Páginas

lunes, 18 de abril de 2011

El jardín olvidado, Kate Morton

El jardín olvidado es una novela que me está costando sudor y lágrimas reseñar. Llevo unos diez días, dándole vueltas a la cabeza para saber cómo plasmar en el papel, todo aquello que me hizo sentir. Y os prometo que es complicado, muy complicado.
Está escrita por Kate Morton, siendo la segunda novela que tengo el gusto de leer de esta autora; y nunca, nunca, me ha defraudado. Kate es una autora australiana que se licenció en arte dramático y literatura inglesa. Se centró fundamentalmente en la época victoriana, y refleja mejor que nadie, en sus novelas,  las características de la época.

La primera dificultad que nos encontramos con esta novela, es su clasificación por géneros. La propia editorial la clasifica como thriller. Personalmente la encuadraría más en narrativa extranjera. Es verdad que tiene un poco de todo, y el suspense se lleva la mayor parte de la trama, pero me cuesta verla como thriller.

La forma de narrar y de describir es exquisita, y de ninguna manera se hace pesada. Lo primero con lo que se encuentra el lector, es con una estructura algo peculiar. Se podría decir que es una novela convergente, puesto que existen varios personajes, con varias historias y se van uniendo una a una, hasta que todo se resuelve en el final. El problema es que no todas las historias están situadas en el mismo entorno, ni en el mismo periodo temporal. La autora va saltando de protagonista en cada capítulo, y cada uno de estos personajes, pertenecen a una época determinada.
Quizás pueda sonar algo caótico al explicarlo, pero curiosamente, en ningún momento, el lector llega a perderse.

Es una novela marcadamente femenina, sus personajes centrales son mujeres, y son ellas las que van contando la historia. No lo hacen en primera persona, pero sí vamos siguiendo la vida de estas mujeres, y cómo salen adelante a pesar de sus problemas.
Aunque todas ellas tienen importancia, dos son las protagonistas centrales del libro: Nell y Cassandra, abuela y nieta respectivamente. A través de las páginas, vamos rellenando los huecos que tenemos vacíos sobre sus vidas, y vamos viendo como superan el día a día, encontrando un único objetivo principal: la búsqueda de la verdad.

Hay tres claros saltos en el tiempo: el inicio del 1900, con Rose, Eliza e Ivory; 1975 con Nell; y 2005 con Cassandra. Y con todas ellas nos vamos adentrando en un mundo oscuro, lleno de sorpresas, secretos, miedos y vergüenzas.

Una novela muy completa y redondita, no deja ningún cabo suelto, y el lector, cuando cierra el libro tras leer sus últimas páginas, se siente como si lo hubieran dejado huérfano. Un sentimiento de pena nos asola, por separarnos de esos personajes, tan reales y maravillosos que ha creado Kate Morton. Una historia preciosa, con muchos recovecos llenos de amor y pasión, de envidias y celos, y de temores irracionales.
Merece la pena adentrarse en la novela, y dejarse llevar por el suave bamboleo de sus páginas. Subiros a bordo de este barco, no os dejará indiferente.

4 comentarios:

  1. Me encantó la novela, pero tu reseña también!!!!
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Belen. Me alegro que te haya gustado la reseña. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Preciosa novela y estupenda reseña.
    Si os interesa, sortean la novela firmada por la autora en el facebook de El Jardín Olvidado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar