Páginas

sábado, 29 de diciembre de 2012

Mata para mí, Karen Rose

Dice la voz popular que donde mejor se vive es en un pueblo, y claro, puede que sí, pero… depende del pueblo. A mí no me importaría vivir en Forks si puedo encontrarme a Jacob por la calle (lo siento, yo sigo siendo más de hombres lobo, debe ser por eso del defecto profesional), pero estoy terriblemente convencida, que Dutton sería el último pueblo en el que viviría.
¿Por qué? Pues tendréis que leer Mata para mí, de Karen Rose, para saberlo. Es la tercera novela de la trilogía Vartanian, y…  qué novela!!

No sé, a santos de qué, han metido a Karen Rose en novela romántica, puesto que salvo por dos besos y  medio, y una mini-escena de cama, lo demás, son 500 páginas y pico de intriga, suspense y novela policíaca. Así que… de romántica nada. Hagamos una campaña a favor de cambiar a esta autora de género, para que la coloquen donde debe estar: en novelas policíacas, de misterio, o donde buenamente crean necesario, pero en romántica no. Porque si algún lector va en busca de amoríos, escenas de cama, romanticismo y demás, se va a llevar una linda sorpresa, y es más, es probable que tengamos que llevarlo ingresado a un manicomio de la impresión. Porque si algo tiene este libro, es una trama dura, muy, muy dura.

Karen Rose juega con los sentimientos del lector, pero esos sentimientos íntimos que todos guardamos bien dentro, esos que todos consideramos tabú, y de los que no hablamos para no meternos en camisa de once varas. Porque a nadie le gusta oír que existe la pornografía infantil, la trata de humanos, y esas cosas. Duelen. Duele saber que hay personas que raptan niñas y adolescentes para venderlas a redes de prostitución. Son cosas tan dolorosas, que intentamos sacarlas de nuestro día a día.

Karen Rose se mete en esa camisa de once varas, y lo hace tirándose de cabeza a la piscina y sin red de seguridad. Con unos personajes muy creíbles, con los que llegas a conectar de tal manera, que vives la situación a través de ellos. Se te agarrota el alma, lloras, te sientes impotente en determinados momentos, y sufres con ellos. Pero a la vez, te sientes fuerte, sientes sus ganas de salir adelante, sientes su optimismo, sus ganas de vivir….

Recuerdo que el primer libro de la trilogía: Muere para mi, me resultó fuerte pero me encantó, el segundo: Grita para mí, aumentó en dureza, poniéndose por delante del primero en cuestión de gustos. Pero el tercero, este del que hablamos… uffs!! Sublime. Es un libro redondito, donde todas las dudas que había ido sembrando a lo largo de los dos libros anteriores, se ven respondidas. No deja nada en el aire, y cuando terminas el libro, estás vibrando, con los ojos como platos, y los pelos como escarpias.

Debéis darle una oportunidad a esta autora. Tiene muchos libros escritos (pero pocos de ellos están traducidos), es una gran serie donde todos ellos están interconectados (se pueden leer independientes, eh??), aunque dentro de la serie, los tres últimos, crean una trilogía.

Alguien te observa
No te escondas
Cuenta hasta diez
Muere para mi
Grita para mi
Mata para mi

Es un libro policíaco muy, muy recomendable. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario