Páginas

jueves, 14 de abril de 2011

¿La realidad supera a la ficción?


Soy consumidora voraz de series, libros y películas del género policíaco, sobre todo me encantan aquellas que tienen a un asesino en serie como protagonista. Algunos ejemplos podemos encontrarlos en Mentes Criminales, o en el libro que tengo entre manos, escrito por Chris Mooney.
Supongo que lo que más me atrae, es esa cuenta atrás, esa necesidad de luchar contra el reloj para parar al asesino y salvar a esa última víctima que ha secuestrado. La tensión, la búsqueda de pruebas, las rencillas entre los distintos departamentos, las malas relaciones con los periodistas, conseguir el perfil del asesino y compararlo con los sospechosos… Son casos que te mantienen pegados al libro o a la televisión.

Pero claro, hay veces que la realidad supera a la ficción, y desde hace unos días ha cundido el pánico en Nueva York, por la posible existencia de un asesino en serie en Long Island.
Es asombros darse cuenta que la policía real, cometen casi los mismos fallos que los de la ficción. ¿Cómo tardan tanto en unir los puntos que tienen y saber que andan tras un asesino en serie?

La prensa ha apodado al asesino como el asesino de Long Island. Si se afirma la existencia de este asesino, sería la tercera vez que Long Island se ve asediada por la presencia de estos psicópatas.
En el 1993, consiguieron apresar a Joel Rifkin que asesinó a 17 mujeres, todos ellas prostitutas. Y más tarde en el 1996, un cartero mató a cinco de ellas.

En un radio de 10 kms, llevan encontrados 10 grupos de huesos, 9 han sido identificados como humanos, el otro aun están investigándolo. De los 9, solo 4 están identificados con nombre y apellidos. Las cuatro eran prostitutas que habían anunciado sus servicios en la misma página web. Entre los 5 cuerpos restantes, se ha encontrado los restos de lo que parece ser un niño de 18 meses.
Tras varios meses sin resultados, el FBI ha intervenido en la investigación, y andan buscando más huesos con buzos, helicópteros…

Los cuerpos han sido encontrados en una playa desierta llena de matojos, de difícil acceso. A eso hay que añadirle la dificultad por el mal tiempo que empieza a hacer por la zona.
Espeluznante! 9 o 10 cuerpos encontrados, dispersos, y separados en el tiempo en bastantes meses. Todos ellos sin restos ni pruebas. Eso hace pensar a la policía que el asesino puede ser alguien perteneciente o que haya pertenecido a las fuerzas del orden.

Aun hay una chica desaparecida desde mayo del 2010, que fue la que desencadenó toda la operación. El reloj sigue corriendo y todo el mundo intenta poner su grano de arena para lograr llegar al asesino antes que vuelva a matar.

Definitivamente, la realidad SI supera a la ficción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario