores, me encanta el personaje de Cliff , hombre defraudado por las mujeres que ha querido, como todos los de aquellas época posesivos con los suyos.
    Creo que como todo aquel que lea la novela necesita una segunda parte que parece que la escritora deja la puerta abierta y que todas esperamos con ilusión es la historis de Tina y Sean, ánimo Nieves aquí tienes una lectora totalmente rendida a tus pies , merece la pena tener una escritora en lengua castellana que no haya que tener que esperar a la editoriales para que traduzcAN

    ResponderEliminar
  5. No he tenido la oportunidad de leer esta novela, pero disfrute muchisimo con "Lo que dure la eternidad". Sabes Violeta lo que mas me gusto de tu comentario? El que te haya venido a la mente Maureen Ohara, como Lea, ya casi nadie se acuerda de ella, la primera Esmeralda del jorobado de Nuestra Señora de Paris, con Charles Laughton. Se dice de ella que era la unica mujer que le plantaba cara a John Wayne, ya que era un machista empedernido. Asi que si ea es una escocesa con fuerte caracter... que mejor que Maureen para representarla!!!
    Excelente tu blog y gracias a la Sra. Hidalgo por deleitarnos con su musa.

    ResponderEliminar
  6. Muchisimas gracias por pasarte por este rinconcito. Me encantó esa pelicula, y cuanto más leía la novela, mas recordaba a Maureen.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar