Páginas

viernes, 19 de noviembre de 2010

Amaneceres cautivos - Nieves Hidalgo

Hoy os acerco otra de las reseñas que tenía guardadas. Espero que os guste, y podáis conocer a esta autora, que ha llegado a convencerme de volver de nuevo al subgénero histórico dentro de la romántica.
Marina Alonso y de la Vega no solo ha perdido a su esposo y su padre, sino todos sus bienes al ser declarada demente. Con la presencia de Inés, su criada y amiga, vive en Ojeda Blanca, la única de sus pertenencias que le queda. Pero no está todo perdido, junto con Elena, una buena amiga, moverá cielo y tierra para dar con el culpable de la muerte de su esposo, y cubriéndole la espalda, estará Carlos Arteche.

Definitivamente, me declaro seguidora acérrima de esta autora. Amaneceres cautivos, es una gran novela histórica con sus dosis justas y bien introducidas de romanticismo.

Nieves nos sitúa en Toledo, 1521. España se encuentra reinada por Carlos I de España, un rey siempre ausente de nuestro territorio. Las decisiones del rey y su regente, hicieron que el pueblo se levantara en armas y luchara por sus derechos. En medio de toda esta algarabía política, sitúa a Marina, una mujer fuerte, valiente, independiente, con el corazón roto por la muerte de sus seres queridos.
Carlos Arteche será el encargado de sanar ese corazón y volverlo a hacer latir de nuevo.

Son personajes con fuerza, orgullo y valentía. Nada de secundarios insulsos y simples, sino que cada uno está cargado de historia, virtudes y capacidades.

Es una novela donde encontramos un gran trabajo de documentación, pero está introducida de manera suave, amena e instructiva, no aburre en ningún momento.

Tiene mucha más acción que romanticismo y los momentos de cama están narrados con ternura, dulzura, de manera que no sobresalen ni escandalizan.

Una de las cosas que más me gustan, es que está ambientado en España, en nuestra historia, y me siento más identificada.

Las reglas de la sociedad de aquel entonces, eran duras e injustas con las mujeres, y Nieves les dota a sus protagonistas femeninas de una rebeldía e independencia atípica. Son mujeres avanzadas para su época, puesto que les planta cara a las normas impuestas para ellas. Se disfrazan de hombre a pesar de que podría llevarles a la horca (recuerdo que andamos en la época de la Inquisición), y el luto no es algo que ellas acaten con facilidad.
No podía faltar la presencia de la Iglesia: sacerdotes, obispos, frailes, la santa inquisición…. Esta iglesia, junto con las batallas, asaltos y matanzas, es lo que le da un tiente oscuro a la novela.

Muy recomendable. Un libro que nos hace viajar en el tiempo a una España más oscura, con otros hábitos de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario