Páginas

domingo, 5 de diciembre de 2010

Colinas negras, Nora Roberts

Colinas negras es otra de las joyas literarias de Nora Roberts. Es un libro concluso, es decir, que no pertenece a ninguna serie ni trilogía. Se clasificaría dentro del género romántico, en el subgénero de suspense. Esto significa que es un libro donde encontramos un caso policial, con su intriga, tensión, sus momentos sangrientos, pero tiene igual peso en la trama, la relación entro los dos protagonistas.

En esta ocasión, Nora nos traslada a las Colinas Negras, en Dakota del Sur, un lugar paradisíaco, donde los parajes, la vida en la granja y los animales salvajes tienen un fuerte papel en la historia.

Nos presenta a los dos protagonistas desde pequeños, y los vamos viendo crecer y tomar difíciles decisiones. Quizás personalmente, haya sido lo que más me ha costado, esos seis primeros capítulos de presentación. Nora tiene la capacidad de meterse en la piel de cada uno de los personajes, tengan la edad que tengan, y cuando narra la experiencia de los jóvenes protagonistas, son historias demasiado simples, llanas, sin apenas garra y muy previsible. Pero una vez pasada la introducción, vuelve a ser la autora de siempre, arrasándonos con la intriga y la pasión.

Nora suele caracterizarse por meter mensajes subliminares en la trama, pequeños guiños a problemas sociales, que ella intenta solventar o restarle importancia, o simplemente nos deja su opinión a través de los personajes.
Un ejemplo de esto lo tenemos en las diferentes estructuras familiares. En esto, Nora es recurrente, siempre suele salir en sus novelas: familias normales donde todo es amor y felicidad; familias rotas por problemas de alcoholismo; familias divorciadas donde los progenitores no salen bien parados en cuanto a su descripción… Se ve que le da mucha importancia a la vida familiar.
Otro de los temas que toca en este libro, es la relación personal interracial y con diferencia de edad entre la mujer y el hombre, es decir, que la mujer sea mayor que el hombre. Son aún casos, que sobre todo en EEUU, se ven como tabú.

También nos hace disfrutar describiendo la vida en la Reserva animal, con la historia de los Indios Sioux, como ya comenté, la vida en la granja…..

Los personajes, como siempre, están vivos. Como si los fueras a ver aparecer volviendo la esquina de tu calle. Todos tienen una fuerza, una impulsividad, que hacen de la novela algo exquisito.

Nora sabe como mantener la tensión del lector, cómo hacerlo reaccionar, vibrar, es única describiendo los sentimientos, puesto que te los hace vivir a ti.
Es una novela llena de ternura, de miedos, de pasión, de decisión y coraje, de valor y sobre todo de confianza en el prójimo. Muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario