Páginas

jueves, 25 de noviembre de 2010

El violín del Diablo, Joseph Gelinek

El violín del Diablo es una novela policíaca escrita por Joseph Gelinek, pseudónimo de un escritor español, gran conocedor y amante del mundillo de la música clásica. Muchos son los rumores que corren sobre su verdadera identidad, pero el autor sigue sin desvelarla.

Llegó a mí por casualidad; una amiga, lectora ocasional, me lo prestó. No paraba de alabarlo y decir lo bueno que era, y tengo que confesar que lo cogí con escepticismo.
Antes de nada me fijé en la portada, algo sosa la verdad. Hoy en día, son muy típicas las portadas de colores llamativos, de contrastes entre negros y rojos, azules eléctricos, verdes, rosas…. Pero no, esta es una portada clásica, donde el fondo es blanco y como figura, tiene un diablo tocando el violín en negro.

Conforme iba avanzando en las páginas, e iba haciéndome con la historia, los personajes, el entorno… iba encontrando similitudes con Preston y Child, autores de las que soy gran seguidora. Evidentemente la forma de narrar es diferente, pero el fondo, ese regusto que nos queda cuando vamos terminando los capítulos, es el mismo.
La trama policial se ve envuelta por una fina capa paranormal que aumenta la tensión del lector hasta límites insospechados: coincidencias sospechosas, instrumentos malditos, muertes repentinas, y un viaje al pasado, típico también de los dos autores mencionados, para hacernos ver la relación con el presente.
Mientras Preston y Child, tienen predilección por los museos y sus exposiciones, Gelinek se centra en la música clásica y su entorno: conciertos, partituras, notas, orquesta…. Quizás sea una de las pegas que puedo encontrarle a la novela. La parte musical puede resultar un tanto densa, aunque en mi caso no fue así porque es un mundo que me apasiona.

Aunque tenemos un protagonista, que es el investigador, los personajes secundarios no se quedan atrás. Todos tienen personalidades atractivas, que  hacen que te enganches a la trama y no quieras dejar de leer.

No solo tiene suspense, muertes e investigación, sino que tiene una gran carga emotiva, una pizquita de tensión sexual que salpimenta la historia, y un final que deja la puerta abierta a la continuación de una serie con el mismo protagonista.

Es una novela que sorprende y atrapa al lector. Entretenida, amena y dinámica; recomendable para pasar una tarde de miedo, o por lo menos, si no de miedo, sí bastante tensión.

2 comentarios:

  1. Tomo nota, hermosura y la pongo en mi larguísima lista de espera

    ResponderEliminar
  2. Ya me contarás cuando llegue su turno. :D

    ResponderEliminar