Páginas

lunes, 31 de enero de 2011

Esencia de rosas, Kat Martin

Hay veces que clasificar en subgéneros una novela perteneciente a la literatura romántica se nos va de las manos, puesto que algunos libros, poseen características de varios subgéneros a la vez, y ahora no sabes si colocarlo en uno, en otro.
Este es el caso de Esencias de rosas de Kat Martin. Lo colocamos en literatura romántica, de eso no hay duda, puesto que a lo largo de la trama, va evolucionando la relación entre los dos protagonistas, y además, es uno de los ejes básicos de la novela. Pero hay dos tipos de componentes que dificulta la clasificación por subgéneros. Tenemos elementos paranormales, en este caso fantasmas o espíritus; y suspense romántico: la investigación que conlleva esas apariciones.

Esencia de rosas es parte de una trilogía donde lo paranormal se lleva la palma.
En una de las casas de los trabajadores de una granja, tienen lugar apariciones y sonidos extraños que hacen a su inclina actual, una mujer embarazada, dudar de su cordura. Pide ayuda a una asistente social, Elisabeth, quien no descansará hasta ayudarla a esclarecer lo ocurrido. No está sola ante tremendo reto, Zach no pone en duda que algo altera a Maria, la inclina, y tampoco cesa en su empeño, hasta dar con la solución. Pero quizás la solución no guste a todo el mundo, incomode a gente importante y no todo sea un camino de rosas.

Una novela paranormal con mucho suspense, que logra inquietar al lector ante ciertas escenas, y no deja indiferente a nadie. Un juego peligroso donde el amor se une a los celos, envidias, asesinatos, accidentes y juicios, llevando al lector de la mano, por una trama que engancha y atrapa.

Una lectura “palomitera” que hace desconectar  y vivir momentos de puro terror. Pelos como escarpias, respiración retenida, y lágrimas de miedo; características que hacen de este libro algo recomendable para una tarde dominical.

domingo, 30 de enero de 2011

Mas allá de la vida

Siempre que voy a comentar una película, digo lo mismo: no pretendo sentar cátedra; no entiendo de directores, bandas sonoras, escenas… Sólo voy al cine a disfrutar, a entretenerme… Soy una simple espectadora más. Pero como espectadora, tengo mi opinión, y eso es lo que vengo a dar.
Es una película difícil de comentar sin desvelar nada de la trama, aun así, intentaré no poner spoiler para aquellos que no hayan ido a verla todavía.

Me vi atrapada por la película, nada más ver el tráiler, y en cuanto pude, di el salto al cine para verla.
Antes que nada, desmentir un rumor que corre por internet y de boca en boca. Más allá de la vida, no se parece en nada al Sexto sentido. Comparar estas dos películas, me parece algo indignante, porque no tienen nada que ver. Puede que el tema sea el mismo, la muerte, pero está tratada de forma diferente. Y que comparen una película tan bella e intima como esta, con el Sexto sentido, me duele hasta mí, que no soy cinéfila. Y que conste que el Sexto sentido no me disgustó, pero son muy diferentes entre sí.

Como ya he comentado, el tema a tratar es la muerte, pero no ésta como tal, sino la forma de responder ante ella de los personajes. Son tres los protagonistas, y todos ellos tienen algo en común: sí, la muerte. Pero a diferencia de otras películas, no tratan de hacer de esta algo inquietante, ni trata de hacer saltar al espectador de su asiento con las consabidas escenas de sustos; solo trasmite de manera sublime, los sentimientos de los personajes ante ella.

He leído varias críticas antes de ir a verla, y lo que me ha sorprendido es que la califiquen de lenta. A mí en ningún momento me pareció lenta, porque estaba disfrutando con todo aquello que me estaba transmitiendo. Evidentemente, no es una película de acción aunque al inicio, tengamos un despliegue de efectos especiales que deja con la boca abierta y el corazón encogido a más de uno. Debe ser que tenemos las imágenes frescas en la retina, de lo que pasó en realidad.
La gente se deja de llevar por el nerviosismo de qué pasará, espera que ocurra algo impactante, y no disfruta de lo verdadero de la historia: los sentimientos.

Tiene una estructura convergente, es decir: cada personaje está en una ciudad diferente, y va saltando de uno a otro, presentándonoslos, mostrando sus vidas y sus preocupaciones. Poco a poco esas vidas van a ir convergiendo llegando incluso a cambiar, gracias a este encuentro.

No solo nos hace recapacitar sobre el más allá y lo que pasará tras la muerte, sino en las cualidades humanas, en las virtudes y defectos de cada una de ellas. Trata temas que se ven eclipsados por la muerte, como por ejemplo: el alcoholismo y sus efectos; el egoísmo y la ambición de las personas para tener más a costa de otros;  el dolor de la traición; la superación personal; las ganas de vivir….

Es una película que nos hace ver la muerte como lo que en realidad es: algo cotidiano, doloroso, desolador… Nos transmite la falta de respuestas y la necesidad que tenemos de saber, y también lo que rige nuestras vida: la casualidad, el azar… Ir a comprar un regalo, que se caiga algo al suelo, ir a la farmacia… Cualquier cosa puede cambiar radicalmente nuestra vida y la percepción de esta.
Aquellos que como yo, sean de lágrima fácil, no olviden echar en el bolso kleenex, porque lo necesitarán. Suerte que una no se siente sola en esos momentos, puesto que a pesar de intentar no echar las lagrimillas de turno, escucha como a su alrededor, hipan, sorben y lloran igual que tú.

Una película bella, con una fotografía maravillosa, sensible, de gran ternura… Una buena elección para aquellos que disfruten del cine, sin necesidad de efectos especiales, acción y violencia, aunque nos sorprenda con algo de eso.

sábado, 22 de enero de 2011

Noche mortal - Heather Graham

Encontrar un libro que te saque de un bache literario, es como cuando encuentras un trébol de cuatro hojas, te sientes inmensamente agradecido, y lo guardas en un rinconcito especial. Un libro así, que te desbloquee, no tiene por qué ser una obra de arte, pero sí debe atrapar. Y eso es lo que me ha pasado con Noche mortal de Heather Graham.
Esta autora nunca ha sido una de mis favoritas puesto que siempre terminaba dejándome a medias. Conseguía una buena trama, unos personajes a priori interesantes, pero ahí se quedaba, no lograba profundizar, sus novelas eran demasiado lineales, planas, sin estímulos.

Tras leer la sinopsis de Noche mortal, no lo pensé dos veces, y le di otra oportunidad. Esta vez, Heather se ha superado a sí misma.

Es una novela paranormal pero dentro del suspense romántico. Es decir, una novela policíaca con elementos paranormales, muchas dosis de romanticismo y algo de histórico. ¿Quién da más?
Noche mortal forma parte de una trilogía, no sé cómo serán los otros dos, pero con este libro, ha dejado el listón alto.

Los personajes están muy conseguidos y atrapan desde el primer momento, tanto los vivos, los muertos, los protagonistas, los secundarios… todos tienen un peso en la historia. Los protagonistas principales son Aidan Flynn y Kendall, dos personajes totalmente diferentes que se complementan y hacen de la trama una delicia.
Los hermanos Flynn, Aidan, Jeremy y Zach, han creado una agencia de detectives privados después de haber trabajado para el gobierno a diferentes niveles. Se encuentran con la sorpresa de ser herederos de una plantación y deciden invertir en ella y quedársela, a pesar de los arreglos que necesita. Pero una vez allí, Aidan encuentra huesos humanos, y empezará a investigar, hasta dar con la solución. Cuenta con la ayuda de sus hermanos, y de Kendall, una psicóloga que trabaja en el pueblo, en una tienda de adivinación, quien está muy unida a la plantación por haber cuidado con mimo a su anterior propietaria, Amalia Flynn.

Huesos, sangre, policías, FBI, posos de té, cartas del tarot, fantasmas, luces, cementerio, tumbas, asesinos, Halloween… todo tiene cabida en esta gran historia. Una que atrapa, que pone los pelos de punta en más de una ocasión, encoge el corazón en otros momentos, pero sin perder la ternura y la dulzura de una relación que se inicia.
Muy recomendable para pasar un buen rato. 

viernes, 21 de enero de 2011

Tenebrae, Antología fosca de Sevilla Escribe

Personalmente, me cuesta mucho hacer reseñas, puesto que una cosa es el sentimiento que te infunde un libro, lo que te hace vivir, y otra muy diferente es pasarlos a papel. Esto se complica más si el libro en cuestión es de relatos, como es el caso. Y para rizar más el rizo, están escritos por autores diferentes, con diversidad de estructuras, de formas de expresarse…. Vamos, una odisea. Intentaré hacer una reseña sin desvelar mucho de los relatos, aun así, algún spoiler se me colará sin poder evitarlo.

Tras haber leído Tenebrae, entiendo mejor la aparición de la denominación fosca/o  para los relatos que engloban este libro, puesto que a pesar de tener muchos elementos comunes con el género de terror, otros tantos de Ciencia ficción, etc… no podrían reunirse en uno solo.

Con estos relatos, estos autores han demostrado que el miedo existe, y que son muchas las causas que pueden generarlo. El miedo puede ser individual, es decir, intrínseco a cada persona, o colectivo, de toda una sociedad. Y estos relatos nos desarrollan estos dos tipos de miedos.

El primer relato se titula Bocado de dioses, escrito por Fran J. Franco. Un relato inquietante que va dando giros constantemente, jugando con la mente del lector, sin saber este hacia dónde tirar: si hacia el miedo, la repugnancia o lo cómico. Un relato que a priori suena conocido por el inicio que tiene, sin embargo, logra llevarnos hasta lo inimaginable. Lo que más me sorprendió, es la moralidad dentro de la inmoralidad, es decir: “A fulanita no, que es parte del equipo”. Me resultó curioso. Ha logrado sorprenderme, asquearme y soltar un par de sonrisas al mismo tiempo.

El siguiente relato es Absenta, de Juan Díaz Olmedo, quien nos lleva de la mano a un pequeño apartamento olvidado, polvoriento, con mucha historia. Juega con una tensión conocida, la de lo prohibido, algo que nos enseñaron muy de pequeños: no tocar, no beber… Una especie de Alicia en el país de las maravillas, pero con tintes al Resplandor de Stephen King. Un viaje gracias a la absenta, que nos pone en contacto con entes y arte en sí. Interesante y entretenido.

Con La Ganga de Juande Garduño, entramos en un entorno inquietante, que entra a formar parte de una rutina, y que aterra al lector por ello mismo. Yo creo que no solamente nos  aterramos por ese “algo” desconocido, sino por la comunidad en sí. Tanto, o más miedo dan los vecinos que… “la cosa”. Inquietante, sí señor.

La huida de Manuel Mije me descolocó desde el principio. Es un relato muy dinámico, no para de ocurrir cosas, y a cada paso que da el protagonista, algo atenaza la garganta del lector, quedándose sin aliento conforme avanzan las páginas. Resumiría todo en una palabra: angustia. Ese es el sentimiento del relato. Es uno de los que más me han llegado.

Ángel Vela con El Insomne, juega con uno de esos miedos colectivos de la sociedad: el fin del mundo, el apocalipsis, la destrucción de la vida como la conocemos.. Pero hay algo peor que eso: sobrevivir y tener que salir adelante, con una responsabilidad sobre los hombros, que  hacen de tu vida un infierno. Juega con los sentimientos del lector y con sus miedos; y a pesar que al principio me perdí con la prosa, terminé atrapada en la historia y aterrada con ese final.

Hay una cosa que me ha gustado mucho del Viejo de Plata, escrito por Miguel Cisneros, y es el entorno, la manera de describirlo, de acercarlo al lector. Supongo que el conocer cada uno de los lugares nombrados, ayuda a sentirte cerca de la historia.
Los personajes son inquietantes, no solo el propio viejo, sino Prometeo, y conectan bien con el lector. Mi problema ha venido con el final. No conseguí desentrañarlo bien, me perdí por los túneles, supongo. Aun así, disfruté mucho con él.

Sin embargo, con El noctívago demacrado, de Alejandro Castroguer, me vi perdida desde el principio: la estructura del relato, la forma de narrar, la trama en sí.. Personalmente me ha costado meterme en él, y no he sabido disfrutarlo bien.

Y bueno, con El cazador de tigres, de Ernesto Fernández, he tenido otro problema personal, y es la ciencia ficción. Es mi pequeña espinita dentro de la literatura. Me cuesta mucho meterme en una trama cuando hay elementos futuristas en ella.
Está muy bien escrito, tiene una historia interesante, es imaginativo, sorprendente… Lo que más me ha llamado la atención, esa carta final, esa pequeña puntilla que deja el autor, esa moraleja. Entretenida y amena.

En conjunto es un libro entretenido, imaginativo, que te hace viajar a otra dimensión. Una dimensión paralela, donde la tensión, el miedo y el suspense, hacen compañía a un lector que no sabe que va a encontrarse en cada relato. ¿Están dispuestos a adentrarse en sus propios miedos? Adelante, adéntrense en Tenebrae, les estarán esperando….

domingo, 9 de enero de 2011

Juego de manos (Magos, amantes y ladrones) - Nora Roberts

Hace unos meses, compré en una librería de ocasión, un libro de Nora Roberts que no tenía. Se titulaba Juegos de manos. Cuando empecé a leerlo, busqué información sobre él y descubrí, con sorpresa, que no existía. A través de una amiga que de Roberts sabe un rato, me enteré que le habían cambiado de título, por eso no lo encontraba. Así que no he estado leyendo Juegos de manos, sino Magos, amantes y ladrones.
Realmente no se que título me gusta menos. El de Juegos de manos se presta a segunda interpretación, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos del género romántico, jejejeje. Pero es que el otro… En fin, título aparte, el libro no está mal.

Como siempre Nora Roberts no me ha defraudado, pero la verdad es que no me lo esperaba así. He disfrutado con el libro, aunque lo he encontrado lento, muy lento, y además, según mi parecer, le sobran algunas páginas o escenas.

Lo que destaco de esta novela, son los personajes. Son maravillosos: vivos, tangibles, reales.. supongo que gracias a esas lentas descripciones. :p

Me  ha sorprendido mucho el esquema de la novela, la manera de desarrollarla. El prólogo está ambientado en el momento actual, y con el inicio de los capítulos, viajamos hacia el pasado, hacia la infancia de los protagonistas. A lo largo de toda la historia, se nos desarrolla la vida de los protagonistas, año tras año, lentamente, sin dejar un detalle atrás, hasta llegar de nuevo al momento actual. Digamos que Nora se centra más en la evolución de los personajes.

Es una historia tierna, mágica por muchas razones, y dramáticas en otras. Toca muchos temas de actualidad, como siempre. En este caso, aparte de la consabida familia y la importancia de esta en el crecimiento de los niños, toca un tema muy espinoso y doloroso, el alzheimer.

Una novela, que a pesar de ser lenta, se disfruta. Recomendable.

jueves, 6 de enero de 2011

Día de Reyes

Hoy es el día de la ilusión, de los regalos, de las caritas de satisfacción o los mohines de decepción. Hoy es el día de los Reyes, de desenvolver regalos, de jugar a juegos de mesa para estrenarlos, jugar a videojuegos, a la Wii, de montar en bici (si el tiempo lo permite), de probar el ordenador nuevo, de escuchar un nuevo disco, o de admirar el nuevo libro.
Una vez creces, ya no es lo mismo, cierto es, pero sigues sintiendo esa ilusión por los hijos, sobrinos, primos…  aquellos que aun conservan la inocencia y la fantasía.
Todos tenemos una espinita clavada, aquello que nunca nos trajeron los reyes a pesar de haberlo pedido por activa y pasiva; o aquel regalo que una vez  en las manos, no era lo mismo que en la tele. Pero también aquel regalo que te hizo feliz y con el que tanto disfrutaste. ¿Cuáles eran?

El regalo que tanto trabajo les costó a los reyes traerme, fue internet. Sí, cinco largos años pidiéndolo como una descosía, y  nada, que siempre lo olvidaban. El día que recibí una cartita por regalo me sorprendió. Era una carta, con su sobre, su sello, y con un boleto en el interior. Era un vale!!! Me quedé a cuadros… qué será esto? INTERNET!! Ponía algo así como: este boleto vale por una conexión a internet. Aun me acuerdo de los saltos de alegría que daba por la casa. Evidentemente no hace tanto de eso. :p

El que más me llenó fueron 10 libros de golpe de la colección de los Cinco de Enid Blyton. Yo iba coleccionándolos con amor y paciencia. Me los bebía en cuanto los tenía en la mano, pero después los colocaba de tal manera en la estantería, que parecía un altar.
Un día cogí un berrinche porque mi prima no me prestaba una Barbie que tenia, así que mi tía (que nada tenía que ver con mi prima), me llevó a un centro comercial que aun no recuerdo, supongo que el Corte inglés, y me dijo: Ahí tienes las Barbies, y ahí los libros. ¿Qué prefieres: una Barbie o 10 libros de los Cinco? Me faltó tiempo para salir corriendo hacia los libros y dejar a la Barbie con su cara de estreñida, en la estantería de los grandes almacenes.

Y con el que más disfruté y más tiempo, por lo detallista del asunto, fue la casa maletín de Pin y Pon. Me la trajeron tal cual, si pegatinas, sin montar, sin nada, y tuvimos que ir, mi padre, mi tio y yo, poniéndolas poco a poco. Cómo disfruté!!! Una puerta aquí, una pegatina allá…. Luego la utilizaba con los Playmobil, puesto que los cabezones de los pin y pon, me sabían a sosos.

Y el más sorprendente por el momento, unas muñecas patinadoras que nos regaló mi abuelo a mi prima y a mí. Íbamos por el pasillo, a gatas, tras esas muñecas patinadoras, que con tanto arte se caían de boca cuando pasaban una loseta (se ve que las muchachas no sabían patinar muy bien), y a mí abuelo de rodillas con nosotras, disfrutando de nuestras caras. Claro que después tuvieron que regalarnos los patines puesto que queríamos patinar como ellas. :p

Regalos, momentos, situaciones y personas que hacen de estos días, algo maravilloso. Algunas de esas personas ya no están, los regalos no se ven de la misma manera, la situación no es la de antes… pero ahí están. No pueden quitarnos nuestros recuerdos.
¿Cuál fue tu mejor regalo? ¿Y el peor? ¿El que no te trajeron? 

lunes, 3 de enero de 2011

Perseguida - Karen Robards

Tengo algunas reseñas atrasadas del año pasado, así que seguiré colgándolas por aquí, a pesar de haber cerrado el balance literario. Hoy toca Perseguida, de Karen Robards.


Karen Robards es otra de las autoras que han sido encasillada en la novela romántica, cuando sus novelas estarían más cercanas al género policíaco. Es verdad que son novelas muchos más suaves y con más contenido sentimental que Karen Rose o Kay Hooper, por decir algunas, pero la trama sigue centrándose en el caso policial.

Perseguida es una novela que se clasificaría en el subgénero de suspense romántico. En este caso nos encontramos con una abogada que tras recibir una llamada de su jefe, tiene que enfrentarse cara a cara con la primera dama de los EEUU. El problema lo tienen al salir del restaurante y subirse al coche, puesto que este tiene un accidente y todos los componentes mueren, menos ella. La pregunta es ¿es un accidente o ha sido intencionado? Para saber la respuesta tendréis que leer el libro. :p

Es una novela fácil de leer, engancha desde el principio y no baja la velocidad de la trama en ningún momento. Es dinámica, entretenida, un libro con el que pasar una buena tarde de domingo.

Los personajes son interesantes, no se sabe a ciencia cierta quién es el malo y quién el bueno, y te llevas toda la novela desconfiando de todos ellos.

Evidentemente, no tiene más profundidad y objetivo que hacer que el lector, esté en tensión, preguntándose por el final de la historia. Así que nadie pretenda encontrar una obra de arte de gran calibre.
No aburre, atrapa y cuesta dejarla. Entretenida y muy recomendable.

sábado, 1 de enero de 2011

Balance literario 2010

Hoy es un día de balance y de búsquedas de propósitos. Yo este año paso de hacer las dos cosas, puesto que nunca cumplo los propósitos, y la verdad que el balance, a priori y sin entrar mucho en detalle, es negativo.
Así que hago balance de algo inocuo y entretenido como es la lectura.

Como siempre digo, me da igual la cantidad de libros que leo al año, yo leo según me apetece y necesito (para salir de la rutina y esas cosas). El hecho de hacer una lista, es porque tengo la cabeza para perderla, y hay veces que he comprado un libro dos veces, por no recordar el título. Cuando un libro impresiona, se te queda grabado a fuego en la memoria, pero si es entretenido, de esos que yo llamo "palomiteros", se borran con demasiada facilidad.

Este año el total de libros leídos asciende a 116, veinticinco más que el año pasado. Qué bárbaro! Y eso que he tenido varios baches literarios a lo largo del 2010. De los 116, 44 ha sido en ebook, y teniendo en cuenta que no tengo lector, sino que recurro al ordenador, es bastante. Aun así he leído más este año en ebook que el anterior.

Por géneros, se pueden dividir esos 116 libros en:

Romántico: 73
Misterio, aventuras y negra: 24
Infantil y juvenil: 11
Narrativa contemporánea: 2
Terror: 1
Histórica:
Clásicos:
Fantasía: 1
No ficción: 2
Inéditos: 1
CIFI: 1

Sí, este año he leído más romántica que otra cosa. El año pasado iba mano a mano con Misterio, aventuras y negra, pero este año me he decantado por mi género favorito.
Tras repasar los autores leídos y aunque siempre tiro hacia los conocidos, gracias a MacGregoradas, he llegado a muchos autores que no hubiera conocido de no ser por él, además, de títulos que hubiera sido impensable que hubiera leído. :D
Nuevos libros leídos, nuevos autores conocidos, los no tan desconocidos que siempre me aportan alegrías y entretenimiento.. Sí, ha sido un buen año lector. Ahora ando pensando qué novela abrirá la veda en el 2011.