Páginas

lunes, 25 de abril de 2011

¿Qué recordáis de Pulgarcito?

Hoy venía a hablaros de Pulgarcito, pero me he quedado tan… tan… sorprendida, que me va a costar poder iniciar el post, sin balbucear, titubear o errar. Es que son tan diferentes…
He ido a mi libro de Perrault a leer el cuento, y luego al de los Hermanos Grimm para poder compararlo. Siento deciros que no puedo hacerlo porque son dos historias totalmente diferentes. Y en esta ocasión, la versión conocida por mí, es la de Perrault.

¿Qué recordáis de Pulgarcito, aparte de ser un niño muy bajito?

Según Perrault, que es el cuento que recuerdo, Pulgarcito era el último de siete hermanos, y nació mucho más delicado y bajito que el resto, por lo que le pusieron ese nombre. El padre y la madre eran leñadores y eran muy pobres, tanto, que decidieron llevar a los niños al bosque porque no querían verlos morirse de hambre. Pulgarcito, que no hablaba mucho pero si escuchaba por los rincones, se enteró y se hizo con muchos guijarros blancos que fue echando por el camino, hasta donde sus padres los abandonaron. Gracias a esos guijarros, pudieron volver de nuevo a casa. Pero por segunda vez sus padres lo volvieron a intentar, y esa vez, Pulgarcito no pudo recoger guijarros y tuvo que contentarse con miguitas de pan. El problema es que el pan, se lo comieron los pájaros y se perdieron por el bosque. Para guardarse de la noche, fueron a caer, con tan mala suerte, en la casa de un ogro que comía niños, y aunque la mujer hizo todo lo posible por esconderlos, los descubrió y decidió dárselos de comer a sus amigos. Pero Pulgarcito, hizo uso de su inteligencia, y les puso a él y a sus hermanos, las coronas de oro de la siete hijas del ogro, y este confundido, mató a sus hijas en vez de a los muchachos. A pesar de que se escaparon, el ogro los siguió con sus botas mágicas de siete leguas, que tras un merecido descanso, Pulgarcito le robó. Salvó a sus hermanos, y se hizo con el tesoro del ogro, dándoles a sus padres todas sus riquezas. 

Interesante, eh? Pues  hay otro final, y es que Pulgarcito no robó al ogro, sino que se fue a la Corte, y allí hizo de correo del rey volviéndose rico y dándole a sus padres y hermanos, un trabajo digno….

La moraleja que hizo Perrault del cuento, es la siguiente:

Nadie se lamenta de una larga descendencia
cuando todos los hijos tienen buena presencia,
son hermosos y bien desarrollados;
mas si alguno resulta enclenque o silencioso
de él se burlan, lo engañan y se ve despreciado.
A veces, sin embargo, será este mocoso
el que a la familia ha de colmar de agrados.

Según los Hermanos Grimm, Pulgarcito era un niño minúsculo, hijo único de una pareja con dificultad para tener hijos. A pesar de su tamaño (de un pulgar) lo querían mucho, y era un niño muy valiente. Queriendo ayudar a su padre, un día se sube a la oreja del caballo de su padre, y lo lleva hasta donde su padre cortaba leña, pero fue visto por dos hombres que por allí pasaban, e intercambiaron oro por Pulgarcito. Este se escapó de ellos por la mitad del camino, y fue a parar a manos de unos ladrones que lo llevaron a la casa del párroco.
Allí logro esconderse en el granero, donde fue pasto de una vaca. Esta fue sacrificada porque la escucharon hablar, y no era otro que Pulgarcito el que hablaba desde su estómago. Al sacrificarla, dejaron las vísceras con Pulgarcito, en el exterior donde llegó un lobo y se los comió. Pulgarcito habló con él desde el estómago y lo convenció para que fuera a casa de sus padres. El padre escuchó a Pulgarcito, mató al lobo y lo salvó del estómago.

¿No me diréis que no es diferente? Aquí, la moraleja sería la siguiente:

Ningún tesoro puede sustituir lo que se ama profundamente.

¿Cuál de las dos versiones conocíais vosotros? ¿Cuál os contaban de pequeños?

3 comentarios:

  1. A mí me contaban la segunda pero el niño se llamaba Garbancito.

    ResponderEliminar
  2. Es decir, la primera me la contaron también y el niño se llamaba Pulgarcito y en la segunda se llamaba Garbancito y se lo comía un buey.

    ResponderEliminar
  3. Oye... pues ahora que lo dices.. Mi abuela me hablaba de Garbancito pero no me acuerdo si era ese. Mmmm....
    Pero como Pulgarcito, solo conozco al de Perrault...

    ResponderEliminar