Páginas

martes, 14 de diciembre de 2010

Juntos, nada más - Anna Gavalda

Hay libros que te atrapan y convencen con el primer párrafo, y otros que te enamoran conforme avanzas en la lectura. Juntos, nada más, de Anna Gavalda, es de los que ganan conforme vas pasando las páginas, conforme la historia avanza.

Podemos decir, sin lugar a dudas, que no es un libro de inicio alegre. Anna nos va describiendo la dura vida de sus protagonistas; sus problemas y sentimientos, sus miedos; vamos, que va envolviendo al lector en una fina capa de preocupación y tristeza.

Son cuatro personajes con varias cosas en común: soledad, incomprensión y amargura. Tenemos una chica con graves dificultades económicas, con una madre problemática y un trabajo que no le llena. Una anciana que tras un accidente pierde su independencia, y se ve sola en una residencia. Su nieto, un joven alocado que trabaja a destajo. Y Philibert, un joven con problemas de autoestima y ansiedad.
Personas que van a ir convergiendo y coincidiendo en la historia, y van a ir viendo como el poder de la amistad, vence muchos obstáculos.

Es una novela que nos habla del afán de superación, de la amistad, del amor, de la soledad y el orgullo. Todos ellos tienen que vencer el orgullo y el miedo para poder convivir, para poder seguir adelante.

Tras pocos capítulos, pierdes esa capa de tristeza, para llenarte de ternura, de esperanza.

Algo me chocó un poco: la forma de narrar de la autora. La estructura es más de diálogo que de narrativa, y está contado por una tercera persona omniscente, es decir, que lo sabe todo; como piensan los personajes, lo que sienten, e incluso su pasado.

A pesar de ese comienzo, Juntos, nada más, es un canto a la amistad, a la esperanza y al amor. Una novela recomendable, tierna y dulce, muy de estas fechas navideñas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario