Páginas

domingo, 3 de abril de 2011

El valle del terror - Arthur Conan Doyle

Aterrador. Así calificaría yo, el sentarse ante un folio en blanco para hacer la reseña de un libro de Arthur Conan Doyle, con Sherlock Holmes de protagonista. Sobre todo, si el conocimiento que se tiene sobre el autor y el personaje, es haber leído solo dos de sus novelas (de las cuatro completas que tiene); haber visto solo la última de las películas que se han llevado a la gran pantalla; y conociendo más que los dibujitos de este entrañable tándem Holmes-Watson cuando pequeña.

Lo confieso: soy seguidora acérrima de Agatha Christie, de Poirot-Hastings, de Miss Marple.. pero una desconocedora en lo que se refiere a Holmes y Doyle. Así que desde hace un año, intento ponerme al día y recuperar todo el tiempo perdido.

Esta vez vengo a reseñar El valle del terror, escrito en 1915 por Arthur Conan Doyle.
Perteneciente al género policíaco, con esta novela volvemos a ser testigos de las artes deductivas de Sherlock Holmes, de su inteligencia y su peculiar forma de ser. Como no podía ser de otra manera, se ve acompañado, una vez más, de su fiel amigo Watson, testigo y narrador de todos los hechos.

La novela tiene una estructura muy similar a la primera que leí de este autor: Estudio en escarlata, el primero de los libros de Sherlock Holmes.
Se divide en dos partes: en la primera tiene lugar la trama policial en sí, con su introducción, su nudo y su desenlace. Y en la segunda nos encontramos con la historia anterior del asesinado: el señor Douglas, cuya vida pasada está rodeada de secretos y misterios.
Cada una de las partes tienen a su vez diferente estructura. La primera está narrada por el Dr. Watson en primera persona; mientras la segunda, a pesar de ser el mismo narrador, lo hace en tercera persona puesto que no es testigo directo de los hechos, sino que transcribe la historia.

Es una novela con un vocabulario exquisito, unas estructuras gramaticales muy trabajadas, y con un buen equilibrio entre lo que es la narración y el diálogo. Quizás sean estas las características que más diferencian a Conan Doyle de Agatha Christie, puesto que ella usa mucha más el diálogo, con una estructura más sencilla sin llegar a ser simple del todo.

El inicio de la novela me despistó, la verdad. Watson y Holmes se hallan descifrando un mensaje de unos de los esbirros del Dr. Moriarty, y aunque tiene que ver con el posterior asesinato, pensaba que tendría una mayor presencia el buen Dr. M. en la historia. Quedé sorprendida al saber que no era así.

El caso policial en sí, es tal como nos tiene acostumbrados Doyle: intrigante, difícil, liante y con una solución sorprendente. No defrauda, y evidentemente, poca oportunidad tiene el lector de esclarecerlo por sí mismo. Nunca podremos medirnos al inigualable Holmes.

La segunda parte es más histórica, un pequeño relato que descubre la identidad del asesinado y sus secretos. Está basado en hechos reales. Los “batidores” del Valle del terror, existieron realmente. Eran una organización secreta irlandesa-americana llamada los Molly Maguires, y aterrorizaron la zona durante al menos tres años.

En conjunto, es una novela donde disfrutar de los personajes, del entorno típico de la época victoriana, y de los desafíos lanzados por el autor. ¿Quién se atreve a desvelar el asesino antes que Sherlock Holmes?

2 comentarios:

  1. La primera vez que leí esta novela con trece o catorce años no me gustó la segunda parte; me parecía que no tenía demasiado sentido una vez esclarecido el caso, narrarnos las peripecias del sujeto en cuestión. Cuando volví a leerla hace algunos veranos me gustó mucho más y me pareció una novela extraordinaria precisamente por presentarnos semejante estructura. Demuestra además que Conan Doyle era un excelente narrador y no un simple creador de tramas detectivescas más o menos amenas.

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. @Joseph B Macgregor
    La verdad es que a mí me pareció rara la segunda parte. No sabía a qué venía, pero la verdad es que conoces desde otro punto de vista al personaje, y entiendes de donde vienen los asesinos y esas cosas...

    Aunque el final.. me dejó "muelta".

    ResponderEliminar