Páginas

domingo, 17 de abril de 2011

Serie de Chris Mooney: Desaparecidas y Secuestradas

Hoy vengo a hablaros de una serie de libros del género policíaco compuesta por cuatro novelas, escritas por Chris Mooney. La he descubierto recientemente y la verdad es que es una lectura impactante y muy entretenida. La serie tiene como protagonista a Darby McCornick y las obras traducidas al español, que son las que yo he leído, son dos: Desaparecidas y Secuestradas.

Iba a hablar de ambos libros separándolos en dos post diferentes, pero como se haría eterno, y tienen una estructura similar, voy a intentar reunir ambas reseñas en una sola, a ver cómo queda.

Antes de nada toca hablar de la verdadera protagonista, Darby, una chica joven, inteligente, valiente y dispuesta a darse a valer al mundo. Personalmente pienso que es una imprudente, porque se mete en unos berenjenales de los que le cuesta salir, pero tiene un buen corazón que es el que le guía en la mayoría de las ocasiones: corazón y sentido de la justicia.
Con un pasado angustiante que se nos narra en Desaparecidas, Darby lucha con tesón contra los asesinos en serie.

Chris Mooney es un autor contemporáneo que ha aprovechado el boom de ciertas series para crear a un personaje y un ambiente peculiar. La serie en cuestión es el CSI ¿Quién no conoce a Grisom o a Horatio Cane? Pues Darby es una investigadora forense que tiene muchas de las características de estos dos CSI.
La estructura de las novelas, es muy parecidas a las de la serie, salvo que aquí, en vez de un asesinato, tenemos varios, con lo cual podemos juntar dos series a la vez, el CSI y Mentes Criminales. No solo hay que encontrar el asesino, sino hacerlo antes que vuelva a matar.


Tenemos una investigación que corre a cargo de la policía o FBI, el cual por cierto no sale muy bien parado en estos libros; además, tenemos a los investigadores forenses que hacen a su vez de policías; informáticos que apoyan a los CSI y multitud de personajes secundarios que ayudan al desarrollo de la trama.

Lo que más me asombre es la libertad que tienen, tanto en las novelas como en la serie, los CSI. Entiendo por investigador forense aquel que procesa la escena del crimen, buscando huellas, ADN… en definitiva, pruebas para ayudar a la policía a coger al asesino. Pero nunca me habría imaginado que además de todo eso, portara pistola, y se adelantara al investigador o detective, tomando decisiones que pueden afectar al resultado final del caso.
Lo curioso es que no solo se da en el CSI o en estas novelas de Chris Mooney, sino que me he encontrado con otros libros cuyo protagonistas, en este caso femenina, está a pie de investigación, como es Scarpetta en los libros de Patricia Cornwell; o los protagonistas forenses de Robin Cook.

En ambas novelas los capítulos son de longitud variable: en ocasiones tienen pocas páginas, otros se alargan un poco más. Esto lo hace dinámico, rápido de leer y además incita a seguir haciéndolo. Para mí, estas novelas son las típicas de “un capítulo más”. Me explico:
Estás en la cama leyendo, miras el reloj y dices: cuando acabe el capítulo me acuesto. Terminas el capítulo, miras con deleite el siguiente y sueltas un: uno más y cierro el libro. Cuando te llegas a dar cuenta, son las tantas de la mañana, y aun no has apagado la luz.
Sí, son novelas que atrapan e incitan al lector a seguir leyendo para conocer el final.

A diferencia de otros autores, con Chris Mooney, conoceremos el nombre del asesino muy pronto, y sabemos lo que piensa, lo que está haciendo en cada momento, con lo cual somos espectadores directos de todo lo que está ocurriendo.
Vemos desde una dimensión omnipresente, como se encuentra la víctima, cual son los pasos del asesino, y como se equivoca la policía con la decisión que toma. Así que en muchas ocasiones te sientes impotente porque a pesar de conocerlo todo, no puedes hacer nada para cambiar el destino de los personajes, o el final de la historia.

Son novelas angustiantes, impactantes y sorprendentes. No dejan frío al lector. Rápidas, amenas intrigantes y con muchos sobresaltos. Secretos, temores, miedos, dolor y esperanza, son los motores de estas novelas que te llevan a laberintos, habitaciones oscuras o altares desérticos. Muy recomendables.

1 comentario:

  1. tal cual .....atrapante ambos y lo de un capitulo mas totalmente cierto....doy fe


    ResponderEliminar